Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El presidente argentino rezó el Padre Nuestro por el fin de la Pandemia con curas villeros

Comparte

“Todos estamos en el mismo barco”, explica el obispo auxiliar de Buenos Aires

El presidente argentino Alberto Fernández rezó el Padre Nuestro por el fin de la pandemia de Coronavirus convocado por el Papa Francisco con un grupo de sacerdotes que se desempeñan en las parroquias de los barrios más humildes del área metropolitana de Buenos Aires.

Lo hizo en la Quinta de Olivos, y lo dio a conocer él mismo por las redes sociales. “El Padre Nuestro nos dice que estamos todos en el mismo barco” explica el Obispo Auxiliar de Buenos Aires Gustavo Carrara, uno de los sacerdotes presentes para la oración.

En el mensaje, los “curas villeros” recuerdan que también en las villas hay que hacer cuarentena, y anuncian que sus templos están abiertos para todos los que están en la calle para que puedan cumplir debidamente el aislamiento obligatorio decretado en el país, particularmente como recuerda uno, para “que no queden abuelos en las calles”. “Las capillas de las villas están abiertas para cualquier cosa que haga falta”, aclara otro.

Las instituciones en la Argentina se encuentran todas alineadas promoviendo el respeto a la cuarentena preventiva. El #QuedateEnCasa rige para todos: no hay colegio, la actividad comercial está restringida, nadie debe estar fuera de su hogar a menos que sea trabajador denominado “esencial” o tenga motivos fehacientes. Esto supone en muchos casos la soledad de varios, principalmente los más afectados por este virus, los ancianos.

Para poder estar cerca de la gente sola, entre ellos los abuelos, la Iglesia argentina convocó además a hacer sonar a las 12 del mediodía las campanas de los templos para hacer sentir la cercanía de la Iglesia. Se oyó fuerte el repique de los campanarios en todo el país, en cuyos templos son cada vez más frecuentes las transmisiones de las Misas de manera online. En Facebook, a toda hora, pueden sintonizarse Eucaristías celebradas en soledad por uno o por dos sacerdotes en todo el país: Buenos Aires, Catamarca, Luján, Córdoba…

En muchos templos se agregan además espacios de oración en vivo. Por poner dos ejemplos, en la catedral de Morón se está transmitiendo en vivo una Novena a la Virgen del Buen Viaje para pedir por el fin de la Pandemia, y en la parroquia María Auxiliadora de San Miguel (
https://www.facebook.com/ParroquiaMaAux/) frecuentemente el párroco toma su guitarra y canta en Adoración al Santísimo Sacramento para que desde internet los fieles puedan unirse.

“El distanciamiento social como medio de prevención puede estar acompañado de una gran cercanía espiritual de modo que aunque físicamente aislados, nadie se sienta solo”, expresaron recientemente los Obispos argentinos. Con la oración manifestada en redes sociales, ese anhelo es posible, y hasta encuentra inesperados altavoces, como el presidente de la Nación.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.