Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

Pareja: ¿Sexo como premio o castigo?

COUPLE

Shutterstock | fotobyjuliet

Cecilia Zinicola - publicado el 21/02/20

En el amor verdadero el sexo es un acto de donación sin condiciones

¿Sexo como recompensa y castigo? ¿Puede ser una herramienta para obtener lo que uno quiere de otro? ¿Puede utilizarse como una forma de condena por un enojo? ¿Es algo que tiene que ganarse? Aparentemente esto ocurre más de lo que pensamos.

El sexo está diseñado para que nos conectemos en un nivel íntimo con otra persona. Y el mejor sexo es el que está lleno de las mejores intenciones. Cuando uno pone al otro primero, quiere estar presente con todo lo que es y vivir ese momento íntimo con el fin de amarle.

Sin embargo, el sexo podría utilizarse para el mal cuando se convierte en un acto para manipular donde no hay sinceridad y se esconden otras intenciones de fondo. Vivido así acaba convirtiéndose en un arma para castigar ante una diferencia, o bien, como una recompensa de acuerdo a lo bien o mal que el otro se haya comportado con nosotros.

Muchas veces es la ira y otras veces es un sentido de control y poder sobre la otra persona. En uno u otro caso, el objetivo es obtener algo a cambio y al final es una forma de abuso no sólo perjudicial para la relación, sino también para la otra persona provocando un daño más profundo y deteriorando la forma en que mostramos y recibimos el amor en el matrimonio.

Hace menos agradable la experiencia

La persona a la que hemos elegido amar no podemos tratarla como un perro que recibe recompensas si hace algo que le pedimos. El sexo no será mejor si hay algún abuso. Las relaciones saludables y de mayor placer son las que se viven cuando uno ama a la persona con la que está comunicando con su cuerpo lo que tiene en su corazón y es fiel a ello.

¿Quién quiere tener un sexo malo en el matrimonio?¿Quién quiere sentirse forzado o hacerlo porque se lo debe?

Si hay algo en cuestión, es mejor tratarlo por lo que es. Puede haber desacuerdos, pero no por eso se termina el amor en la intimidad. Lo mismo sucede cuando uno hace algo por el otro como una tarea o un favor. No por ello tiene que responder sexualmente.

Destruye la autoestima

Las emociones están involucradas en las relaciones. El sexo es más que pasar un momento divertido. Se trata de respetarse y valorarse mutuamente. Cuando esto se corrompe por utilizar el sexo para nuestros propios fines, la autoestima del otro fácilmente queda dañada.

La otra persona siente que está siendo castigada, que tienes un tipo de interés o actúas por conveniencia. Esto puede hacer que la persona se sienta inferior o incluso usada como ocurre en una relación abusiva.

El sexo es central en el matrimonio. Si este se vive de modo perverso, tendrá influencia también en otros aspectos de la relación y en cómo nos tratamos.

Genera resentimientos

Cuando el sexo es una forma de obtener lo que queremos como por ejemplo la atención, el compromiso o ciertos favores; los fines se centran en las ganancias y en una manipulación personal que pronto comenzará a gestar resentimientos en la pareja, ya que el único medio de conseguir algo es a través de las relaciones sexuales.

Incluso cuando las intenciones sean más auténticas, un comportamiento malo y contrario al amor hecho hábito, deja consecuencias negativas en esa relación. Al final te sentirás exhausto física y emocionalmente, y hasta enfadado con más quejas y menos posibilidades de disfrute. Con el tiempo el sexo dejará de ser algo atractivo.

Tags:
amoramor de parejamatrimoniosexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.