Aleteia

Fotos exclusivas: El lugar donde nació la Iglesia católica en EE.UU.

ST CLEMENTS ISLAND,MASS,UNITED STATES,RELIGIOUS FREEDOM
Comparte

La primera misa celebrada en las colonias tuvo lugar en Maryland, la primera colonia erigida sobre la libertad religiosa

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El 25 de marzo de 1634, The Ark, un barco mercante armado de 400 toneladas, ancló a la vista de una pequeña isla en el río Potomac. Cargado de provisiones, su tripulación y sus 24 cañones, varó y confió a su barco gemelo, The Dove, para explorar las aguas menos profundas. The Dove era una pinaza, o nao, y tenía aproximadamente una décima parte del tamaño del buque insignia.

Los dos barcos zarparon desde la ciudad portuaria de Cowes, en la Isla de Wight, el 22 de noviembre de 1633, el Día de Santa Cecilia. Su propósito: establecer una colonia donde los católicos ingleses perseguidos pudieran practicar libremente su religión en el Nuevo Mundo.

La idea surgió de George Calvert, Lord Baltimore, un converso católico que había obtenido una carta del rey Carlos para instalarse en la provincia de Maryland. Pero trágicamente, nunca viviría para verlo. Murió solo cinco semanas antes de que se firmara la carta. Serían su hijo mayor, Cecil, el segundo Lord Baltimore, y su hermano Leonard, quienes verían que el sueño de su padre se cumplía.

Al comienzo de su viaje, se encontraron con dos tormentas peligrosas, la primera causó que The Dove, más pequeña, regresara a Inglaterra, y la segunda casi destruyó The Ark.

La desgarradora historia del paso del océano fue registrada por el sacerdote jesuita Andrew White en su diario «Una relación breve del viaje a Maryland». En él, proporciona curiosas visiones de las pruebas del histórico cruce transatlántico.

«Incluso los más valientes, ya sean pasajeros o marineros, se alarmaron, porque admitieron que habían visto barcos altos naufragar en una tormenta más pequeña. Pero esta tormenta encendió las oraciones y votos de los católicos en honor de la Santísima Virgen Madre y de su Inmaculada Concepción, de San Ignacio, el Santo Patrón de Maryland, de San Miguel y de todos los ángeles guardianes de ese país. Y todos se apresuraban a purificar su alma a través del Sacramento de la Penitencia; porque cuando habíamos perdido el control sobre el timón, el barco, abandonado a las olas y los vientos, pronto se sacudió como una peonza, hasta que Dios abrió un camino para su seguridad «.

Después de 42 días en el mar, The Ark tocó tierra en Barbados, en las Indias Occidentales. The Dove llegó algunas semanas después. Partieron juntos y navegaron hacia el norte hasta llegar a la seguridad de Point Comfort, en la parte baja de la Bahía de Chesapeake. Y después de adquirir los suministros necesarios, zarparon hacia su destino final, Maryland.

Su primer desembarco sería en las Islas Heron, que están a pocos kilómetros río arriba de la bahía, dispersas en las orillas del norte del río Potomac. La primera isla que encontraron, que nombraron en honor a San Clemente, se consideró adecuada como puesto de observación para proteger la nueva provincia.

La primera misa

Se lanzaron esquifes y el grupo de desembarco remó a tierra. La isla era exuberante con cedros y flores, un espectáculo bienvenido para una tripulación que había estado en el mar durante meses. Cuando llegaron, pusieron un altar para la Misa de Acción de Gracias.

En palabras del padre Andrew White:

«El día de la Anunciación de la Santísima Virgen María, celebramos la misa por primera vez en esta isla: esto nunca antes se había hecho en esta región del mundo. Cuando terminó la misa, tomamos una enorme cruz, que habíamos cortado de un árbol, sobre nuestros hombros, procedimos en orden a un lugar designado y, con la ayuda del gobernador, sus asociados y los católicos restantes, erigimos un monumento a Cristo, nuestro Salvador, mientras recitamos humildemente la Letanía de la Santa Cruz con las rodillas dobladas, con mucha emoción». – Una relación breve del viaje a Maryland.

Fue en esta pequeña isla donde se celebró la primera misa en las colonias. Y dos días después, la ciudad de St Mary se estableció en honor de la Virgen. La ciudad es considerada como el lugar de nacimiento del catolicismo estadounidense, así como el lugar de nacimiento de la libertad religiosa.

La visión de Lord Baltimore de una colonia donde los católicos y otras religiones podían celebrar libremente su fe se hizo realidad. Y de esta noble misión, se sembraron las semillas que eventualmente conducirían a la cláusula de libertad religiosa en la Primera Enmienda de la Constitución.

Para más información St. Clements Island y St. Mary’s City, visita: https://www.visitstmarysmd.com/

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.