¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Consejos de una astronauta para el confinamiento por Covid-19

SAMANTHA CRISTOFORETTI
NASA
Comparte

Samantha Cristoforetti, astronauta italiana, dice que “lo importante es sentirse parte de una misión” y “todos somos ahora parte de esta batalla”. En el confinamiento, los problemas en las relaciones en familia son “normales”, y esto no nos hace “malas personas”. 

El 26 de marzo de 2020, se realizó un streaming live del titulo: #SpaceConnectsUs, organizado por la Agencia Espacial Europea, en 5  idiomas, a través de su canal de YouTube.

La conferencia online contó con la participación de varios astronautas, cada uno desde su casa, que dieron consejos útiles a las personas confinadas con sus familias, o que sufren soledad o están en cuarentena por el Covid-19.

Samantha Cristoforetti, astronauta italiana, aún añora volver a casa, pues conectada desde Alemania, su puso en el lugar de las personas que se encuentran confinadas en otros países, lejos de la propia patria o afectos.

Ella también sabe lo que significa vivir en espacios reducidos y manejar las carencias de contacto físico. Por eso, indicó que el confinamiento hay que vivirlo como una comunidad, pues es un “desafío que estamos afrontando todos como planeta“, algunos en primera línea, pero también “nosotros tenemos nuestra parte” quedándonos en casa y pensar en ello “te da fuerza para hacer el sacrificio”.

La astronauta que ha pasado duras pruebas psicológicas para acostumbrarse al aislamiento da consejos útiles para garantizarse una convivencia armoniosa consigo mismo y con los demás, pero obligada por semanas o meses. “El aislamiento o, por el contrario, la convivencia con la familia, puede llegar a ser muy difícil”, afirmó

Nos amamos pero no estamos acostumbrados a estar juntos las 24 horas del día durante semanas, tal vez en pequeños apartamentos. Si hay sentimientos negativos es normal, no porque seamos malas personas sino porque somos seres humanos”, agregó.

SAMANTHA CRISTOFORETTI
NASA

Aconsejó, “toma el teléfono o Skype y mantén los canales de comunicación abiertos. Y busca activamente amigos y conocidos. Necesitamos ayudarnos mutuamente a superar este momento”.

Los astronautas de hoy ya no viajan solos, enfrentan la travesía espacial con una tripulación de mínimo tres personas, contó. La Estación Espacial Internacional se asemeja en espacio a un avión jumbo de los que transportan hasta 500 persona.

“La estación espacial no es pequeña, pero si es un espacio delimitado, es un lugar donde no se puede salir a la calle o ir a buscar a otras personas por periodos bastante prolongados; en mi caso, ha durado más o menos seis meses y medio la última misión”.

Admitió que existen elementos comunes entre el aislamiento de un astronauta y el confinamiento o la distancia social, el contacto físico mínimo, requerido entre las personas durante la pandemia de Covid-19. 

SAMANTHA CRISTOFORETTI
NASA

Es difícil renunciar a la cercanía física, elemento importante para muchas culturas, especialmente para aquellas latinas o mediterráneas, explicó.

Los astronautas se preparan durante la mayor parte de sus vidas a aplicar estrategias para no sentirse solos en el espacio y saber llevar la vida en lugares reducidos al movimiento. 

La astronauta Cristoforetti recordó a Michael Collins, el primer astronauta que estuvo solo en el mando del Apolo 11 orbitando nuestro satélite mientras Neil Armstrong y Buzz Aldrin pisaban por primera vez la Luna.

El sentido de comunidad es importante, sentirse parte de una misión, responsables de los otros, cada uno haciendo su propia parte, en estos momentos de la pandemia. En este sentido, recordó a la comunidad de los médicos o de los enfermeros que están en primera línea curando a los pacientes.

Subrayó, por ejemplo, la labor vital de los empleados de los supermercados que llenan los estantes. Psicológicamente, subrayó, la gente debe sentirse parte de un cometido crucial en la que cada uno tiene un papel notable.

SAMANTHA CRISTOFORETTI
NASA

Lo importante es sentirse parte de una misión” y “todos somos ahora parte de esta batalla”, un “desafío que estamos afrontando todos como planeta”, algunos en primera línea, pero también “nosotros tenemos nuestra parte” quedándonos en casa y pensar en ello “te da fuerza para hacer el sacrificio”, afirmó.

Un consejo para no sentirse solos o aislados, y aplicado por los astronautas en misión, es organizarse para escuchar a familiares o amigos, una o varias veces a la semana, a través de las nuevas tecnologías: video-chat, e-mail, o llamadas telefónicas. 

