Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 13 abril |
San David Uribe
home iconEspiritualidad
line break icon

Misas por internet y TV: Por qué mejor en directo

MASS

Arzobispado Castrense de España

Luis Santamaría - publicado el 17/03/20

Millones de católicos de todo el mundo “participan” de la liturgia a distancia en estos tiempos de coronavirus, hazlo en vivo

La pandemia del coronavirus (Covid-19) ha provocado que en muchos países se imponga y en otros se recomiende un confinamiento domiciliario como medida preventiva de nuevos contagios.

Por parte de la Iglesia católica, empezando por la Santa Sede y siguiendo por cientos de diócesis, se han cerrado templos, se celebra la liturgia a puerta cerrada y se ha dispensando del precepto dominical a los fieles cuando no sea posible acudir a celebrar la eucaristía.


MASS CORONAVIRUS

Te puede interesar:
¿Hay que ir a misa en tiempos de coronavirus?

La liturgia en casa

Esta situación crítica ha servido para aumentar la creatividad por parte de muchos pastores de la Iglesia, que han iniciado, con más o menos pericia, la experiencia de “retransmitir” sus celebraciones para que puedan unirse los feligreses que deben permanecer en sus hogares.

Las tecnologías de la información y las redes sociales posibilitan hacer eso desde el propio teléfono móvil u ordenador personal, sin necesidad de otros medios técnicos, siempre que se tenga conexión a Internet de calidad.

Esto, que a gran parte de la población ha sorprendido no es, ni mucho menos, una novedad radical. Hay parroquias y otras instituciones eclesiales que ya son veteranas en esto de compartir la liturgia a través de Internet, ya sea en un canal de YouTube, en un directo de Instagram o utilizando Facebook Live, entre otras muchas herramientas.

MSZA W TELEWIZJI
Africa Studio | Shutterstock

Y no podemos olvidar el servicio impagable de las cadenas de televisión y emisoras de radio que desde hace muchos años ofrecen el servicio dominical de la Misa –o algunos medios católicos, a diario– a todos aquellos que no pueden acudir a la iglesia para celebrar su fe.

En estos momentos de preocupación mundial, es justo agradecerles sus esfuerzos en todo tiempo, ya de bonanza, ya de epidemia.

¿Qué dice la Iglesia?

Algunos sacerdotes, con la mejor intención, se han preocupado de grabar –o de que les graben– la celebración de la eucaristía para compartir el vídeo, a posteriori, con todo el mundo. Los documentos de la Iglesia tratan esta praxis:

Ya en 1971 el organismo del Vaticano dedicado a los medios de comunicación social, en su instrucción pastoral Communio et Progressio, señalaba lo siguiente:

Entre las emisiones religiosas más apropiadas y deseables están las de la santa misa y otras ceremonias litúrgicas. Es necesario que se preparen con el mayor cuidado, tanto en el aspecto litúrgico como técnico. Hay que tener en cuenta la diversidad de espectadores y, si la emisión va a tener audiencia en otras naciones, también las costumbres y creencias religiosas de las mismas. La frecuencia y duración de estas emisiones se debe adaptar a los deseos de los espectadores” (n. 115).

¿Para quiénes “sirve” la Misa televisada? Está claro: para todas aquellas personas que, por cualquier circunstancia, no puedan acudir a la celebración con la comunidad.

No “vale” lo mismo una eucaristía en la que se participa que una que simplemente se ve o se oye gracias a las tecnologías de la comunicación. Pero cuando es imposible ir, uno puede unirse espiritualmente a algo que está teniendo lugar.




Te puede interesar:
¿Ver la Misa por televisión cuenta?

Las circunstancias actuales, totalmente extraordinarias, hacen que sea preciso evitar todo contacto con otros para cuidar la salud pública y, en definitiva, el bien de cada persona.

Eso justifica que los obispos –empezando por el de Roma– hayan indicado a los católicos que se unan a las celebraciones a través de los medios de comunicación o Internet.

¿Se puede emitir una Misa grabada?

La utilidad y los criterios a la hora de emitir la Misa están claros. Pero no se dice nada de si deben ser en directo o grabadas.

Se trata de una cuestión ya antigua, dado que en algunos lugares y momentos se ha dado el problema de la imposibilidad o dificultad de emitir la eucaristía en directo, ya sea por razones técnicas o de recursos humanos o económicos (sobre todo si hablamos de medios regionales o locales, más modestos).

Messe à la télévision
Michael BUNEL/CIRIC

Hay casos en los que se ha emitido el domingo por la mañana una Misa que había sido grabada previamente el sábado por la tarde. Se aseguraba, así, que era una celebración del mismo domingo –al ser la Misa vespertina– de forma “verídica”.

Porque cualquier otra práctica no sería aceptable, por supuesto (por ejemplo, grabarla en cualquier otro momento “como si fuera” dominical).

Ahora en muchos países no existe ese problema para la persona que quiera “participar” de la eucaristía: hay múltiples posibilidades, tanto en televisión y radio como en Internet, no sólo para unirse a la Misa del domingo, sino también a la de todos los días. En total y riguroso directo.

MASS
Arzobispado Castrense de España

Los obispos italianos lo dejaron claro en su nota Il giorno del Signore (1984): en estas celebraciones retransmitidas “la palabra de Dios es proclamada y comentada ‘en directo’, y puede suscitar la oración; el enfermo y el anciano pueden unirse espiritualmente a la comunidad que en ese mismo momento celebra el rito eucarístico; la oración universal puede ser compartida” (n. 35). En directo.

Porque así la participación es más real: nos unimos a un altar muy concreto, en el que Jesucristo se está ofreciendo una vez más, como hizo en la cruz, para salvar el mundo.

Aunque esté el sacerdote solo ante un teléfono o un ordenador o una cámara –como sucede estos días en tantas ocasiones–, ahí está el centro del universo. Por eso, dejemos las grabaciones que no aportan nada, pudiendo unirnos en tiempo real.

MASS
Canalorbe21


EASTER VIGIL MASS

Te puede interesar:
¿Qué pasa en la misa?

Para saber más:

Luis Santamaría, “La presencia de la liturgia en los medios de comunicación”, Liturgia y Espiritualidad 47 (2016), pp. 437-444 [Revista del Instituto Superior de Liturgia y al Instituto de Teología Espiritual de Barcelona].

Tags:
coronavirusinternetmisatelevisionvideos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
5
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
PRINCE PHILIP
Cerith Gardiner
11 datos interesantes sobre el difunto príncipe Felipe
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.