Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Con sus alumnas pintó un mural para la residencia de su padre

MONTSERRAT PELLISE

Montserrat Pellisé

Dolors Massot - publicado el 04/03/20

Montse, profesora de dibujo, quiso que su padre se encontrara bien en la residencia de ancianos. Descubrió que con el arte podía conectar mejor con él y con sus alumnas.

Nunca habría imaginado Montserrat (Montse) Pellisé que con el arte podría conectar tan bien con su padre cuando éste llegara a la vejez.

Santiagotiene 88 años y padece una demencia vascular. Esto comporta algunas limitaciones: la desorientación, la falta de capacidad para decidir qué hacer a continuación, la dificultad para concentrarse…  La situación familiar hizo que su esposa, Elisa, y sus hijos, Montse, Jaume y Laura, decidieran que estaría mejor atendido en una residencia de ancianos.

Montse acude con frecuencia a visitarle. Hablan, le hace compañía, evocan recuerdos familiares… Ella es profesora de Dibujo Artístico en el instituto Màrius Torres de Lleida (España).

ELDER
Montserrat Pellisé
Elisa y Santiago llevan más de 50 años casados. Él vive ahora en la residencia.

Aprendió a dibujar con más de 80 años

«Lo que no podía imaginar es que mi padre aprendería a dibujar con más de 80 años», explica. Le llevaba material: papel, lápices de colores… Y lo que comenzó como un intento, se convirtió en una afición que despertaba en su padre un gran interés: «Todos hemos visto sus ganas de aprender con el dibujo. Le motivaba, le ilusionaba. pintó en acuarela, se atrevió con la figura humana… ¡Llegó a hacer escorzos!».

De todo esto Montse hablaba con sus alumnos en el instituto, también para animar a los adolescentes: «Bromeaba con ellos y cuando algo no les salía bien, les decía: «Si un abuelito puede hacerlo, ¿cómo no lo vas a poder hacer tú?».

«En la ancianidad ha reencontrado esta faceta oculta»

«Hay que tener en cuenta que mi padre ha sido agricultor toda su vida, pero está claro que en la ancianidad ha reencontrado esta faceta oculta. Seguro que a otras personas puede ocurrirles lo mismo», dice Montse.

MONTSERRAT PELLISE
Montserrat Pellisé

Pero Santiago hizo un bajón

Como la demencia va haciendo su curso, explica que «en primavera del año pasado, papá hizo un bajón y dejó de dibujar. Habían sido 3 años de proceso maravilloso, en los que el dibujo y la pintura nos sirvieron como forma de comunicación. Aquello supuso un duelo para mí. Yo le seguía llevando dibujos de mis alumnos y le gustaba».

Pero las cosas no acabaron aquí.

Una idea que cambiaría la situación

Montse se sintió movida a hacer un homenaje a su padre, algo que fuera más allá de cerrar una etapa. Sus padres -él agricultor y ella maestra- se esforzaron por dar a los 3 hijos una educación. Con sacrificio, Montse pudo estudiar Bellas Artes en Barcelona y ha podido levantar una hermosa familia. ¿Por qué no iba ahora a poder agradecer toda esta vida precisamente a través del arte?

Aquí puedes ver las imágenes de este relato, en la galería fotográfica:

Al mismo tiempo, en la Les Garrigues, residencia de ancianos y centro de día de Les Borges Blanques, la fisioterapeuta Teresa Martínez era también la animadora cultural y pensó que, al igual que con Santiago, el arte podía crear un mejor ambiente para todos los abuelitos. Montse le propuso entonces pintar un mural en las paredes del jardín: algo que cambiara el gris por colores más alegres y vistosos.

Propuestas de los alumnos para dar vida a la pared

Y comenzó un proyecto que iba a dar mucho juego. «Primero pensé en algo relacionado con la papiroflexia, pero un día se me ocurrió por qué no proponer a mis alumnos que como proyecto de final de curso crearan un mural para la residencia de ancianos». Los estudiantes se entusiasmaron.

«Con ellos tengo una relación que va más allá de la materia», explica Montse. «El dibujo artístico no solo es académico, hay emociones, sentimientos, y hablamos». Todo eso cristalizó en unas 40 propuestas para un mural que haría la vida más agradable a los ancianos.

