Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Conoces los peligros reales de un niño con un teléfono móvil?

Comparte

Los expertos dicen que cuanto más tarde les damos celulares a nuestros hijos mejor

¿Cuál es la edad correcta para darle un celular a nuestro hijo? Recientemente Unicef en colaboración con Google realizó un estudio sobre la edad en que los jóvenes comienzan a utilizarlos. Argentina es en Latinoamérica el país en donde los padres dan más temprano a sus hijos un celular. El promedio argentino: a los 9 años.

Darle a un niño un celular y a qué edad es una decisión de los padres. Los expertos coinciden en que cuanto más tarde sea mejor. Exponerlos a su uso requiere de un cierto grado de responsabilidad que deben ser capaces de asumir.

Sin embargo, la sociedad muchas veces presiona para que comiencen a ser consumidores antes de que estén listos. Incluso compañeros de colegio o los mismos profesores muchas veces lo exigen de algún modo y los chicos pueden pasar un mal rato o sentirse excluidos.

Más allá de que también los padres puedan sentir presiones al no querer que sus hijos sean rechazados o se atrasen en el avance de las nuevas tecnologías, según el estudio los principales motivos por los que los padres suelen dar un celular parecen ser positivos. Lo consideran una herramienta de entretenimiento, seguridad y organización para coordinar las actividades del día.

Lo cierto es que existen una serie de riesgos vinculados a su uso, entre los que se consideran los virtuales los más preocupantes y no por eso menos importantes, como el acceso a un contenido inapropiado, la violencia en las redes, la pérdida de privacidad y el desarrollo de un comportamiento adictivo.

DZIECI, INTERNET
Syda Productions | Shutterstock

Desarrollo e incorporación de habilidades

Muchas veces se recurre al teléfono móvil para que no molesten, estén tranquilos, no se aburran o no interrumpan las tareas que están haciendo los padres. El smartphone se convierte en un modo de calmar, esperar o distraer, pero con esto se pierde la oportunidad de aprender a esperar o a imaginar desde el aburrimiento para aumentar su creatividad.

Los niños pueden experimentar un trastorno en el desarrollo del lenguaje e incluso un sobrepeso por su uso desmedido afectando su salud. También los puede inhibir de experiencias sanas que son las esperadas cuando los niños juegan al desarrollar y consolidar ciertas habilidades que serán importantes para la vida.

La estimulación continua que produce la pantalla hace que se activen los centros de gratificación inmediatos en el cerebro. Esto los aleja de la posibilidad de desarrollar habilidades como la tolerancia o el manejo de la frustración.

SELFIE
Shutterstock | antoniodiaz

Rutinas saludables

Los teléfonos celulares pueden ser una distracción seria durante el día escolar, impedir la concentración en las responsabilidades que los niños tienen en el hogar o sus tareas escolares y respeto de horarios de estudio.

Si no se utiliza bien podría ser un problema a la hora de acostarse e incluso interrumpir el sueño por la noche. Los celulares y las pantallas en general suelen actuar como estimulantes afectando el periodo natural del sueño y retrasando el reloj biológico.

SMARTPHONES
Dmytro Zinkevych - Shutterstock

Relaciones sociales

Las redes sociales y otras aplicaciones pueden convertirse en centros para la agresión digital o el ciberacoso. Muchas veces este tipo de sentimientos se comunican de manera anónima. También pueden provocar cierta presión al querer estar a la altura de la percepción que nuestro hijo tiene de las vidas de otros perfiles en las redes.

El tiempo destinado al celular nos quita tiempo para otras cosas como mantener relaciones personales y esto puede interferir con las relaciones familiares o de amistad. En este sentido la edad de un niño es importante, pero también lo es el nivel de madurez que tiene para asumir las responsabilidades que conlleva mantener los vínculos con los demás.

En una entrevista con The Mirror, Bill Gates dijo que no permitió que ninguno de sus hijos obtuviera su propio teléfono hasta cumplir 14 años, cuando ya estaban en la secundaria y podían demostrar que podían ejercer moderación en su uso y comprender el valor de la comunicación cara a cara.

Antes de darle un celular a tu hijo

  • Identifica los factores presentes en la decisión y compara los pros y contras en el contexto de las necesidades de tu propia familia. ¿Tu hijo “necesita” estar en contacto por razones de seguridad o sociales?¿Necesita realmente un celular?
  • Sé consciente dónde te metes desde una perspectiva funcional y también social. ¿Se permite usar celulares donde va tu hijo? ¿Cómo lo usaría?
  • Enséñale a tu hijo sobre la seguridad en internet y la ciudadanía digital. Su uso requiere ser responsable. ¿Puedes confiar que no enviará mensajes de texto durante la clase, no molestará a los demás con sus conversaciones y usará las funciones de texto, foto y video sin avergonzar ni acosar a otros?
  • Reflexiona primero sobre cómo tu te vinculas con estos dispositivos antes de enseñarle cómo utilizarlos, porque ellos imitarán tu comportamiento. ¿Controlas tus tiempos de exposición? ¿Cómo supervisarás su uso?
  • Establece límites claros, dalos a conocer y aplícalos. ¿Crees que tu hijo puede aceptar límites para minutos hablados y aplicaciones descargadas?
  • Decide de antemano cuáles serán las consecuencias por el incumplimiento de tus reglas. ¿Qué consecuencias impondrás cuando se rompan las reglas? ¿Estás dispuesto a quitarle el celular si la situación lo requiere?
  • Discute qué tipo de fotos se pueden tomar y compartir y qué hacer si tu hijo ve un comportamiento de intimidación en línea o que no es apropiado.
  • Infórmate sobre aplicaciones para padres. ¿Qué se usa? ¿Por qué son útiles?
  • Dale a tu hijo un teléfono celular cuando el motivo sea lo suficientemente convincente como para superar el beneficio de esperar aún más.
Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.