Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 13 abril |
San David Uribe
home iconEspiritualidad
line break icon

Vivir con paz en medio del miedo y la incertidumbre

DOCTOR, MASK,

HQuality | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 14/03/20

Quiero que el coronavirus saque lo mejor de mí y no lo peor, ayudaré guardándome o ayudaré sirviendo, ayudaré dando la vida en lo concreto sin miedo a perder mis seguridades

Tengo miedo. Y a veces el miedo me hace ver la realidad peor de lo que es. Surge en el alma el miedo a perder la vida, a enfermar, a que enfermen los que amo, a que me contaminen, a contaminar yo a otros.

El miedo a la cuarentena, a vivir aislado, a la crisis económica, al caos. El miedo a la violencia, a la ira propia y a la de otros. El miedo a que no me respeten, abusen de mí, no me amen, no me cuiden.

El miedo a enfrentar la verdad, el miedo a la vida llena de incertidumbres. ¿Qué va a pasar? ¿Cómo va a seguir la vida? ¿Qué voy a hacer en medio de esta crisis mundial? El miedo despierta en el corazón inquieto. El padre José  Kentenich comenta:

«El instinto primordial de mi alma es el amor. El peso, la fuerza de gravedad de mi alma es el amor. El instinto primordial no es el temor, sino el amor».

El amor dentro de mí es más fuerte que mi miedo. El amor a Dios, a los hombres. El amor de misericordia que se compadece de los más frágiles y sufre con el que sufre.

En medio de mis miedos me piden que sea prudente. Que lo haga por amor. Que me cuide para cuidar a otros. Para proteger a los mayores, a los más quebrantados de nuestra sociedad. Que sea solidario. Se acabó lo individual, importan todos, vamos juntos. La prudencia es necesaria para enfrentar el miedo.

Pero no necesariamente el miedo y la prudencia van de la mano. No siempre está lleno de miedo el prudente. Y no siempre el miedoso es realmente prudente en sus actos.

El miedo se contagia más rápido que cualquier virus y me priva del juicio razonable y justo. Me asusto y asusto a los demás y brota el pánico. Y dejo de hacer cosas por miedo. O hago otras diferentes.

Esa emoción se mete dentro del alma y me lleva a decisiones precipitadas, o mal pensadas. El miedo puede paralizarme. Puede ponerme en el centro. Me quiero cuidar a mí mismo, a mis amigos, a mis parientes. Quiero proteger a los que amo.

Y cierro mis puertas, para no contagiarme. Y eso es bueno, pero quizás más allá, quiero tener un corazón solidario, con entrañas de misericordia, como el de Jesús.

Quiero proteger a otros, a los que tienen menos salud o más años que yo. Cercanos a mí o más alejados, no importa. Le pido a Dios que nos enseñe a cuidarnos unos a otros.

¿Cómo se puede vivir con paz en medio del miedo y la incertidumbre? Para el cristiano es posible. Para el que ha puesto su confianza en Dios. Para el que vive anclado en los brazos de María.

No sólo con rezar se solucionan los problemas. No creo en un Dios milagrero al que le pido y me despeja los caminos, sólo por mi fe. Sí creo en el Dios peregrino que camina a mi lado sosteniendo mis pasos.

Para que viva confiado, para que el miedo no me paralice, para que no minimice los riesgos de mis actos, para que no desconfíe de las medidas preventivas. Para que mire a mi alrededor, más allá de mí, más allá de los míos.

Dios quiere que sea prudente y quiere que viva arraigado en su corazón. No es tan sencillo, sobre todo cuando mi mundo parece tambalearse y las noticias son preocupantes.

Y entonces doy valor a las cosas importantes. Y dejo de preocuparme por lo que no es tan valioso. Cuando la vida está en peligro cobra más fuerza lo esencial. Los vínculos humanos, el amor filial, esponsal, fraterno, de amistad.

Puedo pasar más tiempo con mi familia. El tiempo entra en otra dimensión cuando todo se paraliza. El miedo puede hacerme perder la alegría. ¿En quién he puesto mi confianza?

En estos momentos me doy cuenta de la hondura de mi fe, de la madurez de mi vida cristiana. No tanto para pedir que Dios milagrosamente detenga todo el mal que me amenaza. Sino para que su Espíritu sostenga mi confianza. Y ensanche mi corazón para amar mejor.

¿Por qué tengo miedo? ¿Acaso no le he dicho una y mil veces a Dios que mi vida está en sus manos?

Mi madre me quitaba el miedo cada noche al morir el día, siendo niño. Ahora es mi Madre, es Jesús, es Dios quien me sujeta de la mano cuando mis miedos más oscuros luchan por quitarme la alegría.


SAD-WOMAN-SARROW OF LOVE

Te puede interesar:
¿Y si el coronavirus nos hiciera volver a mirar al cielo?

Vuelvo a mirar al cielo. ¿No estoy hecho acaso para la vida eterna? Esa vida que nada podrá matar. Esa vida que ningún dinero me podrá asegurar.

Creo en ese Dios que me ama con locura y guía mis pasos. No me va a dejar solo nunca. No va a dejar que mi barca se hunda en alta mar. Va a cuidar mis pasos en la tormenta.

Sabe que le he entregado toda mi vida. He puesto en sus manos mis sueños, mis anhelos, mis deseos. Sabe que le he dicho tantas veces que confío en su poder.

Y yo pongo mi confianza en el dinero, en mis seguridades humanas. Puedo pensar sólo en mí olvidándome del resto. Puedo abastecerme de todo, para que nada me falte.

Pero es más bien el momento de pensar en los frágiles, en los vulnerables, en los más necesitados. Es el momento para ser solidario y salir de mí.

Es el momento de ampliar la mirada por encima de mis barreras. Si me protejo no es por mí, es por proteger al más débil.

Quiero ser generoso. No voy solo en el barco de la vida. Camino con otros. Voy con otros. Quiero que esta situación saque lo mejor de mí y no lo peor.

Ayudaré guardándome. O ayudaré sirviendo. Ayudaré dando la vida en lo concreto sin miedo a perder mis seguridades. Cada uno desde el lugar en el que le toca vivir este momento.

Soy hijo de Dios y esa confianza me sostiene en medio de mi camino. Él camina a nuestro lado. No le tengo miedo a la vida, ni a la posibilidad de llegar a perderla.

En mis actos se juega mi humanidad y la madurez de mi fe. En mi forma de enfrentar una crisis con altura, confiado, con paz. Quiero vivir mi miedo anclado en Dios, en el corazón de María.


MOTHER MARY

Te puede interesar:
Si el futuro te da miedo, esta actitud de María trae paz

Tags:
coronavirusfemiedopaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
5
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
PRINCE PHILIP
Cerith Gardiner
11 datos interesantes sobre el difunto príncipe Felipe
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.