Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

#Coronavirus: Las medidas preventivas del Vaticano

CORONAVIRUS
Shutterstock | Eugenio Marongiu
Comparte

7 personas han muerto en Italia. El Vaticano y la Iglesia italiana toman medidas suspendiendo misas y evitando concentrar multitudes en recintos cerrados 

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, informó sobre la decisión de posponer algunos eventos organizados en lugares cerrados con una importante presencia de público en el Vaticano. 

El papa Francisco, por su parte, no aplazará la multitudinaria audiencia general del miércoles 26 de febrero y tampoco la misa de miércoles de cenizas en la Iglesia romana de Santa Sabina. Esta mañana ha celebrado la misa en casa Santa Marta y en la homilía ha invitado a ser ‘servidores’. 

Probablemente, el Papa evitará por bien de los fieles el beso del anillo del Pescador y otras manifestaciones de afecto muy cercanas. Así, lo hizo una vez en Loreto, cuando evitaba poner la mano para que los fieles se la besaran, algo que le valió criticas, pero que explicó fue un gesto de protección hacia las personas.

El Obispo de Roma este miércoles encabezará la procesión desde la iglesia de San Anselmo hasta la iglesia de Santa Sabina, donde presidirá la misa con el rito de la bendición y la imposición de las cenizas, informó el Vicariato. 

El día después del miércoles de ceniza, jueves 27 de febrero, Francisco estará en la Basílica de San Juan de Letrán para participar en la tradicional liturgia penitencial del comienzo de la Cuaresma reservada al clero de la diócesis de Roma.

Guarnición médica para turistas que visitan el Vaticano 

Con las nuevas medidas adoptadas por el Vaticano, los fieles podrán asistir a la catequesis del miércoles en Plaza de San Pedro, en cambio del Aula Pablo VI, por ser un lugar cubierto. 

Al mismo tiempo que los eventos multitudinarios dentro del Vaticano han sido aplazados hasta nueva orden, se ha adoptado otra medida de carácter médico, en primer lugar la de una guarnición con “una enfermera y un médico de guardia para la asistencia inmediata en las clínicas de la Dirección de Salud e Higiene en el caso existan pacientes con síntomas atribuibles al coronavirus”. 

Además, se han instalado “dispensadores con desinfectantes de manos” en las oficinas  permitidas para el acceso a la Ciudad del Vaticano, informó el portavoz vaticano. 

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que se alcanzó el punto máximo de contagio en China, 77.300 personas, mientras tanto el número de muertes ha superado las 2.600.  

El director General de OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó se necesita contener el virus y evitar el riesgo de “una posible pandemia” a nivel mundial. 

7 personas ancianas con patologías y complicaciones de salud precedentes han muerto por el virus en Italia. Se trata de una gripe para la cual no existe aún una vacuna.

Sin embargo, la mortalidad está por debajo del 2 o 3% de los afectados. Las regiones de Veneto y de Lombardia son las más afectadas y cuentan hasta ahora con alrededor de 276 pacientes. Una turista lombarda ha dado positivo al corona virus en la isla italiana de Sicilia, en la ciudad de Palermo. 

En las regiones italianas afectadas y limítrofes crece el pánico. Supermercados y farmacias se encuentran vacíos en el norte del país. La gente corre en masa a abastecerse para enfrentar una posible cuarentena. No obstante, los médicos italianos consultados confirman que se trata de un tipo de gripe, que golpea especialmente personas con defensas bajas.

La hostia de consagrar en las manos y no en la boca

Así, la Iglesia italiana ha manifestado su cercanía dirigida a los ancianos y a las personas solas e invita a mantener la esperanza y la cordura. Las medidas de protección son altas. Por ejemplo, en las diócesis de Pavía, Módena y Venecia, las misas han sido suspendidas hasta inicios de marzo. Los funerales se realizarán, pero solo con una bendición al difunto. Los fieles han sido invitados a escuchar la misa por radio o por televisión. 

Y cuando hay misa, para evitar el contagio debido a la exposición a saliva y fluidos, algunos obispos italianos han establecido que la hostia de consagrar se entregue en las manos y el fiel la lleve directamente a la boca de frente al altar y celebrante.

En Milán, la diócesis ha establecido que las iglesias permanezcan abiertas; que en los oratorios no haya reuniones, iniciativas, encuentros, anulando, en todo caso, eventos previamente fijados; que se puedan celebrar funerales y bodas, pero sólo con la presencia de parientes cercanos.  

Asimismo, la Cáritas ha adoptado medidas para proteger a voluntarios, trabajadores y personas asistidas. Por ejemplo, en los comedores se intenta proporcionar la comida caliente, con bandejas, evitando concentrar a la gente en una sola habitación. Los refugios nocturnos de la ciudad siguen abiertos para los pobres. Pero, se evita concentrar personas innecesariamente en espacios cerrados. 

Sin alarmismo, autoridades confirman medidas 

De acuerdo con las disposiciones del Gobierno italiano, el personal sanitario del Vaticano, dijo Bruni, pondrá en marcha en caso de positividad al Coronavirus – por el momento no hay algun caso detectado – “los procedimientos previstos en los acuerdos con el Ministerio de Salud italiano”. 

“La Dirección de Salud e Higiene del Estado de la Ciudad del Vaticano -aseguró el portavoz de la Santa Sede- está en constante contacto con la Región del Lazio y con el Grupo de Trabajo del Ministerio de Salud y seguirá y difundirá las recomendaciones que se le hagan”.

En un comunicado la Conferencia Episcopal de Italia escribió que colaborará plenamente con las Autoridades competentes del Estado y de las Regiones para contener el riesgo epidémico. 

Al mismo tiempo, como Iglesia, los obispos italianos renovaron su plegaria diaria por la situación actual, como se hizo en Bari, en la celebración eucarística presidida por el Papa Francisco al término del encuentro mediterráneo: oración de cercanía a los afectados por el virus y a sus familias.

Entretanto, se confía a la oración por los médicos y las enfermeros de los centros sanitarios, llamados a afrontar esta fase de emergencia; oración por los responsables de la adopción de medidas cautelares y restrictivas. 

Los obispos italianos han manifestado su compromiso para reducir la incertidumbre y el miedo, que empujarían a cerrazones estériles: “es el momento de encontrar razones de realismo, confianza y esperanza, que nos permitan enfrentar juntos esta difícil situación”. 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.