Los abuelitos decidieron qué dibujo preferían

Los abuelitos, no solo Santiago, tenían mucho que decir. «Les presentamos todos los bocetos de mural y fueron ellos finalmente quienes decidieron qué dibujo iba a la pared«.

MONTSERRAT PELLISE
Montserrat Pellisé
Los abuelitos escogieron el proyecto y acompañaron en el día a día a las autoras del mural. Ahora lo disfrutan cada día. En la imagen están con Teresa, su fisioterapeuta.

«Lo curioso fue que el equipo directivo había hecho una primera selección y había escogido un dibujo precioso en el que se ve a una pareja de ancianos de espaldas caminando juntos. Los abuelitos, al verlo, dijeron que aquello les entristecía, les hacía inminente la muerte y preferían algo más vivo y alegre. Hicimos una exposición con todos los bocetos durante un mes, votaron los ancianos y sus familiares y finalmente salió ganador el proyecto que ahora puede verse en las paredes del jardín».

El mural es alegre. Sobre un fondo azul celeste, hay una anciana haciendo pompas de jabón y un anciano agricultor a la sombra de un olivo (el árbol típico de la zona). Al fondo se ve su pueblo, con el campanario que sobresale. Son elementos que conectan con los ancianos y están en color».

MONTSERRAT PELLISE
Montserrat Pellisé
Montse (a la izquierda) con una de las alumnas que pintaron el mural.

Los abuelos, entre ellos Santiago, pasan muchas horas en el jardín, sentados o paseando, y el mural se ha convertido en su paisaje de fondo.

Pintando los tres meses de verano

Montse y tres alumnas pintaron el mural: Sonia (la autora del proyecto), Nerea y Sonia, estudiantes de 1º y 2º de Bachillerato, de 16 y 17 años.

Para las estudiantes, supuso un verano especial: «Sonia tuvo que tomar dos autobuses de ida y dos de vuelta cada día para ir de su casa a la residencia. En total, 150 kilómetros diarios«. Otra de las alumnas, «durante las vacaciones trabajaba en un supermercado por la mañana, yo la recogía a las 2 del mediodía e íbamos juntas en coche a la residencia, a 6 km. Así ella podía pintar 3 horas al día».

ELDER
Montserrat Pellisé
Las estudiantes no se echaron atrás a pesar del calor y del tiempo que hubo que dedicar.

Comenzaron el mural en julio y lo acabaron en septiembre. Fueron días de mucho sol, con el calor propio de Lleida, muchos días a más de 30 grados pero entusiasmadas con el trabajo y viendo cómo iban despertando la alegría de los ancianos de la residencia. «Siempre nos acompañaban cuando pintábamos, iban comentando y opinando, y el equipo de la residencia nos ayudó en todo el proceso, con Teresa muy involucrada», recuerda Montse.

Un regalo inesperado

El mural siguió dando sus frutos, más allá de lo previsible. «Los médicos nos habían insinuado que debíamos estar preparados para aceptar el bajón de mi padre, sobre todo porque ya había dado signos de ir perdiendo más facultades. Y en la familia lo íbamos aceptando. Para mí, esa etapa en que ya no dibujaba y ver su deterioro era el duelo más intenso que me ha tocado vivir».

«Pero conforme avanzaba la pintura del mural en la pared, papá se fue activando. Era increíble, iba como despertando de nuevo su curiosidad, su interés… Un buen día se levantó del asiento donde estaba y se nos acercó para ver con detalle lo que hacíamos». Para Montse quedó patente que el arte le devolvía de nuevo a la conexión con su padre y aquel mismo despertar estaba pasando en otros ancianos de la residencia.

Hoy el mural, con su abuelita haciendo pompas de jabón, el abuelito, el olivo y el campanario, siguen acompañando a los ancianos y, cómo no, a Santiago. «Las alumnas están felices con el trabajo que hicieron. Para ellas fue un trabajo especial. Y tanto para mí como para el equipo directivo y el personal de la residencia, será un verano inolvidable«.


JOSE MARIA

Te puede interesar:
«Aquel día rescaté a 23 niños y a 2 adultos en el Mediterráneo»


WILLINGTON ROZO

Te puede interesar:
Este taxista vuelve a trabajar tras el atraco que le dejó en sillas de ruedas


DINO IMPAGLIAZZO

Te puede interesar:
A los 90 años continúa cocinando para los pobres

Tags:
ancianosartecariñodibujopaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.