Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEstilo de vida
line break icon

Covid-19: El perdón en modo confinamiento

Regarder par la porte

gmstockstudio - Shutterstock

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 03/04/20

El perdón es el mejor anti viral contra los males del orgullo, el egoísmo y la dureza del corazón. El perdón es una medicina que se puede suministrar hasta ¡70 veces  7!

La OMS afirmó el 2 de abril que media población mundial está en confinamiento por el Covid-19. En este contexto, el papa Francisco, que ha rezado por las relaciones familiares en medio de la cuarentena por el coronavirus, ha invitado a abrazar la enseñanza de la sabiduría del perdón, sin soberbia: ser magnánimos en el perdón.

“Al menos perdonar por interés. ¿Cómo así? Sí, perdonar porque si yo no perdono, yo no seré perdonado. Al menos esto, pero siempre perdonar!” (Santa Marta, 17 de marzo de 2020).

El confinamiento por #coronavirus puede traer altos y bajos en las relaciones con las personas más cercanas y en familia. Las puertas del cuarto, de la cocina o del baño no resisten al impacto de la incomunicación.

Ignorar a los otros o desconocer los fastidios que nos causan o que causamos a los demás sería como intentar protegerse de lo inevitable, como alguien que abre el paraguas para resguardarse de una lluvia de meteoritos.

El perdón es el mejor anti viral contra los males del orgullo, la hipocresía, el rencor, el egoísmo, la dureza del corazón y ser conflictivos. El perdón es una medicina que no tiene contraindicaciones y se puede suministrar hasta ¡70 veces7!

Luego, con esta crisis, fuera de los muros del aislamiento, hay familias que se han reconciliado a través de una video llamada, desde la distancia.

Hermanos que no se hablaban, primos…etc. Con la pandemia se dan cuenta de que todo lo demás es superfluo y se vuelve a la esencialidad de las relaciones y de los afectos y las personas se dan cuenta que hay cosas más importantes que por las que se enfadaron antes.

LETTER
Shutterstock | Antonio Guillem

¿Cómo nos puede ayudar el perdón?

El perdón inicia por nosotros mismos

Es una gracia que se pide también a Dios – como dice el Papa. En caso de una despresurización de cabina en un avión, las máscaras de oxígeno caen. El personal advierte ponerse la propia máscara y luego ayudar a los demás: no importa que al lado haya un niño. No es egoísmo: hay que perdonarse a uno mismo, aceptarse, defectos incluidos, para perdonar o pedir perdón.

Cuando alguien nos ofenda mejor huir a la ira

Decir lo que nos molesta, sin alzar la voz, tratar de ser objetivos cuando explicamos lo que nos da fastidio, mejor evitar culpabilizar al otro, facilitar que se explique. Así, nada de subirse al estrado de jueces dictando un ultimátum.

El perdón es terapéutico para quien lo da y quien lo recibe

Boris Cyrulnik (Burdeos, 1937) psicólogo y neurólogo explica: “Pedro también traicionó a Jesús tres veces, pero pidió perdón, mientras que Judas, creyéndose indigno de ser amado, prefirió suicidarse”.

Empatizar

Entrar en el mundo de los otros, entrar con las puntas de los pies, descalzo en el terreno sagrado del otro. Evitar demonizar a quienes no podemos entender. Esto es aceptar que a veces somos condescendientes con quien nos asemeja, pero negamos nuestro perdón o somos malos con quien consideramos extraño a nuestro mundo interior.

Shutterstock

Imposible evitar los conflictos

La inteligencia emotiva (Daniel Goleman) es un buen anticuerpo contra el virus de la indiferencia, pues ayuda a ponerse manos a la obra y enfrentarse a los conflictos.

Reprimir los sentimientos negativos no es la solución. Al contrario, esto alimenta resentimientos. El silencio, callar lo que nos pasa por la mente y el corazón produce veneno y malos pensamientos. La comunicación es clave para resolver los conflictos.

El perdón depende en parte de la voluntad. La vida espiritual, verse en Jesús espejo de perdón y de bondad absoluta ayudará a ver que lo que nos hicieron no es nada o que nada vale más que perdonar, pues el amor exige renuncia y sacrificio.

Perdonar nos ayuda a dejar de lado las búsquedas egoístas para compartir la vida con nuestro esposo, esposa, hijos, amigos, hermanos o nuestra comunidad. Saldremos del aislamiento más fuertes, con un corazón más misericordioso para con nosotros mismos y las personas que nos rodean.

Lassedesignen/Shutterstock

Consejo del Papa

El Papa admite que a, veces, vuelan platos en casa, pero, no se ponga el sol sobre vuestro enojo (Efesios 4:26). ¡Perdonar siempre! ¿Para perdonar? Contempla a Jesús sufriente (Santa Marta, 12 de septiembre de 2013).

“¿Para no odiar al prójimo? Contempla a Jesús sufriente. ¿Para no murmurar contra el prójimo? Contempla a Jesús sufriente. No hay otro camino”, recordando que estas virtudes son las mismas del Padre, «que es bueno, manso y magnánimo, que nos perdona siempre», y las mismas de la Virgen, nuestra Madre. No es fácil, pero es posible”.


NARCISSUS

Te puede interesar:
Frases de santos para tiempos difíciles


SICK

Te puede interesar:
Coronavirus: El Papa se enfoca en los ancianos solos o con miedo 




Te puede interesar:
El Papa: Pidamos superar el miedo en estos tiempos difíciles

Tags:
papa franciscoperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.