Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Coronavirus: Un luminoso mensaje desde Italia

KIDS, PROTECTIVE, MASKS
Sharomka | Shutterstock
Comparte

Cuando más de 50.000 italianos están en cuarentena en el norte del país con más de 200 casos de coronavirus detectados, el sacerdote de una pequeña aldea italiana se ha dirigido a sus feligreses con un mensaje grabado en Youtube para llevar un mensaje de paz y esperanza

Mientras se propaga el coronavirus Covid-19, el mensaje del párroco de Castiglione d’Adda (Lombardía), de 4.500 habitantes, ha destacado en las últimas horas, en medio de los anuncios de prevención o contención.

Es de este pequeño pueblo de donde parece que proviene el “paciente 0”, de 38 años. Y así, es a esta ciudad a donde los focos de los medios se vuelven.

Google StreetView

Don Gabriele Bernardelli deseaba enviar un mensaje lleno de esperanza y fe a sus feligreses.

No me da vergüenza decirte que ayer, ante del tabernáculo y la estatua de la Santísima Virgen, yo también lloré. Y te pido que levantes conmigo al Señor el clamor de nuestra oración. Orar ya es esperar“, explicó antes de anunciar lo que iba a hacer después de “la santa misa”.

Cuando escuches las campanas sonando para la misa, únete al sacerdote que ofrecerá el sacrificio del Señor por todos. Mañana por la mañana (domingo 23 de febrero), después de la misa que celebraré a las 11 de la mañana, saldré solo a la explanada del cementerio parroquial para bendecir a toda la parroquia y al pueblo con el Santísimo Sacramento. Estamos unidos en la oración. Su párroco, don Gabriele“.

Un acto de bendición de la ciudad con el Santísimo Sacramento que recuerda la tradición de Lyon cada 8 de septiembre, o la del capellán de los bomberos de París durante el incendio de Notre-Dame.

 

A mis fieles en la prueba:

Queridos hermanos y hermanas, ninguno de nosotros hubiera pensado llegar a la situación en la que nos encontramos. Nuestra alma está aturdida, la urgencia parecía muy lejana. Pero está aquí, con nosotros. Incluso este hecho nos lleva a considerar cuánto en el mundo somos ahora una gran familia. Ahora debemos seguir las indicaciones que las autoridades han establecido, incluido el cese de la celebración de la Santa Misa. Es fácil, en esta situación, abandonarse espiritualmente, volverse apático hacia la oración, considerada inútil.

Más bien, los invito, queridos hermanos y hermanas, a intensificar la oración, que siempre abre situaciones a Dios. Nos damos cuenta, en coyunturas como la del presente, de nuestra impotencia, entonces lloremos a Dios nuestra sorpresa, nuestro sufrimiento, nuestro miedo. Ayer pensé en el pasaje que leeremos el Miércoles de Ceniza, tomado del profeta Joel (2,17), donde se dice: “Entre el portal y el altar, los sacerdotes, siervos del Señor, llorarán y dirán: Ten piedad, Señor, de tu pueblo”.

No me da vergüenza decirte que ayer, frente al tabernáculo y la estatua de la Santísima Virgen, yo también lloré. Y te pido que levantes conmigo al Señor el clamor de nuestra oración. Orar ya es esperar. Les recuerdo a todos en la Eucaristía diaria y conmigo Don Manuel, Don Gino y Don Abele.

Cuando escuches las campanas de la misa, únete al sacerdote que ofrecerá el sacrificio del Señor para todos. Mañana por la mañana, después de la misa que celebraré a las 11 de la mañana, saldré a la explanada y bendeciré a toda la parroquia y al pueblo con el Santísimo Sacramento. Sobre todo, recordemos a aquellos que han sido infectados con el virus y sus familias, para que no se desanimen, y también a todo el personal médico que trabaja duro para lidiar con el contagio.

Mantengámonos unidos en la oración. Su párroco, don Gabriele.


Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.