Aleteia

Estos trillizos llenan de esperanza a Perú en medio de emergencia por coronavirus

PERU
Comparte

Juan Diego, Paulo y Luis Ángel, los recién nacidos que se transforman en sinónimo de alegría en medio de tanto dolor

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Las cifras del avance del coronavirus (Covid-19) en Perú comienzan a ser también aterradoras. Hasta este martes 24 de marzo se reportaban al menos siete muertos y más de 400 casos confirmados.

A través de un comunicado, el Ministerio de Salud reportó la situación de los dos últimos fallecimientos. El primero, un hombre de 38 años con obesidad preexistente. El segundo, una mujer de 66 años que retornó de España el pasado 14 de marzo, internada en el Hospital de Alta Complejidad Virgen de la Puerta con insuficiencia respiratoria aguda, neumonía e infección por Covid-19.

 

 

Pero en el corazón de la Iglesia peruana también hubo sacudón de coronavirus en las últimas horas con la confirmación como caso positivo de monseñor José Javier Travieso, obispo de San José del Amazonas, actualmente aislado en un hospital de Loreto (zona también afectada por otro drama un poco silenciado en América Latina y que tiene que ver con la epidemia del dengue).

 

 

También con el seguimiento del estado de salud del padre Luis Núñez del Prado Reynoso (47), considerado el primer cura contagiado con coronavirus en América Latina, tal cual reportó Aleteia el pasado 12 de marzo.

 

Los trillizos de la esperanza

En medio de este oscuro panorama, ¿hay lugar para la esperanza? La respuesta es sí y tiene tres nombres: Juan Diego, Paulo y Luis Ángel. Efectivamente, según reportan medios como Perú 21, en la víspera del noveno día de estado de emergencia nacieron estos trillizos en “excelente estado de salud”.

Maritza Adriana Mollo Huillca y Segundo Amador Huayta Bardales, padres primerizos, agradecieron  -prosigue el medio- la atención brindada en el hospital.

La declaración de estado de emergencia en Perú rige desde el pasado 16 de marzo e implica entre otras cosas la suspensión de varios derechos fundamentales como la libertad de movimiento, tránsito y reunión con el objetivo de evitar la propagación del coronavirus, algo que asemeja a este país a lo que está sucediendo también en otros países de la región y el continente europeo.

Sin embargo, en medio de todo esto, aparecen estos trillizos, quienes ya están alegrando a todos y colmando de esperanza corazones que por estas horas solo saben de dolor, muerte y sufrimiento.

Celebremos la vida de Juan Diego, Paulo y Luis Ángel. Sigamos en oración y no olvidemos también a aquellos que no pudieron nacer.

 

Y para seguir celebrando la vida: Mira esta imperdible galería sobre «parto y nacimiento»: 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.