Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEspiritualidad
line break icon

Pidió una cruz a Dios por los abusos sexuales del clero y...

Twitter | frjohnhollowell

Jaime Septién - publicado el 13/03/20

Ante una petición sincera, Dios no se queda callado: La asombrosa experiencia del joven sacerdote John Hollowell

Es profundamente católico pedirle a Dios que nos mande una cruz como expiación de los propios pecados. Lo que es más extraño es pedirle una cruz para expiar los pecados de otros. Y más aún, para aliviar el dolor de las víctimas de un pecado de los sacerdotes.

El padre John Hollowell, que ejerce su ministerio en las parroquias de la Anunciación, en Brasil, y la de San Pablo Apóstol, en Greencastle (ambas en el Estado de Indiana, Estados Unidos), sentado en el confesionario un mes del verano de 2018, cuando estalló el escándalo de los abusos sexuales en Pensilvania, lloró por el dolor acumulado durante décadas por las víctimas.

Sabiendo que el llanto (el “don de lágrimas”, como le ha llamado el papa Francisco) ayuda a dolerse de los propios pecados, pero no a sanar la injusticia, le pidió a Dios que “lo dejara llevar una cruz en nombre de las víctimas del abuso sexual del clero”.

No fue un “pensamiento pasajero”

En una entrevista reciente, realizada por Sean Gallagher y presentada por el periódico The Criterion de la arquidiócesis de Indianápolis, el padre Hollowell afirma que, 18 meses más tarde, a principios de febrero de 2020, Dios le concedió la petición de llevar esa cruz: en la Clínica Mayo de Minnesota le diagnosticaron un tumor cerebral.

Según el parte médico de esta famosa clínica, el pronóstico es “prometedor”. Pero su tratamiento incluirá una delicada cirugía cerebral y la posibilidad de que la radiación, la quimioterapia y la terapia post-operatoria produzca efectos negativos en sus habilidades motoras y del habla.

Twitter | frjohnhollowell

Lo de la cruz, dijo el sacerdote a The Criterion, no fue solo “un pensamiento pasajero”, un sentimiento fugaz de dolor o algo similar a lo que produce, en el común de los mortales, un sufrimiento por el mal y la injusticia, sino una petición que “definitivamente se quedó” en la mente del sacerdote.

«Recuerdo haberlo pensado por un tiempo y haberlo rezado, haciendo una declaración al Señor en oración. Sabía, cuando hice la oración en 2018, que bien podría ser respondida de una manera muy seria». Y ante una petición sincera, Dios no se queda callado.

Respuesta del público y de las víctimas

El pasado 13 de febrero, un tuit del padre Hollowell conmovió a sus más de veinte mil seguidores de redes sociales y, vale decir, al mundo entero.

En él, el sacerdote contó el diagnóstico del la Clínica Mayo, el tratamiento y la aceptación “voluntaria” de abrazar esta cruz en nombre del sufrimiento de las víctimas de abuso sexual del clero.

Twitter | frjohnhollowell

La respuesta de dentro y fuera de Estados Unidos fue enorme. Una avalancha de solidaridad y de comprensión inundó su bandeja de entrada del correo electrónico y su muro en redes sociales.

Todos los medios católicos dieron a conocer su decisión y, quizá lo más importante, cientos de víctimas de abuso sexual del clero en el mundo se sintieron arropadas por su testimonio.

El sacerdote estadounidense dijo a The Criterion que “no sabía”, cuando hizo este ofrecimiento, cómo le iba a responder Dios. Tampoco que al anunciarlo con un tuit, se hiciera “tan público”.

Lo único que quería entonces y ahora era y es “demostrar que lo siento” y esperar que su sufrimiento ayude a las víctimas. Ya he escuchado de algunas víctimas que sí les ha ayudado.

Aunque hay una diferencia que el mismo sacerdote anotó en la entrevista: si Dios quiere, él volverá a predicar en diez semanas y su sufrimiento será físico, pero el dolor de las víctimas es de por vida; incluso, señaló a The Criterion, algunas de ellas han llegado a suicidarse.


MARIO HIRIART

Te puede interesar:
Siempre con dolor y siempre sonriendo, ¿cuál era su secreto?

De camino al campo de batalla, con una misión

Cuando el sacerdote regrese a la Clínica Mayo para su cirugía cerebral este viernes 13 de marzo, llevará consigo una lista de todas las víctimas de abuso que se acercaron a él para que pueda permanecer especialmente cerca de ellas en oración y sufrimiento.

«Casi me da un enfoque singular», dijo, finalmente, el padre Hollowell en la entrevista a The Criterion. Y añadió: «Estoy caminando hacia el campo de batalla de una cirugía, la radiación y la quimioterapia. Es una gran gracia de parte de Dios tener esta misión».

NOTA: La entrevista completa se puede leer en inglés en la siguiente dirección:

https://www.archindy.org/criterion/local/2020/02-28/hollowell.html

Tags:
abusos sexualescancersacerdotesacrificio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.