¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los estadounidenses redescubren la oración

EMOTIONAL
fizkes | Shutterstock
Comparte

Estados Unidos, el país con mayor número de infectados por el coronavirus en el mundo, vuelve sus ojos a Dios

Un nuevo informe del Pew Research Center (PRC) demuestra, entre otras cuestiones referentes a las reacciones del país con mayor número de contagiados por el COVID-19, Estados Unidos, que los ciudadanos están recobrando el poder de la oración para que Dios ponga fin a la pandemia, incluso entre aquellos que no tienen una religión en particular.

En resumen, más de la mitad de los adultos estadounidenses dicen que han orado por el fin de la propagación del coronavirus, con los cristianos, liderados por los protestantes evangélicos, en mayor proporción que los que siguen la tradición protestante afroamericana, los católicos, las religiones protestantes principales y los judíos.

Pedirle a Dios, aunque no se tenga religión

Los protestantes evangélicos se encuentran entre los más propensos a decir que han orado por el fin del virus (82 por ciento dice que lo han hecho). Una proporción similar de seguidores de la tradición protestante históricamente afroamericana (79 por ciento) dice que han hecho lo mismo.

Por su parte, dos tercios de los católicos (68 por ciento) y los protestantes principales (65 por ciento) también dicen que han orado por el fin del brote. En lo que respecta a quienes se identifican con la religión judía, apenas si llegan a 35 por ciento los que afirman que han rezado para que se acabe la pandemia que, en Estados Unidos, se acerca rápidamente a los 350.000 infectados y a los 10.000 fallecidos.

Lo que es sintomático de la oleada de temor que recorre a la Unión Americana –ciertamente por el número de infectados, la rapidez de las infecciones y el número de muertos—es que 36 de cada 100 estadounidenses que describen su religión como “ninguna en particular” dicen que han orado por el virus.

Mujeres más que hombres y adultos más que jóvenes

Así mismo, el sondeo del PRC muestra que 86 por ciento de las personas que rezan todos los días dicen que han rezado específicamente sobre el virus, al igual que dos tercios de los que dicen rezar semanalmente. La mitad de los que dicen que rezan varias veces al mes informan haber rezado sobre el coronavirus, al igual que 15 por ciento de los que generalmente rara vez o nunca rezan.

Algo que se repite en prácticamente toda la cristiandad, también sucede en Estados Unidos: es mucho mayor la proporción de mujeres que de hombres quienes dicen que han orado por el fin de la pandemia del COVID-19. Lo mismo vale decir en relación a las edades. Los adultos mayores creen más en el poder de la oración que los jóvenes.

La encuesta del PRC también muestra que el brote ha cambiado los hábitos de asistencia religiosa de los adultos estadounidenses, al menos por el momento. Entre las personas que dijeron en una encuesta anterior que generalmente asisten a servicios religiosos al menos una o dos veces al mes, 59 por ciento ahora dicen que han asistido con menos frecuencia recientemente como resultado del COVID-19.

Y cuatro de cada diez feligreses cristianos de Estados Unidos parecen haber reemplazado la asistencia a la iglesia en persona con una participación religiosa virtual.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.