Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Y si resolviéramos los problemas como los niños?

WOW FACE
Andreas Weiss|Shutterstock
Comparte

A veces los mayores razonamos con prejuicios y etiquetas que nos impiden avanzar. ¿No sería mejor descomplicarse?

“Madurar hacia la infancia”. Es lo que propone un profesor, Juan Jesús Pleguezuelos, después de comprobar que los alumnos más pequeños son capaces de enfocar las grandes cuestiones con respuestas que los adultos nunca nos atreveríamos a dar.

Pleguezuelos es profesor de Historia y se ha hecho famoso en España gracias a sus intervenciones en la radio, donde explica en todo muy divulgativo y ameno los grandes episodios de la Historia Universal.

El defecto de los adultos

Este maestro acaba de publicar el libro “Como una historia” y en boca de su protagonista pone sus propios pensamientos. “Los adultos están contaminados, llenos de prejuicios“. ¿Será eso lo que nos impide avanzar?

Imagina cómo se aplica esto en una familia. Imagina una discusión fuerte entre papá y mamá porque no se ponen de acuerdo en qué harán el fin de semana. Llega su pequeño, los ha escuchado y pregunta: “¿pero vosotros os queréis o no?”. Caso cerrado. El niño ha sabido ir a lo esencial y eso cambia la actitud de la pareja y suaviza la conversación.

En las relaciones que establecemos en la vida cotidiana (en el trabajo, en casa o en la calle) es posible que los adultos nos compliquemos, nos enredemos, y en vez de dar pasos para llegar a la solución de un problema, nos encallemos. Cada uno en su posición o con una actitud de escucha muy pobre.

Una actitud del corazón

Hacerse como niños es una recomendación que Jesús da en el Evangelio y que hace referencia a una actitud del corazón.

Los psicólogos aconsejan esta actitud porque favorece valores y hábitos positivos: la sencillez, la humildad, el perdón…

HAPPY
Shutterstock | Rawpixel.com
Actuar con la sencillez de los niños descomplica muchos conflictos que generamos los adultos.

¿Hay niños en tu casa? ¿Te has detenido a observar cómo resuelven algunas situaciones? Yendo a lo esencial.

Misión: cambiar el mundo a mejor

El profesor Pleguezuelos confiesa -a través del protagonista de su libro- que como docente “guarda la misión secreta de cambiar el mundo a través de sus clases”. El objetivo puede aplicarse a los padres y madres. En su caso, quiere “construir una educación mejor”.

Como ejemplo de esta flexibilidad para llegar a buen puerto, el profesor habla de la facilidad con que los niños resuelven la multiculturalidad, en contraposición a los problemas de convivencia en el mundo de los adultos: “Esa gente tendría que entrar en una clase de niños de distintos orígenes y ver lo poco que les importa que su compañero de clase tenga un apellido extranjero, su procedencia, la religión o el color de piel“.

TEENAGE GIRLS
Shutterstock
Los niños nos dan ejemplo de convivencia por encima de etiquetas.

Y sigue: “Los niños pueden llegar a ser muy crueles, pero si se caen bien, solo se preocupan por jugar y ser felices“.

Modelos de conducta positivos

Para llevar a cabo este cometido, una de sus “tácticas” consiste en presentar a los alumnos modelos de conducta positivos. Rescata personajes de la Historia que sirven de ejemplo o antiejemplo, para que reflexionen. “De manera inevitable nos acabamos convirtiendo en aquello que admiramos“, escribe. Y añade: “Aquellas personas que tenemos en mente acaban dejando huella en nuestro comportamiento”.

PARENTING
Shutterstock | Liderin
Los padres aprenden de los niños y ellos ven el modelo de conducta hecho realidad en los padres.

Una enseñanza de ida y vuelta

Puesto que el primer modelo que perciben los niños es el de los padres, se produce una curiosa “educación” en las dos direcciones: de padres a hijos y de hijos a padres. Aprender de tus hijos la sencillez para enfrentar los asuntos que les presente la vida, hará que los pequeños comprueben en ti que ese camino es también el mejor que podrán tomar cuando sean adultos.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.