Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Gloria Gaynor: testimonio de supervivencia y fe

GLORIA GAYNOR
Instagram | @gloriagaynor
Comparte

En su último disco muestra cómo su vida ha cambiado a partir de su encuentro con Jesús

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Gloria Gaynor no necesita presentación. Pero en caso de que algún lector estuviera en la incertidumbre, basta mencionar que es la prodigiosa intérprete de la célebre canción disco I Will Survive (Sobreviviré) escrita por Freddie Perren y Dino Fekaris en 1978, que se convirtió en un verdadero himno del género.

Cuenta además con otros éxitos como su versión de la canción Never Can Say Goodbye o I Am What I Am, con los que se ganó el título de Reina de la música Disco.

Respecto a I Will Survive explicó en varias entrevistas que, en un comienzo, se trataba de una canción que ella cantaba “para los demás”, pero que con el tiempo se fue convirtiendo en un mantra personal que le ayudó a superar situaciones difíciles como la muerte de su madre, la de sus hermanos, su divorcio, sus múltiples cirugías en la espalda (la última de ellas consistió en aplicarle doce barras de metal en la columna)…

Gaynor sabe que los grandes éxitos pueden ser un arma de doble filo. Capaces de catapultar al artista hacia la fama, pueden también encasillarlo y obligarlo a repetirse a través de un repertorio que impide renovarse.

Ella misma lo padeció con su afamado hit y en algún momento se sintió molesta porque la gente parecía creer que no puede cantar otra cosa que Sobreviviré. Pero aprendió a aceptarlo y a aceptarse, y a amigarse con el mensaje que parecía estar “destinada” a ofrecer. No obstante, siguió grabando discos y canciones nuevas de modo casi ininterrumpido.

Al día de hoy cuenta con veintidós álbumes de estudio, sin contar compilaciones ni sencillos. El último de estos álbumes es del 2019 y se titula Testimony, con el cual, después de muchos años volvió a ganar un Grammy, esta vez en el rubro “mejor álbum góspel de raíces”.

En este disco, como el título anuncia, Gaynor nos brinda su testimonio de fe cristiana y cómo su vida ha cambiado a partir de su encuentro con Jesús. Si bien había sido educada en un ambiente cristiano gracias a su madre –en quien Gloria encontraba su “roca” y su “fundamento”–  cuando ella falleció (Gloria tenía veinticinco años), sus convicciones se debilitaron, en parte por influencia del ambiente del negocio musical del que empezaba a formar parte. La cantante admitió haberse sentido “perdida” en el sentido moral y existencial durante esos años.

Su conversión data de 1982, con una experiencia muy puntual. Según recuerda, se encontraba bebiendo con unos amigos. “Creo que algo malo iba a pasar, porque sentí cómo el Espíritu Santo me tomó de la blusa y me dijo que era tiempo de cambiar.”

Varias décadas después de aquel episodio “quería compartir el amor y el conocimiento de Cristo a través de mi música. Sentí que era mi llamada hacerlo…”, declaró a The Associated Press en enero de este año. En otras entrevistas recientes, al referirse a su reciente álbum, explicaba: “durante cuarenta años le he estado diciendo a la gente que sobreviviré, creo que ahora es tiempo de decirles cómo:”

Lo que Gaynor quiere contarnos es su historia personal (es coautora de las canciones del disco) a través de este testimonio de la bondad, del amor, de la misericordia y la gracia de Dios, con el cual pretende mostrarnos que todo eso “está a disposición para cada uno de nosotros”.

El álbum cuenta con diez canciones en las que la impronta soul – góspel está permanentemente presente, con una producción musical “clásica” en algunos casos y más contemporánea en otros. Cada canción apunta a revitalizar el coraje y la esperanza –mensajes frecuentes en la obra histórica de Gaynor– pero fundamentados en la fe en un Dios que nos sostiene y mueve con su amor, un Dios que no nos abandona (He Won´t Let Go), que nos ayuda a levantarnos tras las caídas (Back On Top), a reencontrar la luz (Joy Comes In The Morning), a perseverar en la confianza (Only You Can Do), a retornar a la alegría y la libertad perdidas (Singing Over Me) y renacer a diario (Day One). Cuenta además con una versión libre y personalizada del famoso himno Amazing Grace, que es la pieza favorita de la cantante.


En definitiva, el nuevo álbum de la “Reina del Disco” –cuya escucha recomendamos, especialmente para los simpatizantes de la música soul– se resume en la letra de una de las movilizadoras canciones que incluye: Talking ´bout Jesus.

“Estoy oyendo hablar sobre las cosas de siempre… dinero, estatus, poder y fama. Pero yo estoy aquí para hablarte de ese nombre. Si no lo has oído aún, entonces tu mundo entero está por cambiar…”

“Conozco a alguien que ha venido a salvar tu vida, y sin su mano guiándote en cada paso del camino, no podrás sobrevivir…”


“Estoy hablando de amor, libertad, de aquel con quien puedes contar cuando lo necesites. Hablo de misericordia, gracia y perdón… Estoy hablando de Jesús.”

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.