Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Artur Schopenhauer: el pesimista más famoso entre los filósofos

ARTHUR SCHOPENHAUER
Comparte

Ambicioso, antipático y tan popular hoy en día, Schopenhauer se ha convertido en un icono del pesimismo filosófico. ¿Por qué?

El dolor y el sufrimiento son los componentes principales de la existencia humana

Desde una perspectiva puramente humana, no es sorprendente que Schopenhauer haya llegado a tales conclusiones. Este filósofo nacido en Gdansk fue completamente ignorado durante la mayor parte de su vida. Específicamente trató de lanzar el guante al famoso profesor Georg Hegel y organizaba clases en Berlín exactamente a la misma hora. Perdió con creces: mientras el aula de Hegel siempre estaba a rebosar, a la de Schopenhauer acudían apenas tres estudiantes.

Sin embargo, esto no significa que el pensador alemán con su pesimismo solo quisiera demostrar las frustraciones de su vida. Desarrolló todo el sistema filosófico.

En su filosofía se refirió a Immanuel Kant, quien separó los fenómenos (es decir, lo que percibimos en el mundo) y el noúmeno (es decir, cómo se ve el mundo objetivamente).

Kant pensaba que estábamos mirando el mundo a través de unas peculiares “gafas con cristales de color rosa” que no podíamos quitarnos. Schopenhauer estaría de acuerdo con esto, pero parcialmente.

Existe, además del mundo exterior, el mundo de nuestras experiencias internas, que, después de todo, podemos conocer directamente. Lo que se nos da en la experiencia de la introspección son deseos, aspiraciones, en una palabra, voluntad. El mundo natural también puede describirse mediante algún tipo de referencia análoga a la voluntad; después de todo, ¡hay una fuerza detrás de cada fenómeno físico!

Fue la reducción del mundo entero a la “voluntad” como su principio metafísico lo que causó una actitud negativa hacia él.

La “voluntad” es una fuerza impersonal, ciega, lujuria sin sentido. La voluntad es objetivamente como una unidad, y el hecho de que observemos sus diversas manifestaciones es solo su manifestación subjetiva. Debido a esto, el mundo es absurdo y está lleno de sufrimiento constante.

“Nuestras” aspiraciones individuales son solo superficialmente “nuestras”, de hecho, son solo una manifestación de una voluntad general mucho mayor.

Podemos tener éxito por casualidad, pero en principio no es nuestra felicidad lo que importa aquí, sino el camino ciego de la voluntad. En última instancia, nuestros planes e intenciones no tienen sentido: todos moriremos porque solo somos unos seres accidentales. Y nada puede cambiarlo.

Contrariamente a los mitos que habían ido creciendo, no persuadió a Alemania para que se suicidara. Paradójicamente, sería solo otra manifestación de la voluntad, una ilusoria “búsqueda del fin de las aspiraciones”.

Aunque después de chocar con tal filosofía es difícil encontrar soluciones positivas, Schopenhauer presentó dos. La primera es la empatía. Para cuando nos preocupamos por el sufrimiento de los demás, enviamos el nuestro a un segundo plano, o incluso lo suspendemos. El otro es el arte. Según el filósofo, la experiencia estética contradice de alguna manera la voluntad. La voluntad es la búsqueda de algo, la admiración por la belleza es un deleite desinteresado. Por lo tanto, cuánta más contemplación estética en nuestras vidas, menos sufrimiento.

Sin embargo, no sé si Schopenhauer se tomaba en serio estos consejos a nivel personal. Durante muchos años tuvo que pagar una pensión a una anciana, a quien empujó escaleras abajo. Buscaba la felicidad con mayor frecuencia en locales de alegría terrenal, y sólo no se podía negar la empatía que sentía por los animales: estaba muy conectado con su caniche, y él mismo se opuso, entre otros, a la vivisección en animales.

Sin embargo, no hay duda de que Schopenhauer jugó un papel importante en la filosofía, no tanto por sus propios logros, sino por la influencia que tuvo en Friedrich Nietzsche, y a través de él en todo el pensamiento del siglo XX. Y también por … el papel en la cultura popular, porque por su icónico pesimismo, sigue siendo el personaje por el que muchas personas comienzan su aventura con la filosofía.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.