Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconCultura e Historia
line break icon

Ana Frank y la actitud correcta ante la realidad

ANA FRANK

Public domain

Manuel Ballester - publicado el 31/03/20

En el escondrijo hay un primer problema: qué hacer con el tiempo

A escasos meses del final de la II Guerra Mundial moría la joven judía Ana Frank (1929-1945). Durante dos años y medio había permanecido en un estrecho escondrijo para burlar la persecución a que fueran sometidos los judíos durante la II Guerra mundial.

Poco antes de abandonar su casa para ir al escondite, Ana recibe como regalo de su trece cumpleaños un cuaderno. Ahí empezará a escribir su célebre diario. Las primeras anotaciones nos muestran a Ana vista por Ana: una chica muy parlanchina, vivaracha, inquieta, simpática, popular entre sus amigos y profesores y que se siente querida (especialmente por su padre). Ese ambiente cordial ocupa poco espacio en el diario ya que muy pronto los acontecimientos se precipitan y toda la familia ha de esconderse.

Comienza así el periodo de reclusión en el escondrijo (Achterhuis o Anexo secreto, como lo denomina Ana) junto a su hermana, sus padres y hasta un total de ocho personas.

El diario está escrito con gran agilidad y en él se ve cómo se desarrollan los acontecimientos relativos a la guerra, algunos detalles de la vida cotidiana de los holandeses, las relaciones entre las personas que tienen que convivir pero también el proceso de maduración de Ana.

En el escondrijo hay un primer problema: qué hacer con el tiempo. Ahí vemos una serie de estrategias interesantes: establecer un horario, no descuidar el ejercicio físico, elaborar un árbol genealógico (“Papá y yo hemos hallado un modo de entretenernos. Me ayuda a establecer mi árbol genealógico paterno. Sobre cada miembro de la familia me cuenta una breve historia, y eso me hace sentir a mi ancestro”), disfrazarse, entretenerse con juegos de mesa, oír música y ¡escribir un diario!

La redacción del diario obliga a reposar, repensar, remansar la vida. Esa reflexión se traduce en una ocupación fructífera inmediatamente visible (“Ya me he desahogado bastante. Al escribir estas líneas he resucitado un tanto”) y una maduración gradual perceptible con el tiempo.

No es imposible que la vida ordinaria, con sus ajetreos, sus idas y venidas, haya servido de excusa para no cuidar la familia y la propia interioridad: no había tiempo para eso. Si ha sido así, el verse obligado a eliminar la actividad exterior nos puede dejar bruscamente ante el vacío de nuestra vida. Ahora se puede descubrir que la familia es un infierno o que nuestra interioridad está débil. Y eso sí es una crisis, una dura prueba.

Para superarla con éxito, primero hay que profundizar en ella o, dicho de otro modo, las cosas tienen que ponerse mal. Ana da cuenta de que, en el “opresivo enclaustramiento” en el que se encuentran, se oyen “palabras ofensivas proferidas constantemente […], que están ahora a la orden del día” no sólo entre los adultos y los niños (que también) sino entre los adultos entre sí.

“Las disputas hacen retumbar toda la casa. Mamá contra mí, los Van Daan contra papá, la señora contra mamá. Todo el mundo está encolerizado”. Ese tiempo de confinamiento es, por lo dicho, tiempo de que afloren relaciones tóxicas mantenidas en letargo por la actividad exterior. Sólo cuando dan la cara, hacen pasar un mal rato, se hacen visibles y, por eso mismo, se las puede mirar de frente y trabajar para sanarlas. En términos de Ana: “estoy segura de una cosa: peleándose abiertamente una buena vez es como se aprende a conocerse a fondo”.

El diario contiene páginas divertidas y también tristes, relata hermosamente asuntos como la actitud de Ana ante sus primeras menstruaciones, cómo percibe entonces su propio cuerpo, la sexualidad, la adolescencia en esas difíciles circunstancias, la necesidad de ternura, la amistad o el noviazgo y tantas otras.

Quisiera fijarme en evolución de Ana que se traduce en cómo valora el mundo y su actitud ante él.

Al principio del diario hay fastidio, aburrimiento; frivolidad, en suma. Es una niña consentida que de pronto se ve obligada a llevar una vida de enclaustramiento y privación de comodidades.

Pero está a salvo. Sabe qué ocurre fuera. Sabe qué pasa con muchos judíos (algunos conocidos y amigos suyos) que han sido trasladados a campos de concentración, gaseados, etc.

Ana se hace consciente de que su vida antes del anexo era la de una “una coqueta incorregible y también divertida” pero tuvo “la suerte de ser arrojada bruscamente a la realidad”. Ana entiende su encierro como ocasión para encontrarse con la realidad; en primer lugar con lo que ella es realmente pero también con la realidad de los demás y del mundo en general. “A Ana, la escolar de entonces, la veo ahora como una chiquilla encantadora, pero muy superficial, que no tiene nada en común conmigo […], al volverme más seria, me sentía consciente de un deseo sin límites por todo lo que es belleza y bondad”. La maduración personal le ha llevado a admirar lo que es bueno, amable y hermoso, a ensanchar la dimensión de sus deseos, a anhelar a Dios.

En un momento dado se da cuenta de que esa actitud alegre y agradecida no coincide con la de quienes aconsejan: “¡Pensemos en las desgracias del mundo, y alegrémonos de estar al abrigo!”. Porque, aunque intenta pasar como positivo y puede ayudar a superar la crisis, este planteamiento sólo puede aliviar si hay alguien que lo pasa peor que nosotros. Se trata de la invitación a soportar con entereza las penalidades y, en ese sentido, guarda una semejanza con el estoico sustine et abstine (soporta y renuncia) y comparte la dignidad de esa actitud.

No obstante, Ana piensa que soportar es una actitud valiente y honorable pero no es la actitud correcta si se mira la auténtica realidad. El talante adecuado es el entusiasmo: hay que “reencontrar la dicha en ti misma y en Dios. Piensa en la belleza que se encuentra todavía en ti y a tu alrededor. ¡Sé dichosa!”.

En definitiva, la visión y el anhelo de lo mejor, lo bueno, lo hermoso es lo que nos hará dichosos. Y entonces podremos ser apoyo para los demás ya que “aquel que es feliz puede hacer dichosos a los demás. Quien no pierda el valor ni la confianza, jamás perecerá en la calamidad”.

Tags:
coronavirusculturaholocausto
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.