Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La canción que alivió el dolor de Jim Caviezel durante la ardua filmación de “La Pasión”

Comparte

Cuando las dificultades eran abrumadoras, la canción “Above All” de Michael W. Smith fue una fuente de consuelo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En 2018, Jim Caviezel fue el orador invitado en una ceremonia de la Universidad Liberty, en Virginia, Estados Unidos, donde habló ante miles de estudiantes sobre su fe y su profesión.

Aunque su presencia se debía oficialmente a la promoción de su película Pablo, el Apóstol de Cristo, su discurso tocó, como era natural, su interpretación de Jesús en La Pasión de Cristo de Mel Gibson, una experiencia que influyó para siempre en la fe católica del actor.

Caviezel recordó la atroz experiencia en que se convirtió su papel de Jesús, ya que sufrió varias lesiones durante el proceso de rodaje. Entre las lesiones estuvieron un hombro dislocado tras ceder ante el peso de la cruz, un horrible episodio de hipotermia que desembocó en que el aclamado actor necesitara una cirugía a corazón abierto, e incluso recibió el impacto de un rayo.

El actor señaló que algunas de las escenas más arduas de grabar fueron las que estuvo subido en la cruz. La fuerza del viento agitaba su lesión en el hombro y Caviezel sobrellevó aquellos momentos con gran sufrimiento.

Fue entonces cuando un hombre llamado Ken le puso unos auriculares a Caviezel para darle el placer de escuchar “Above All”, de Michael W. Smith. En palabras de Caviezel:

“La escuchaba una y otra vez y otra. Mi corazón empezó a arder. Me refiero a que ardía en su interior. Empezaba a derramar lágrimas y en ese punto todo el día había desaparecido en 10 minutos. Me ponía en un lugar que me sacaba de mi dolor. Me sacaba de sentir pena de mí mismo y me llevaba al paraíso”, afirmó Caviezel, tras lo cual añadió que la canción le hizo percatarse de que “incluso con todo este sufrimiento, el mal no tiene ningún poder sobre nosotros”.

La canción es una hermosa obra de alabanza escrita en el estilo de un himno. El acompañamiento es suave y reconfortante y la letra habla de la bondad de la obra de Dios y cómo el Señor supremo reina sobre los poderes terrenales. El estribillo refleja el gran sacrificio que Jesús hizo por toda la humanidad en el momento de la Crucifixión.

A continuación puedes ver el vídeo completo sobre la ceremonia celebrada en la Universidad Liberty.

La conversación continuó hablando sobre Pablo, el apóstol de Cristo, pero Caviezel no perdió la ocasión para dedicar unas palabras de aliento a los miles de estudiantes presentes:

“Distanciaos de esta generación corrupta. Sed santos. No fuisteis hechos para encajar. Nacisteis para sobresalir”.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.