Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Prueba este pequeño ejercicio de memoria para poder perdonar

REMEMBERING
Photographee.eu | Shutterstock
Comparte

¿A quién he hecho daño en el último tiempo? ¿Quién tiene algo contra mí?

El amor tiene mucho que ver con el perdón. ¡Cuánto duele vivir con rencor y con deseos de venganza! El corazón se llena de rabia.

No perdono. No logro pasar página. Vuelven continuamente a mi corazón los mismos sentimientos de odio, de rabia, de venganza.

¿Es posible el perdón cuando la ofensa ha sido muy grande? ¿Es posible perdonar y no volver a sentir la misma rabia?

MAN LOOKING
Pexels

Sí, es posible. Pero es una obra de Dios que actúa sobre el paso previo que tengo que dar.

Miro mi corazón que sangra por la herida y me pregunto: ¿Quiero vivir siempre con rencor? Y si perdono, ¿significará que no le doy importancia a lo que hicieron conmigo?

Te puede interesar:
¿Perdonar implica olvidar?

No. El perdón me sana a mí mucho más que a quien lo recibe. No importa si el otro sabe o no. No necesito contárselo a nadie. Pero sí necesito perdonar.

Me levanto y le digo a Jesús que sí, que quiero perdonar al que me ha hecho daño. A mi hermano que, queriendo o sin querer, hirió mi alma.

Lo perdono por lo que hizo ese día, por lo que dijo, por lo que pensó, por lo que me demostró con sus omisiones, con sus ausencias.

El perdón es una purificación del alma. Necesito perdonar. ¿Podré hacerlo? ¿Será Jesús capaz de perdonar en mi interior?

No es tan sencillo. Mi corazón se rebela y no acepta esa supuesta sumisión del perdón. ¿No quedará su daño impune? ¿Y si lo vuelve a hacer con otro?

Mejor que sufra lo mismo que yo. Que sufra más porque es culpable.

El perdón parece un indulto. Y eso no lo quiero. Deseo que pague todo el mal que me ha hecho. ¿Cómo puedo perdonar cuando la rabia me consume?

No lo sé, pero sé que sin perdón no puedo empezar de nuevo a caminar. Sin el perdón no me siento en paz ante el altar mientras recibo a Jesús en mi alma. Sin perdón no puedo caminar tranquilo por los bosques, por los mares.

Es como un veneno que me quita la alegría y la paz. Vivo lleno de rencor cada vez que vuelvo a recordar. Quisiera cambiar mi historia. Ese día de mi pasado. El día de la ofensa, el del abuso, el de la palabra hiriente.

Quiero borrarlo de un plumazo y olvidar. Pero no puedo. Me pesa mi pasado como una losa y no avanzo.

VIOLENCE
271 EAK MOTO - Shutterstock

Un cambio, una confianza

Hoy me levanto de nuevo y comienzo el camino del perdón. Miro a lo más alto y recuerdo las palabras de Dom J.B. Chauchard:

“Fíjense la meta más alta. Háganlo sin vacilaciones, y se asombrarán de los resultados”.

Le pido a Jesús que me ayude porque sólo Él puede hacer posible lo imposible y hacer accesibles metas tan lejanas.

Al mismo tiempo miro a mi alrededor. Otros tienen quejas contra mí. No me perdonan porque he hecho daño incluso sin saberlo.

Actué movido por mi orgullo, por mi vanidad. Desprecié al débil, ofendí al que no sabía, ignoré al que buscaba mi cariño.

Tal vez incluso no me sienta culpable. O no sepa bien de qué se me acusa. No importa. El daño subjetivo que he causado es verdadero.

Miro en mi corazón que es torpe y no lo hace todo bien. He causado daño. Hay víctimas que han sufrido mi desprecio, mi desinterés, mi abuso de poder, mi ofensa involuntaria.

Miro a mi alrededor en mi familia, mi cónyuge, mis hijos, mis amigos, mis empleados, mis jefes. Miro a todos los que han caminado conmigo.

Miro las ofensas que he causado. Tengo que aprender a pedir perdón. Es tan sano… Decía el papa Francisco en Amoris Laetitia:

“Es importante orientar al niño con firmeza a que pida perdón y repare el daño realizado a los demás”.

Quiero aprender a reconocer mi culpa. Nunca la culpa es sólo de los otros. Yo tengo mi responsabilidad. Pedir perdón y perdonar son pasos fundamentales en el amor.

Y aquí una gran clave que ayuda a perdonar, y que tiene que ver con la memoria. Me es más fácil perdonar al que me ofende cuando recuerdo las ofensas que otros me han perdonado. En amistades de mi vida, en mi familia.

Leía el otro día:

“Hay un tipo de amistad así. Que comparte miradas y proyectos. Que perdona, porque se sabe perdonada por el que es mayor”.

El amor verdadero, ese amor con el que sueño es misericordioso y perdona. Y a la vez pide perdón porque reconoce con humildad que no lo hace todo bien.

Leyram Odacrem - CC

Fallo en las formas y peco por omisión. Son mis pecados más numerosos. La culpa por lo que no he hecho bien me invade y me hace daño. Pedir perdón me hace tomar conciencia de que soy pequeño y frágil.

¿A quién he hecho daño en el último tiempo? ¿Quién tiene algo contra mí? Miro mi vida con honestidad y veo las cosas que no están bien.

Quiero reconocer mi culpa y pedir perdón. Pero no de pasada, sino en serio, desde dentro, con una humildad verdadera.

Quiero estar en paz cuando vaya al encuentro con Jesús. En paz cuando me encuentre ante el altar. En paz con mis amigos, con mis hijos, con mis padres, con mi cónyuge, con mis hermanos, con los que dependen de mí.

En paz con todos. Reconciliado, perdonado.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.