Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconDesde Roma
line break icon

¿Dónde está Dios cuando todo va mal? La Catequesis de Papa Francisco el Miércoles Santo

Vatican Media - publicado el 08/04/20

Texto completo de la audiencia general de este miércoles de semana santa, presidida por el Papa desde la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano

Texto completo de la catequesis del Papa, traducido por Aleteia:

“En estas semanas de aprensión por la pandemia que está haciendo sufrir tanto al mundo, entre las muchas preguntas que nos hacemos, también puede haber preguntas sobre Dios: ¿qué está haciendo ante nuestro dolor? ¿Dónde está Él cuando todo sale mal? ¿Por qué no resuelve nuestros problemas rápidamente? Son preguntas que nos hacemos sobre Dios.El relato de la Pasión de Jesús, que nos acompaña en estos días santos, nos es útil. Incluso allí, de hecho, muchas preguntas se espesan. El pueblo, después de haber acogido a Jesús triunfalmente en Jerusalén, se preguntaba si finalmente liberaría al pueblo de sus enemigos (cf. Lc 24,21).

Esperaban un poderoso y triunfante Mesías con la espada. En su lugar, llega una apacible y humilde de corazón, llamando a la conversión y a la misericordia. Y es precisamente la multitud, que antes lo había alabado, la que gritó: «¡Sea crucificado! (Mt 27:23). Los que lo siguieron, confundidos y asustados, lo abandonaron. Pensaron: si este es el destino de Jesús, el Mesías no es Él, porque Dios es fuerte e invencible.

Pero, si seguimos adelante y leemos la historia de la Pasión, encontramos un hecho sorprendente. Cuando Jesús muere, el centurión romano – que no era creyente, no era judío, era un pagano-, que le había visto sufrir en la cruz, que le había oído perdonar a todos, que había tocado su amor sin medida, confiesa: «Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios» (Mc 15,39). Dice lo contrario de los otros. Dice que realmente hay un Dios allí.

Preguntémonos hoy: ¿cuál es el verdadero rostro de Dios? Normalmente proyectamos en Él lo que somos, con el máximo poder: nuestro éxito, nuestro sentido de la justicia, e incluso nuestra indignación. Pero el Evangelio nos dice que Dios no es así. Él es diferente y no podríamos conocerlo con nuestra propia fuerza.Por eso se acercó a nosotros, vino a nuestro encuentro y precisamente en la Pascua se reveló completamente. ¿Dónde se reveló completamente? En la cruz. Allí aprendemos los rasgos del rostro de Dios.

No olvidemos, hermanos y hermanas, que la cruz es la cátedra de Dios. Nos hará bien mirar al Crucifijo en silencio y ver quién es nuestro Señor: el que no señala a nadie con el dedo, ni siquiera hacia aquellos que los están crucificando, sino que abre los brazos a todos; el que no nos aplasta con su gloria, sino que se deja desnudar por nosotros; el que no nos ama con palabras, sino que nos da la vida en silencio; el que no nos obliga, sino que nos libera; el que no nos trata como a extraños, sino que toma sobre sí nuestro mal, nuestros pecados. Para liberarnos de los prejuicios sobre Dios, veamos al Crucifijo. Y luego abramos el Evangelio.

En estos días, todos en cuarentena, en casa, encerrados, tomemos estas dos cosas en la mano: el crucifijo, mirémoslo, y abramos el Evangelio. Esto será para nosotros, digámoslo así, una gran liturgia domestica porque no podemos ir a la iglesia en estos días: Crucifijo y Evangelio.

En el Evangelio leemos que cuando la gente va a Jesús para hacerlo rey, por ejemplo después de la multiplicación de los panes, él se va (cf. Jn 6:15). Y cuando los demonios quieren revelar su divina majestad, Él los silencia (cf. Mc 1, 24-25). ¿Por qué? Porque Jesús no quiere que se le malinterprete, no quiere que la gente confunda al verdadero Dios, que es el amor humilde, con un dios falso, un dios mundano que da un espectáculo y se impone por la fuerza. No es un ídolo. Es Dios que se hizo hombre, como cada uno de nosotros y se manifiesta como hombre pero con la fuerza de su dignidad.

En cambio, cuando en el Evangelio se proclama solemnemente la identidad de Jesús… Cuando el centurión dice: «Verdaderamente era el Hijo de Dios». Se dice allí, tan pronto como dio su vida en la cruz, porque ya no se puede equivocar: se ve que Dios es omnipotente en el amor, y no de otra manera. Es su naturaleza, así es como está hecho. Él es el amor.

Podrías objetar: «¿Qué puedo hacer con un Dios tan débil, que muere? Preferiría un Dios fuerte y poderoso». Pero el poder de este mundo pasa, mientras que el amor permanece. Sólo el amor guarda la vida que tenemos, porque abraza nuestras debilidades y las transforma.

Es el amor de Dios que en la Pascua sanó nuestro pecado con su perdón, que hizo de la muerte un pasaje de vida, que cambió nuestro miedo en confianza, nuestra angustia en esperanza.

La Pascua nos dice que Dios puede convertir todo en bien. Que con Él podemos confiar verdaderamente en que todo estará bien. Y esto no es una ilusión porque la muerte y la resurrección de Jesús no es una ilusión, fue una verdad.Por eso en la mañana de Pascua se nos dice: «¡No tengas miedo!» (cf. Mt 28,5). Y las angustiosas preguntas sobre el mal no se desvanecen de repente, sino que encuentran en el Resucitado la base sólida que nos permite no naufragar.

Queridos hermanos y hermanas, Jesús cambió la historia al acercarse a nosotros y la convirtió, aunque todavía marcada por el mal, en una historia de salvación. Al ofrecer su vida en la Cruz, Jesús también conquistó la muerte.Desde el corazón abierto del Crucificado, el amor de Dios llega a cada uno de nosotros. Podemos cambiar nuestras historias acercándonos a Él, aceptando la salvación que nos ofrece.

Queridos hermanos y hermanas, abramos todo nuestro corazón a Él en la oración. Esta semana, estos días, con el crucifijo y el Evangelio, no se olviden: la liturgia domestica. Abrámosle el corazón en la oración, dejemos que su mirada esté sobre nosotros. Comprenderemos que no estamos solos, sino que somos amados, porque el Señor no nos abandona y nunca nos olvida. Jamás. Con este pensamiento les deseo una santa semana y una santa Pascua.

Tags:
papa francisco live
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Santi Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por el...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.