Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Tengo que ver misa los domingos si no puedo ir?

STREAMING MASS
Shutterstock
Comparte

No hay ninguna obligación de ver la misa cuando se ha dispensado de la obligación, pero sí: ¡el tercer mandamiento aún se aplica!

A la luz de la suspensión del culto público en muchos lugares, algunos católicos se han encontrado preguntando: “¿Tengo que ver misa”?

En otras palabras, dado que es imposible llegar a misa, ¿es pecado no tratar de asistir virtualmente?

No, no es necesario mirar la Misa en línea o por televisión (o escucharla en la radio).

Para aquellos que ya han expresado su frustración por los servicios de transmisión lentos o sobrepoblados o los horarios inadecuadamente anunciados, está claro.

Aunque muchos obispos han dispensado a los católicos de la obligación de ir a misa los domingos (dispensar es el término legal para relajar la práctica normal), estamos llamados a, lo mejor que podamos, mantener santo el domingo y las fiestas.

Para ello, recomiendo las siguientes prácticas:

1.
No trabajes el domingo

Cuando trabajas desde casa, será muy grande la tentación de permitir que el domingo sea como los demás días. Lucha contra esto con todo tu corazón. El domingo pertenece al Señor. No te permitas que el festivo te escape al ritmo de los otros días.

2.
Mira o escucha misa

MIRA O ESCUCHA MISA
No, no tienes que hacerlo, pero es digno de elogio. Si no puedes verlo en el tiempo “en directo”, míralo más tarde en el día. Muchos lugares han puesto a disposición videos archivados. Es mejor seguir la misa en vivo, pero si no te es posible, puedes verla después de que suceda.

3.
Lee las lecturas del día

Puede que en tu casa ver misa se parezca demasiado a otras actividades (películas, videojuegos, etc.). Podría ser que los niños participaran mejor en un servicio de oración familiar. Si es el caso, lee las lecturas del domingo en voz alta. Pueden escuchar una homilía grabada o hacer que un miembro de la familia reflexione. También compartir intenciones de oración.

4.
Reza la Liturgia de las horas

La Liturgia de las Horas, también llamada Oficino Divina, es el ritmo de oración bíblica y monástica de la Iglesia. Basado en las tradiciones de los primeros cristianos que se reunían para recitar salmos y el Padrenuestro, este método de oración continúa en todo el mundo.

5.
Cambia tu rutina

 

Tal vez el domingo podrías hacer una regla de comida especial, o “no TV”, o tener una noche de juegos. O vivir alguna devoción cuaresmal juntos, como rezar los misterios dolorosos del rosario o el via crucis.

 

Mantener santo el domingo significa reclamar tiempo para Dios. Esto se hace principalmente en la adoración formal y oficial de la Iglesia, la Misa. El sacerdote representa a Cristo y ofrece al Padre cada oración y bendición celestial. Todavía podemos unir nuestros corazones al sacrificio de la Misa. Todavía estamos llamados a santificar el domingo.

Este es un momento de dificultad, privación y tristeza. Es parte de nuestra Cuaresma: dirigirnos al desierto para sacrificarnos y orar como lo hizo Cristo.

Pidámosle a Dios que haga fructíferos estos días. ¡Su gracia estará en el trabajo de muchas maneras tranquilas y sorprendentes! ¡Roguemos al Señor que no nos lo perdamos!

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.