Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Duras palabras de una enfermera que combate contra el coronavirus

ALESSIA BONARI
Comparte

Ella es una de los cientos de héroes que luchan en la guerra contra el COVID-19

Hoy vivimos una guerra dónde nos enfrentamos a un enemigo “invisible”, en esta guerra como en todas las guerras, hay cientos de héroes que luchan en silencio hasta el cansancio y lamentablemente en muchos casos, hasta la muerte.

El enemigo es la pandemia del COVID19, los héroes, personas que muchas veces las tuvimos a nuestro lado, médicos, enfermeras, empleados sanitarios y también sacerdotes. Todos ellos trabajan haciendo un gran esfuerzo por salvar vidas y almas hasta desfallecer de cansancio, desde que este infierno comenzó.

Y este infierno finalizará antes si cada uno de nosotros nos empeñamos para ayudar a combatir este “gran monstruo” que es el coronavirus . Por favor, haced todo lo posible para que no se propague más, nos dicen sin parar las autoridades sanitarias. El apelo a la responsabilidad nos la dan ellos mismos, nuestros héroes con sus testimonios.

Un ejemplo es la enfermera italiana llamada Alessia Bonari, que hace unos días publicó una foto suya en Instagram, mostrando las marcas que la mascarilla le había dejado en su rostro después de tantas horas haciendo turnos en la guardia médica.

View this post on Instagram

Sono i un'infermiera e in questo momento mi trovo ad affrontare questa emergenza sanitaria. Ho paura anche io, ma non di andare a fare la spesa, ho paura di andare a lavoro. Ho paura perché la mascherina potrebbe non aderire bene al viso, o potrei essermi toccata accidentalmente con i guanti sporchi, o magari le lenti non mi coprono nel tutto gli occhi e qualcosa potrebbe essere passato. Sono stanca fisicamente perché i dispositivi di protezione fanno male, il camice fa sudare e una volta vestita non posso più andare in bagno o bere per sei ore. Sono stanca psicologicamente, e come me lo sono tutti i miei colleghi che da settimane si trovano nella mia stessa condizione, ma questo non ci impedirà di svolgere il nostro lavoro come abbiamo sempre fatto. Continuerò a curare e prendermi cura dei miei pazienti, perché sono fiera e innamorata del mio lavoro. Quello che chiedo a chiunque stia leggendo questo post è di non vanificare lo sforzo che stiamo facendo, di essere altruisti, di stare in casa e così proteggere chi è più fragile. Noi giovani non siamo immuni al coronavirus, anche noi ci possiamo ammalare, o peggio ancora possiamo far ammalare. Non mi posso permettere il lusso di tornarmene a casa mia in quarantena, devo andare a lavoro e fare la mia parte. Voi fate la vostra, ve lo chiedo per favore.

A post shared by Alessia Bonari (@alessiabonari_) on

En ese post la enfermera dejó un mensaje para concienciar para todos aquellos que no toman la situación con la responsabilidad debida:

“Soy enfermera que en este momento me encuentro enfrentando esta emergencia médica. También yo tengo miedo, pero no por ir hacer las compras, tengo miedo por ir a trabajar. Tengo miedo porque la mascarilla no puede adherirse bien a la cara, o por puede que, accidentalmente, el virus me haya tocado con guantes sucios, o tal vez las lentes no cubran completamente mis ojos y cualquier otra cosa que me pueda haber pasado. Estoy físicamente agotada porque los dispositivos de protección me lastiman, la bata de laboratorio me hace sudar y una vez vestida, ya no puedo ir al baño o beber durante seis horas. Estoy psicológicamente agotada, y al igual que yo, todos mis colegas que han estado en mi misma condición durante semanas, pero esto no nos impedirá de hacer nuestro trabajo como siempre lo hemos hecho. Seguiré cuidando a mis pacientes, porque estoy orgullosa y enamorada de mi trabajo. Lo que le pido a cualquiera que esté leyendo esta publicación, es de no frustrar el esfuerzo que estamos haciendo, ser altruistas, quedarnos en casa para así proteger a los más frágiles. Nosotros los jóvenes no somos inmunes al coronavirus.  Nosotros también nos podemos contagiar o, lo que es peor, podemos contagiar. No puedo permitirme el lujo de estar en mi casa haciendo la cuarentena, tengo que ir a trabajar y hacer mi parte. Haz tú también tu parte. Te lo pido por favor.”

 

Así, como Alessia nos interpela con el testimonio de su incansable trabajo, la muerte de Roberto Stella, una eminencia en Medicina, también lo hace. Este héroe perdió la vida en esta lucha contra este peligroso virus.

Era el presidente de la Asociación Médica de Varese. Estuvo atendiendo los pacientes hasta el final.  El miércoles 11 de marzo, falleció después de haberse contagiado del virus atendiendo a cientos de pacientes en la región más golpeada por el COVID19 en Italia, la Lombardía, que hasta el día de hoy ha dejado 1218 fallecidos y más de 12.000 personas contagiadas.

Son ellos nuestros grandes héroes. Día a día, nos protegen y nos piden sin cesar que tomemos medidas de seguridad por nuestra salud y por la de nuestros seres queridos. Escuchémosles y hagamos caso quedándonos en casa tal y como se nos pide..

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.