Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La pandemia de coronavirus parece tener un efecto de limpieza en el medio ambiente

CHINA'S AIR POLLUTION
Comparte

En China, la contaminación del aire ha bajado entre una tercera y una cuarta parte en algunos lugares

A medida que la vida se ralentiza en respuesta a la pandemia de coronavirus, el medio ambiente parece estar encontrando un momento de respiro.

En China, donde el coronavirus apareció por primera vez en diciembre pasado, la contaminación del aire ha disminuido entre un cuarto y un tercio en algunos lugares, debido tanto a la disminución de automóviles en la carretera como al cierre de fábricas, muchas de las cuales queman carbón para obtener electricidad.

“China es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo. Entonces, incluso ese corto período de tiempo en China equivale a lo que un estado como Illinois u Ohio emite en un año entero”, dijo Lauren Sommer a la National Public Radio.

El Washington Post analizó datos del satélite Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea, que puede medir las concentraciones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes en la troposfera. Entre el 1 de enero y el 12 de marzo, las concentraciones de dióxido de nitrógeno, o NO2, cayeron drásticamente, especialmente en el norte de Italia, en plena pandemia. El NO2 es un contaminante que puede aumentar el riesgo de asma, inflamación de los pulmones y otras afecciones dañinas para la salud, explica el Post.

Más de la mitad de los automóviles de Italia consumen diesel.

Según la BBC, los datos recopilados en Nueva York recientemente sugieren que las instrucciones para frenar los viajes innecesarios están teniendo un impacto significativo.

“Se estima que los niveles de tráfico en la ciudad disminuyeron un 35% en comparación con el año anterior”, dijo la agencia de noticias británica. “Las emisiones de monóxido de carbono, principalmente debido a automóviles y camiones, han caído alrededor de un 50% durante un par de días esta semana, según los investigadores de la Universidad de Columbia”.

Los investigadores también encontraron que hubo una caída del 5% -10% en el CO2 en Nueva York, así como una caída significativa en el metano.

“Nueva York ha tenido un porcentaje de monóxido de carbono excepcionalmente alto durante el último año y medio”, dijo el profesor de Columbia Róisín Commane a la BBC. “Y este mes es el más limpio que he visto en mi vida. Es menos de la mitad de lo que normalmente vemos en marzo”.

Pero aunque la caída de la contaminación del aire fue ampliamente bienvenida, los comentaristas reconocieron que es el resultado de circunstancias desafortunadas.

Además, al menos un experto dijo que la situación muestra con qué tipo de activistas climáticos mundiales se contentarían.

“No hay duda de que las emisiones de CO2 y otros contaminantes reales (óxido de nitrógeno, hollín de carbono negro, ozono) han disminuido. Pero eso no muestra que los humanos estén causando o no el cambio climático “, dijo H. Sterling Burnett, Ph.D., director de investigación investigador principal de Heartland en política ambiental y editor jefe de Environment & Climate News, en una entrevista. “Creo que tenemos que mirar a nuestro alrededor y ver que todos se esfuerzan lo más posible para que la economía vuelva a funcionar, para que la gente vuelva a trabajar, para llenar los estantes. Eso me dice que lo que los ambientalistas han estado pidiendo durante 30 años, la gente no lo quiere. Al final, nos gusta llenar los estantes de las tiendas, nos gusta poder ir a teatros y restaurantes, nos gusta poder viajar. Todas esas cosas que los ambientalistas han condenado, diciéndonos que deberíamos vivir de forma más austera, las rechazamos. Todos los líderes mundiales que firmaron el Acuerdo Climático de París están haciendo todo lo posible para que su economía vuelva a funcionar ”.

Burnett dijo que ha habido profesores universitarios que han instado a una reducción del 90% en la población mundial, y que “la mejor manera de hacerlo es una enfermedad”.

Si bien la pandemia ha llevado a una disminución temporal de las emisiones globales de CO2, los expertos advierten que la crisis económica representa una amenaza para la acción del cambio climático a largo plazo al comprometer las inversiones globales en energía limpia y debilitar los objetivos ambientales de la industria para reducir las emisiones, informó CNBC.

“Si la economía global se desploma, las emisiones caerán a corto plazo a medida que produzcamos menos bienes, pero la acción climática se ralentizará. El empleo triunfa sobre el medio ambiente en la política ”, dijo Rob Jackson, profesor de ciencias del sistema de la Tierra en la Universidad de Stanford y presidente del Proyecto Global de Carbono. “Si las empresas están sufriendo, pueden retrasar o incluso cancelar las políticas respetuosas con el medio ambiente, que requieren inversiones por adelantado”.

Otro aspecto de la crisis proviene del mayor uso de suministros médicos desechables, como máscaras faciales, ropa protectora y guantes de látex. Según un informe de Reuters a mediados de marzo, se acumularon máscaras descartadas en las playas y senderos naturales de Hong Kong, y los grupos ambientalistas advirtieron que los desechos representan una gran amenaza para la vida marina y los hábitats de vida silvestre.

Finalmente, la necesidad humana inherente de buenas noticias en un momento angustioso estaba generando una gran cantidad de bulos y fake news. Publicaciones virales en las redes sociales mostraron cisnes y delfines regresando a canales venecianos desiertos. Pero los cisnes fueron fotografiados en los canales de Burano, una pequeña isla en el área metropolitana de Venecia, donde se encuentran normalmente. Los delfines fueron filmados en un puerto de Cerdeña, a cientos de kilómetros de distancia, según National Geographic.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.