Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¡Sí, existe una santa Corona! Y sus restos están en el norte de Italia

ŚWIĘTA KORONA
Comparte

Corona solo tenía 16 años, y dio su vida para consolar a una compañera cristiana

Justo en el epicentro de la pandemia de Coronavirus se encuentra la ciudad de Anzu, en Italia. Hay una basílica en Anzu donde se conservan las reliquias de san Víctor y santa Corona desde el siglo IX. Irónicamente, santa Corona es considerada por algunos como una de las santas patronas de las pandemias…

El coronavirus que está asolando el planeta también se llama “corona”. The Economist explica:

Poco observado por los médicos, y mucho menos por el gran público, hasta el brote de SARS (síndrome respiratorio agudo severo) que comenzó en Guangdong en 2002, la familia del coronavirus fue reconocida por primera vez por la ciencia en la década de 1960. Le pusieron este nombre porque, bajo los primeros microscopios electrónicos de la época, su forma parecía recordar la corona de un rey (en realidad, según muestran los microscopios modernos, se parece más a una antigua mina naval). Ahora hay más de 40 mutaciones reconocidas de la familia, que infectan una variedad de mamíferos y aves, incluidos mirlos, murciélagos y gatos. Los virólogos veterinarios los conocen bien debido a las enfermedades que causan en cerdos, vacas y aves de corral.

Tampoco se sabe mucho sobre santa Corona, pero ella y el hombre por el que oró, san Víctor, figuran en el martirologio romano y la Hagiografía de la Iglesia.

Hay ambigüedad en torno a las fechas y ubicaciones del martirio de san Víctor y santa Corona. La mayoría de las fuentes dicen que fue en Siria, que estaba bajo el dominio romano. Algunos dicen Damasco; otros, Antioquía.

La mayoría está de acuerdo en que fueron ejecutados en el año 170 d.C. Muchos historiadores concuerdan en que murieron durante el reinado de Marco Aurelio y que fueron ejecutados por orden de un juez romano llamado Sebastián.

La historia (leyenda) cuenta la historia de un soldado romano llamado Víctor. Los romanos descubrieron que Víctor era cristiano. Los soldados llevaron a Víctor ante un juez, llamado Sebastián, que despreciaba a los cristianos. Decidió dar un ejemplo a Victor. Le ataron a un pilar y le azotaron brutalmente hasta que su piel colgaba de su cuerpo, y luego le sacaron los ojos. A pesar de todo, Víctor nunca renegó de Cristo.

Cerca había una joven de 16 años llamada Corona. Era la esposa de uno de los soldados, y también era cristiana (sin saberlo su esposo). Cuando Victor estaba siendo martirizado, Corona decidió que necesitaba ayudar al hombre que moría lentamente.

Eligió anunciar su cristianismo a todos los presentes y corrió hacia donde estaban torturando a Víctor. Ella se arrodilló y comenzó a rezar por él, haciéndole saber que ella estaba allí con él. Los soldados no tardaron mucho en llevarla también ante Sebastián.

Sebastian estaba furioso porque esta joven mujer había faltado el respeto a su autoridad. Inmediatamente la encarceló y la torturó. Luego, ordenó atarla a las copas de dos palmeras, que habían sido tiradas al suelo.

A su señal, se cortaron las cuerdas que sujetaban los árboles doblados. Las palmeras se alejaron la una de la otra a su posición vertical. La fuerza fue tan grande que el cuerpo de Corona quedó destrozado. Entonces Sebastián ordenó que decapitaran a Víctor.

Sus restos han estado en la basílica de Anzu desde el siglo IX.

En 1943 y nuevamente en 1981, fueron examinados, y los huesos son de un hombre y una mujer. En el examen de 1981, descubrieron polen de cedro, que era una planta típica de la cuenca mediterránea durante el tiempo en cuestión. Los arqueólogos confirman que este polen habría estado presente en Siria y Chipre.

San Víctor y San Corona son santos precongregacionales, lo que significa que fueron reconocidos como santos antes de que se estandarizaran los procesos de canonización de la Iglesia (el primer santo canonizado por un papa fue Ulrich, obispo de Augsburgo, quien murió en 973. Fue canonizado por el Papa Juan XV en el Concilio de Letrán de 993. La canonización se convirtió en la ley general de la iglesia bajo el Papa Gregorio IX (1227- 41)).

El día de la fiesta de San Corona, junto con el de San Víctor, es el 14 de mayo. Les pedimos a los dos que recen por nosotros para que esta pandemia disminuya.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.