Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEstilo de vida
line break icon

La Cuaresma del Coronavirus

young girl at window

By Bruce Stanfield|Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 12/03/20

Aplicando el espíritu de penitencia tal como recomienda la Iglesia, la experiencia del coronavirus tendrá un sentido renovador en nuestras vidas.

El coronavirus es un suceso inesperado en nuestras vidas. Nadie imaginaba las consecuencias que iba a tener en el desarrollo normal de nuestras actividades, pero es tan real como que en algunos países y áreas ya se viven medidas tan drásticas como el aislamiento, la cuarentena, la limitación de viajes y reuniones o la saturación de hospitales.

Estamos en plena Cuaresma y esto nos puede ayudar a vivir el coronavirus con un sentido cristiano. ¿Por qué no encajar el coronavirus con la Cuaresma entendida como conversión y acercamiento a Dios?

La Cuaresma nos propone un tiempo para vivir el espíritu de penitencia y ahí está el coronavirus poniéndonoslo en bandeja.

EMOTIONAL INTELLIGENCE
Eugenio Marongiu - Shutterstock

Libertad de decidir qué hago ante el coronavirus

El coronavirus es algo que nos viene dado, pero cada uno puede hacer de esta etapa lo que quiera: unos días de queja estéril y mal humor, o un período de crecimiento personal y de acercamiento a Dios.


YOUNG WOMAN, WINDOW,

Te puede interesar:
Coronavirus: ¿Queremos evitar problemas y psicosis? Necesitamos resiliencia

La Iglesia propone tres aspectos para vivir el espíritu de penitencia propio de la Cuaresma: la oración, el ayuno y la limosna.

PRAY
Shutterstock | Dream Perfection

Oración

El coronavirus nos puede ayudar a levantar la mirada al cielo, a recordar que somos vulnerables. Con facilidad olvidamos que estamos en las manos de Dios. Ahora que olemos la posibilidad de caer enfermos o que tememos por la salud de nuestros seres más queridos, sabemos que Dios está siempre con nosotros y cultivamos la esperanza.

La Providencia es eso: el cuidado amoroso que Dios tiene de los seres creados. Aunque nosotros nos hayamos olvidado de él, él sigue rigiendo nuestros destinos. Y espera de nosotros una respuesta amorosa.

¿Hemos incluido a Dios en nuestras conversaciones sobre el coronavirus? ¿O nos hemos olvidado de Él y estos días asistimos estupefactos a la sucesión de las noticias? Es momento de reaccionar, ser proactivos y dibujar el mapa entero de nuestra existencia: en nuestra selfie diaria tiene que aparecer Dios.

Si estás en aislamiento o en cuarentena, o se ha reducido considerablemente tu vida social, ¿por qué no organizar un encuentro personal con Dios en la oración? Queda con Él para hablar de tu vida, de tu situación, de tus preocupaciones. Puedes hacerlo en tu habitación o en cualquier lugar de la casa donde puedas tener un momento de recogimiento. Toma el Evangelio. Reza las oraciones que conoces, lee un libro de espiritualidad.

PRAY
Shutterstock | Halfpoint

Si llevamos un tiempo apartados de Él (incluso siendo católicos), la Cuaresma es momento de conversión, de purificar y de renovar.

Si tenemos dificultad para recibir los sacramentos, vamos a «crecer para adentro» repitiendo la comunión espiritual (en la que decimos a Jesús que deseamos recibirlo) y vamos a hacer actos de contrición.

El coronavirus puede ser, además, una ocasión propicia para rezar en familia, quizá como nunca podemos hacer: el rosario, el Ángelus a la 12 del mediodía… Eso nos mantiene en presencia de Dios.

Ayuno

El coronavirus comporta un cambio de planes. No podemos viajar, se limitan los desplazamientos, se cierran las escuelas y los comercios… Seguro que cada uno de nosotros sabe en qué cosas esto supondrá un sacrificio, una forma de ayuno. Y la nota propia del cristiano es la alegría, incluso en medio del dolor, de la incomodidad y la preocupación.

Vivir estos inconvenientes con sentido cristiano es ver en ellos la posibilidad de ser como Cristo: vivimos este sacrificio unidos a Jesús, que murió en la Cruz por amor.

MUM, KIDS, HOME
Monkey Business Images | Shutterstock
Tal vez tengas que reorganizar tu trabajo en casa. habrá un montón de pequeños sacrificios que ofrecer a Dios en la vida ordinaria.

Este sentido cristiano del sacrificio nos hace comprender que tiene sentido, por ejemplo, no salir de casa si es por evitar el contagio masivo. Es un modo de vivir la solidaridad y de salir del egoísmo: hay que pensar en los demás y en su bien.

Seguramente habrá que reorganizar el plan de vida personal y ajustarlo a lo que más convenga a la familia y a los vecinos. Habrá que obedecer a las autoridades sanitarias y políticas. Obedecer, sí, ¡con lo que nos cuesta a los de mentalidad latina!

Prepárate a vivir el sacrificio en casa. Será en cosas pequeñas pero esenciales para la convivencia: detalles de servicio, adelantarse a los que necesiten los demás, roces de carácter, choques por el nerviosismo de estar en casa y no poder salir, gestión de los niños, problemas laborales, no levantar la voz, paciencia, comprensión…

Limosna

El espíritu de penitencia se manifiesta en darnos y dar de lo nuestro.

Para un cristiano, la preocupación social es una manifestación de sentirnos parte de la familia de Dios: no olvidamos a nadie. Por eso sacrificarnos pensando en la salud de las personas que corren más riesgo es un deber que cumpliremos gustosamente.

Los días de esta Cuaresma del coronavirus puedes proponer un ahorro familiar y darlo a los pobres, a la Iglesia.

SAVINGS
Shutterstock | New Africa
Mayores y pequeños aprendemos a ser más generosos en Cuaresma. Dar de lo material ayuda a salir de nuestro yo.

Cáritas necesitará más que nunca salir en ayuda de personas que van a quedarse sin trabajo a causa del coronavirus (desde trabajadores eventuales de colegios hasta conductores de transporte escolar pasando por dependientes de comercio).

Podéis calcular cuánto ahorras (cuánto quieres ahorrar) y hacer bote: el transporte, la gasolina, las actividades extraescolares…

Los niños y adolescentes pueden ser muy conscientes de que participan en la limosna con sus pequeños ahorrillos.

Recuerda que también por internet puedes dar limosna.


VOLUNTEER

Te puede interesar:
10 hábitos para la Cuaresma que duran toda la vida




Te puede interesar:
La belleza y el beneficio de buscar más silencio en Cuaresma




Te puede interesar:
5 pasos para hacer un retiro tú mismo


QUARANTINE

Te puede interesar:
¿Qué te llevarías a una cuarentena?

Tags:
coronavirusencasa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.