Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Ella, contagiada, da a luz sola. Él, médico, lucha en el hospital

DOCTOR, MASK,

HQuality | Shutterstock

Silvia Lucchetti - publicado el 20/03/20

Desde la trinchera de Bérgamo un joven pediatra no pudo asistir al nacimiento de su tercera hija, Anna: “Mi esposa estuvo increíble. Parió sola, además dio positivo . Una prueba difícil. Estoy orgulloso de ella”

En esta guerra que está viviendo Italia y el mundo, el personal sanitario son los soldados en primera línea. En el norte de Italia quienes trabajan en el hospital están haciendo un esfuerzo sobrehumano para salvar vidas humanas en peligro. Ellos mismos corren graves riesgos, y algunos de ellos ya han pagado con su propia vida la generosa disponibilidad hacia los pacientes contagiados por el coronavirus.

Quienes luchan en el hospital con turnos masacrantes viven también la lejanía de sus familias y el temor de infectarlas cuando vuelven a casa, por  eso muchos han decidido permanecer separados de ellas también dentro de sus domicilios.

En este sentido, la historia de Lorenzo Norsa, un pediatra milanés de 37 años, es emblemática (Repubblica.it). Mientras estaba en las trincheras del Hospital Papa Giovanni XXIII en Bérgamo, en las salas de pacientes infectados por Covid-19, Sara, su esposa dio a luz a su tercera hija, Anna, en la Clínica Mangiagalli de Milán.

En su última visita al ginecólogo, Sara subrayó que tenía un poco de fiebre, realizada la prueba, el resultado dio inmediatamente positivo. De ahí la decisión de practicarle una cesárea, un momento en el que el marido – que lo había hecho por los otros dos – no pudo presenciarlo porque era absolutamente indispensable en el frente de Bérgamo, la ciudad italiana con el mayor número de contagiados, y porque, por esta razón, está potencialmente infectado.

Amamantar con guantes y mascarilla

Las primeras fotografías de la bebé en brazos de su madre las recibió de sus colegas de Milán. A la pregunta de cómo está la recién nacida, Lorenzo responde así:

La están evaluando. Lo más probable es que en los últimos días de embarazo la mamá, a través del cordón umbilical, le haya tansmitido los anticuerpos y que se haya vuelto inmune. Ahora Sara y Anna están juntas en la habitación, siempre cerca, en un ambiente completamente protegido. Empiezan a interactuar. Dará el pecho con guantes y máscara, con extrema precaución. (Ibidem)

“Mi esposa ha sido muy fuerte”

Mi esposa ha sido muy fuerte. En sus dos embarazos anteriores yo asistí, como marido, papá y neonatólogo. Y fue algo bellísimo. Esta vez ha tenido que hacerlo todo sola, al yo estar ocupado en otro frente. Sara, mi esposa, ha estado increíble. Parir sola, además positiva de Covid, debe haber sido una prueba difícil. Estoy orgulloso de ella y estaba tranquilo. Confiaba en mi esposa como de los colegas en Milán. (repubblica.it)

¡Cuando todo acabe podremos transmitirnos todo el afecto del mundo!

Los hermanitos de Anna, la mayor con casi 5 años y el pequeño con 2 y medio, que fueron enviados con sus abuelos para evitar riesgos, la conocieron gracias a las fotos que su mamá enseguida les envió. El papá, aunque estaba lejos físicamente, siente su cercanía:

Como todos, he tenido que acostumbrarme a la idea de que la cercanía en estas semanas es una cuestión de espíritu, no de cuerpo. Cuando todo esto acabe, podremos transmitirnos todo el afecto del mundo, incluso más de lo normal. Yo me despierto solo en casa en Milán, en la mañana voy a Bérgamo, y vuelvo en la tarde. Los abuelos y los colegas del Mangiagalli de Milán me mandan continuamente fotos de mis hijos, me miman. (Ibidem)

¿Y la situación en Bérgamo?

Estamos en un momento difícil (…) Pero la respuesta que estamos dando nos hace estar orgullosos. Estoy orgulloso de decir que es difícil imaginar algo mejor de lo que veo cada día por parte de los colegas, de los enfermeros(as), de todo el personal. (Ibidem)

El término de «ángeles custodios» con el que hoy pensamos y hablamos de nuestros médicos, enfermeros y todo el personal sanitario, expresa el afecto y el reconocimiento que debemos a estos hombres y mujeres que con gran valor y extraordinario espíritu de sacrificio luchan por todos nosotros contra un enemigo extremamente aguerrido porque es invisible a los ojos.

Tags:
coronavirusmedicinaparto
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.