Aleteia

Pascua en cuarentena

HAPPY WOMAN
Shutterstock
Comparte

Esta es una Pascua diferente a cualquier otra que hayamos experimentado.

Tal vez ya estás acostumbrado a la cuarentena. Tal vez sea una montaña rusa, con días buenos y días malos. O tal vez, todavía estás bastante conmocionado. De todos modos, es seguro decir, que ésta es una Pascua diferente a cualquier otra que hayamos experimentado.

Nuestro mundo está de luto colectivo: pérdida de vidas, pérdida de conectividad, incertidumbre, inestabilidad en los trabajos, etc. Parece que nos han despojado de nuestra libertad. Nuestra esperanza en un futuro luminoso parece más tenue, y nuestra capacidad de celebrar, cuando estamos tan dispersos, parece casi imposible.

Sin embargo, estamos a punto de celebrar el Domingo de Pascua, un día de inmensa alegría. ¿Pero cómo se supone que nos alegremos en medio de tanto sufrimiento? ¿Cómo encontrar la esperanza en la Resurrección de Cristo cuando nuestro mundo parece tan desesperado?

“No pretendemos que la vida sea toda belleza. Somos conscientes de la oscuridad y del pecado, de la pobreza y del dolor, pero sabemos que Jesús ha vencido el pecado y pasado por su propio dolor a la gloria de la Resurrección. Y vivimos a la luz de su misterio pascual, el misterio de su muerte y resurrección. «¡Somos un pueblo de Pascua, y Aleluya es nuestra canción!» (S. Juan Pablo II).

Celebrar y vivir como «gente de Pascua» no significa que ignoremos el sufrimiento o pretendamos que no nos afecta. Más bien, nos alegramos porque comprendemos que el sufrimiento es necesario para la alegría, porque es a través de la transformación de este sufrimiento, que la alegría cobra sentido. Un sentido muy diferente al que el mundo conoce. La Pascua no hubiera existido si no hubiera atravesado un gran sufrimiento.

Después de todo, los Apóstoles pasaron su Viernes Santo y su Sábado Santo de forma muy parecida a la nuestra: encerrados en sus casas, asustados y enfrentando muchas incertidumbres. A pesar de ello, Cristo transformó su miedo y su tristeza en profundo gozo, incluso cuando la alegría parecía lo más imposible.

Entonces, ¿cómo podemos alegrarnos en estas circunstancias? No necesitamos buscar más allá de Jesús. Él nos da tres claves para la alegría:

  1. Esperanza: Jesús tiene esperanza al decir, en la Cruz, “todo está cumplido” y ponerse en las manos de su Padre. Él ya había hecho su parte, ahora confía y espera en Dios. Sabe que su dolor no ha sido en vano.
  2. Dejarse amar por Dios: Él confiaba en que lo que Dios le permitía soportar, bueno o malo, era para la salvación de los hombres. Sabía que, en medio de todo el dolor, su Padre lo estaba amando y ese amor lo sostenía. Jesús demostró esta actitud de confianza continua, con una aceptación incondicional de cada acontecimiento como regalo de Dios.
  3. Amar a los demás: todos los días que nos quedamos en casa por amor a todos, podemos encontrar alegría como la de Jesús. En cada momento podemos ofrecer nuestro sacrificio por los demás. ¿Qué razón más grande para la alegría que esta?

La muerte no es el final

Sí, Jesús se levantó de la tumba, Él ha vencido la muerte. Y si tiene poder sobre la muerte, puede elevarnos a la vida eterna con Él. En otras palabras: si celebramos el Domingo de Pascua, celebramos que nuestra muerte es solo el comienzo de la felicidad para siempre con Dios. Incluso si lo peor nos sucede a nosotros y a quienes amamos, no es el final. Podemos esperar en una vida eterna aún más feliz que todas las alegrías que hemos conocido en este mundo.

En palabras de santa Teresita de Lisieux: «El mundo es tu barco y no tu hogar». No vivimos para este mundo, sino para el que no se ve. La Resurrección de Cristo nos recuerda que hay mucho más para nosotros que esta realidad presente y sus penas.

Te puede interesar:
Lo necesario

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.