Aleteia

Fin de semana sangriento para los cristianos de Burkina Faso

Burkina Faso Displaced
Comparte

Al menos 24 personas murieron el domingo 16 de febrero en un ataque yihadista contra una iglesia protestante en una aldea en el norte de Burkina Faso

Ha sido un fin de semana sangriento en Burkina Faso. Una iglesia protestante en el pueblo de Pansi, en el norte de Burkina Faso, fue atacada por yihadistas el domingo 16 de febrero. «El informe provisional muestra a 24 personas asesinadas, incluido el pastor de una iglesia protestante», dijo el coronel Salfo Kaboré, gobernador de la región del Sahel.

Dieciocho personas también resultaron heridas y varias otras fueron secuestradas. Según los informes iniciales, «un grupo terrorista armado» irrumpió en la aldea y «atacó a las poblaciones pacíficas de la localidad después de haberlos identificado claramente y separarlos de los no residentes».

El ataque ocurrió en la misma provincia donde un pastor y cuatro de sus familiares, su hijo, sus sobrinos y un diácono fueron secuestrados el 11 de febrero antes de ser asesinados unos días después.

“El diácono Lankoandé Babilibilé fue el primero en recibir un disparo. Hombres armados no identificados lo ejecutaron la noche del 10 al 11 de febrero y luego robaron su automóvil «, dijo la ONG cristiana Open Doors.

“Su vehículo fue utilizado para secuestrar al pastor Omar Tindano, así como a dos de sus hijas, su hijo y dos sobrinos. Las dos chicas fueron liberadas ilesas el 13 de febrero. Pero desafortunadamente, por la noche, supimos que Omar había sido ejecutado con su hijo y sus dos sobrinos».

750 muertos desde 2015, y 600.000 desplazados

«Los ataques yihadistas contra iglesias y cristianos comenzaron en 2015, pero se han acelerado desde 2018 con la declaración del estado de emergencia en el norte y este del país», dijo Amélie de la Hougue, responsable de Información para Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en Francia.

«Estos ataques pueden ser muy selectivos, como fue el caso este fin de semana, y atacar directamente a los cristianos, pero también pueden atacar cualquier cosa que represente al Estado: escuelas, maestros, etc. Los ataques contra los cristianos se intensifican, pero esto también se mezcla con crímenes comunes, saqueos … «.

Se han formado grupos autónomos en el norte del país, en la provincia de Soum. Ahora llegan al este, a lo largo de la frontera con Níger. Desde 2015, estos ataques han dejado alrededor de 750 muertos y 600.000 desplazados.

«Burkina Faso se convertirá gradualmente en un centro yihadista a medida que el país se convierta cada vez más en un área de ilegalidad, es decir que el Estado ya no puede imponer ley nacional”, confió a Aleteia en mayo de 2019 Marc Fontrier, africanista y profesor del Instituto Católico de París.

«En los tiempos en que vivimos, con tal proliferación de movimientos islamistas fundamentalistas, el cristiano inevitablemente se convierte, por capilaridad, en el enemigo ideal».

«Los grupos terroristas desean claramente islamizar el país», continúa Amélie de la Hougue. «Pero también hay dentro de estos grupos personas que viven en una gran pobreza, que han sido completamente abandonadas por el Estado y que responderán al llamado de los yihadistas de saquear y matar porque se les pagará por eso».

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.