Aleteia

Waves: Amar al prójimo para que el odio cese

WAVES
A24
Comparte

Un filme sobre la familia, los errores y el perdón

En el último tercio de esta película, Ronald, el padre de familia, le dice a su hija, devorada por la culpa debido a algo que ocurrió hacia la mitad del filme y que no podemos desvelar: ¿Recuerdas el versículo favorito del abuelo? Decía: «El odio suscita rencillas… pero el amor… el amor perdona todas las faltas… Y yo te amo muchísimo».

Ronald suele llevar a su familia a la iglesia, donde al principio del largometraje escuchamos a un reverendo hablar sobre el amor y el odio (palabras, ambas, de cuatro letras, como les recuerda a los feligreses), y su mensaje es clave en el desarrollo de la trama y en la actitud de los personajes; entre otras cosas, ese hombre sostiene que El amor también olvida el error. Si nos dedicamos a amar al prójimo, el odio cesará.

Waves, que significa «Olas», y que ha sido ridículamente titulada aquí Un momento en el tiempo, es una espléndida película a la que en España no se le ha prestado toda la atención que merecía, aunque en su país de origen, Estados Unidos, cosechó un buen número de premios y de nominaciones y fue rodada en tres formatos de pantalla diferentes, que van cambiando a medida que varían las circunstancias de los personajes principales.

El director y guionista, Trey Edward Shults, nos presenta a una familia de color y de clase alta formada por el padre (Sterling K. Brown), un viudo que volvió a casarse, la madrastra (Renée Elise Goldsberry) y los dos hijos (Kelvin Harrison Jr. y Taylor Russell), ambos en la adolescencia y ambos figuras centrales de las dos partes en las que podríamos dividir el filme.

En la primera parte asistimos a los amores del varón, Tyler, con su novia Alexis (Alexa Demie), blanca y con raíces mexicanas. Tyler trata de destacar en la lucha libre y se ve sometido a los asedios de su padre para que sea el mejor, entrene más y sea el número uno en todos los campos.

Pero Tyler arrastra una lesión en el hombro (que teme confesar a sus padres) y deja embarazada a su novia, lo que supondrá el meollo de sus problemas y su mala gestión para afrontarlos y le empujará a cometer errores graves.

En la segunda, tras una especie de paréntesis o vínculo que conecta las dos historias, es la hija, Emily, quien se enamora de un blanco, Luke (Lucas Hedges), un muchacho cuyo padre está enfermo de cáncer.

Es en esta segunda mitad del filme cuando Emily habla con Ronald, su padre, y éste le dice que se guíe por el amor y por el perdón (como indicábamos en las primeras líneas de este texto), porque aferrarse al odio destruye a una persona. Emily tratará de arreglar lo que se ha roto, ya sea respecto a su familia o respecto a la de Luke. Es como si los más jóvenes trataran de aprender de sus mayores para reparar los daños.

Waves es una película que concede mucha importancia a las texturas, a los colores, a la música, a las sensaciones, a toda esa gama sensorial en la que Terrence Malick es el gran experto.

Dichas sensaciones son las que tratan de transmitirnos la variada gama de pasiones que rodean a los protagonistas: desde el amor hasta el perdón pasando por la culpa, la enfermedad, la presión paterna, el sufrimiento materno o la desorientación propia de los adolescentes en proceso de aprendizaje y error hasta llegar a la maduración.

Si hubiera que reprocharle algo, sería el exceso de tono dramático en un par de ocasiones. Por lo demás, denle una oportunidad.    

Ficha Técnica

Título original: Waves


País: Estados Unidos


Director: Trey Edward Shults


Guión: Trey Edward Shults


Música: Trent Reznor & Atticus Ross


Género: Drama / Romance


Duración: 135 min.


Reparto: Taylor Russell, Kelvin Harrison Jr., Sterling K. Brown, Alexa Demie, Clifton Collins Jr., Lucas Hedges, David Garelik, Elisa Lau, Neal Huff, Harmony Korine

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.