Esto para no caer en “momentos de negatividad” y comunicar nuestros propios límites: frustraciones, sentimientos de soledad, de resentimiento, desanimo o tristeza.

La preparación de los astronautas prevé una especie de ‘limpieza emotiva’ o aceptación de sentimientos disfuncionales para transformarlos en energía vital y constructiva en las relaciones con los demás miembros del equipaje. 

En su mensaje se refirió a los ancianos, a los que viven solos o los que viven con la familia en apartamentos pequeños y sobreviven a esta situación particularmente dura.

SAMANTHA CRISTOFORETTI
NASA

En principio, “hay que perdonarse nuestros propios limites”, pues es normal que no vaya bien todo en las relaciones familiares porque no estamos acostumbrados a esta situación extraordinaria.  

La astronauta invitó, de manera activa, también a buscar de hablar con el amigo o el pariente que está distante, pero que normalmente mantiene una sonrisa o una actitud positiva ante la vida. “Tratar de ayudarse en la selección de las personas que nos puedan ayudar”, afirmó  Cristoforetti. 

Por otro lado, el francés Thomas Pesquet, astronauta de la Agencia Espacial Europea, indicó que además es fundamental establecer una rutina diaria y seguirla para “normalizar una situación que no es normal”. 

Asimismo, crear una rutina da “un cierto sentimiento de control” y una “actitud positiva”, según el británico Tim Peake, quien aseguró que en la Estación Espacial la planificación “es muy estricta”.

Entonces, trabajar, tener pausas para el descanso, el entretenimiento, fijarse objetivos como limpiar la casa, organizar los armarios o jugar con tu familia, cosas que se llevaban postergando por mucho tiempo y que ahora es posible hacer, aunque sea en casa, esto puede ser parte del nuevo programa para reencontrarse con los demás, y hacerlo de forma cotidiana. 

SAMANTHA CRISTOFORETTI
Samantha Cristoforetti-(CC BY 2.0)

Los astronautas también invitan a hacer ejercicio físico, aunque si nuestra casa sea pequeña o haya poco espacio, destacó Tom Jones de la NASA. El ejercicio ayuda al propio organismo a sentirse mejor, más relajado y ayuda a la mente y permite pensar y vitaliza la reflexión del cómo hacemos las cosas, y para qué, posiblemente para ser más humanos y responsables.

Fijarse en pequeños objetivos diarios es importante, subrayan los astronautas. El francés Jean-Francoise Clervoy sostuvo que estos objetivos pueden traer pequeñas satisfacciones que anulan la frustración o anular la sensación de insatisfacción, y da energía para emprender nuevos programas al día siguiente. 

Entretanto, es normal sentirse estresado, es humano. Los astronautas lo aceptan, hace parte de la condición, y paralelamente, una familia que vive en pequeñas casas o apartamentos, no están ajenas a esos sentimientos, por ende, es bueno como hacen los astronautas, buscar tener un pequeño lugar propio.

Una zona para cada miembro para una breve distensión. Los astronautas guardan con celo el espacio donde duermen por ejemplo. La Estación Espacial es grande como un avión enorme, sin embargo, los astronautas duermen en lugares del tamaño de una cabina telefónica, dijo Cristoforetti. 

SAMANTHA CRISTOFORETTI
Samantha Cristoforetti-(CC BY 2.0)

La lectura también es importante para que el confinamiento no sea un límite, sino una ventana a otros mundos antes inexplorados. Los libros son una ventana hacia el mundo, donde podemos imaginarnos ser un astronauta o alguien más.

Los libros de Julio Verne le han hecho compañía a la astronauta italiana en sus misiones, así cómo rememora El Principito , obra escrita por un piloto que conoció la soledad de surcar los cielos como Antoine de Saint-Exupéry. 

La misión hoy, es escuchar a las autoridades, sin pretensiones, paciencia y  confiar en las personas que están trabajando sin descanso durante la emergencia.

En la conferencia en directa organizada por la European Space Agency, la astronauta italiana manifestó su confianza en la ciencia, asegurando que superaremos este tiempo extraordinario para la humanidad. “¡Dando tiempo al tiempo, saldremos adelante!”.

Hay que tener confianza, manifestó, pues hay un ejercito de investigadores, biólogos, expertos en virología que desde todos los ángulos de la Tierra están trabajando día y noche para encontrar una solución para el Covid-19, dijo con esperanza.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.