Aleteia

El «Jardín Místico» de Venecia se basa en las visiones de una santa católica

SAINT TERESA OF AVILA
Comparte

Los frailes carmelitas en Venecia han creado un jardín que muestra el viaje de las almas católicas descritas por la mística española Santa Teresa de Ávila en 1588.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Santa Teresa de Ávila es una de las mujeres santas más importantes del catolicismo. Nacida en el seno de una familia noble española, la hermana carmelita fundó el monasterio de San José en Ávila, España, y compiló una serie de textos que se ha convertido en un elemento esencial de la literatura católica. Su obra más trascendental, completada en 1588, se titula Castillo Interior (o Las moradas) y ofrece una perspectiva imaginativa sobre cómo llevar una vida plena en comunión con Dios. Santa Teresa de Jesús, como se la conoce también, imaginó nuestra alma como un diamante con forma de castillo y que contiene siete casas, mansiones o moradas, cada una representando un paso en el viaje hacia la unión total con Dios.

Un jardín monacal basado en la visión de una santa

Hoy en día, se puede visitar un lugar que, de hecho, ha convertido en realidad la alegoría literaria de santa Teresa. La Orden de los Frailes Carmelitas en Venecia, Italia, ha creado un “Jardín Místico” con siete lechos de flores, cada uno en representación de una de las moradas del Castillo Interior de santa Teresa.

La Orden Carmelita se fundó en el 1200 cerca del monte Carmelo en Palestina. Los primeros frailes carmelitas escaparon de Tierra Santa después de la invasión sarracena en el siglo XIII y se establecieron en el continente europeo. Desde su llegada a Venecia en el siglo XVII, mantuvieron un huerto cerca de la iglesia de Santa María de Nazaret. Allí cultivaban verduras y hierbas medicinales que usaban para elaborar su famoso remedio herbal llamado ‘melisa’. En 2014, ese huerto centenario fue reestructurado para replicar las siete “moradas” que santa Teresa utilizó para aludir a las siete fases necesarias para integrarse en un viaje espiritual hacia la total comunión con Dios.

Las siete moradas del Castillo Interior de santa Teresa

La primera “morada” del libro de santa Teresa está dedicada al “propio conocimiento” y la humildad, que pueden lograrse a través de la oración y la meditación. Los frailes carmelitas de Venecia representaron esta “morada” con un sencillo y humilde césped.

La segunda “morada” del alma está dedicada a la purificación que puede alcanzarse con la oración, conversaciones con personas buenas, sermones y buenos libros. En el Jardín Místico de Venecia, esto se representa con hierbas medicinales, que representan la purificación del cuerpo para alcanzar la comunión con Dios.

El tercer lecho de flores en los jardines alberga un huerto vegetal y simboliza el desarrollo de la capacidad para practicar la caridad, evitar el pecado y ser cuidadoso con el habla propia, capacidad que se concede a quienes se adentran en la tercera morada del Castillo Interior.

La cuarta morada señala un cambio de las etapas activas de oración, fomentadas en las primeras tres mansiones, a las etapas místicas de oración donde los creyentes pueden experimentar la presencia sobrenatural de Dios. Este cambio se simboliza con un viñedo con 17 hileras de vides. La forma en que la vid puede transformarse en vino es un hecho reminiscente del poder sobrenatural de la cuarta morada.

El quinto lecho de flores está dedicado a las “flores perdidas” y “antiguas”, una referencia a los “tesoros ocultos” que santa Teresa describió en la quinta morada del Castillo Interior, tesoros que pueden alcanzarse por contemplación pasiva. La mística española especificó que la mayoría de sus compañeras hermanas carmelitas podían alcanzar esta quinta etapa.

La sexta morada es, según santa Teresa, la etapa en que los creyentes transitan de las fases iluminativas a las fases unitivas, las de la comunión con Dios. Aquí, los creyentes pueden experimentar episodios místicos, como visiones y voces, típicos de grandes místicos como el Padre Pío y santo Tomás de Aquino. En el Jardín Místico, esta etapa se representa con olivos, que pueden vivir en condiciones muy duras durante siglos en comunión con su ambiente más amplio.

La séptima y última morada es donde el alma entra finalmente en matrimonio con Dios. Las tres Divinas Santas Personas de la Trinidad aparecen y hablan al alma. Santa Teresa alcanzó este estado durante su vida y relata con detalle una aparición de Jesús delante de ella. Esta fase viene simbolizada por un bosque, donde los grandes árboles simbolizan la esencia de Dios.

El Jardín Místico de los carmelitas en Venecia está justo detrás de la estación principal de trenes, en Cannaregio 54/A. Abren todos los días de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.