Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La herencia del Padre Pío en Argentina

Comparte

Mucho más que buscar milagros: acercarnos a los santos para imitarlos, nos lo enseña la devoción al Padre Pío

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Los santos nos inspiran a seguir sus caminos, y aunque algunos interpreten que la difusión de su devoción tiene que ver con su capacidad de hacer milagros, es el efecto en el corazón de cada uno de aquellos que se encomiendan a ellos lo que los hace populares.

Signo de esa popularidad de los santos son las imágenes y las reliquias, si las hubiese, en los distintos santuarios y parroquias, incluso sin salir de los límites de una misma ciudad.

Preparando una reciente nota sobre las reliquias de los santos en Buenos Aires, nos encontramos con que en numerosos puntos de esta capital argentina hay reliquias expuestas del Santo Padre Pío.

Sólo en esta ciudad, los fieles pueden rezar ante reliquias del Santo de Pietrelcina en los santuarios de la Virgen del Rosario en Pompeya y la Virgen que Desata los Nudos, en las basílicas Nuestra Señora de La Piedad y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, y en la Parroquia Santa Teresita de Parque Chas. En otros templos, como la catedral de Buenos Aires, aunque no hay reliquias expuestas, se las venera periódicamente.

La extensión de la devoción al Padre Pío en la Argentina se debe en gran medida a los grupos de oración del Santo de Pietrelcina que funcionan en el país. Son 126 los grupos de oración del Santo Padre Pío en el país.

Los Grupos de Oración del Santo Padre Pío nacieron formalmente en 1942 en respuesta al llamado del Papa Pío XII a rezar por la paz, aunque desde antes el Padre Pío impulsaba fuertemente la oración comunitaria tanto por las intenciones personales como por las de la Iglesia, el Papa, los obispos, el alivio del sufrimiento y las almas del purgatorio.

Santo de las conversiones

“Amar a Dios, hacer el bien, trabajar por la salvación de las almas resume lo que nos motiva”, nos cuenta Marcela Teresa, animadora de los Grupos de Oración de Padre Pío en este país.

“El entonces cardenal Jorge Bergoglio, ahora nuestro papa Francisco, ha apoyado y alentado nuestro apostolado y lo sigue haciendo. En nuestro último retiro anual, el pasado mes de noviembre, recibimos una carta que nos emocionó y conmovió mucho”, cuenta.

“Quienes abrazamos este apostolado palpitamos el acompañamiento de San Pío verdaderamente. Aclaremos que no nos focalizamos en ‘el santo de los milagros’ sino en el santo de las conversiones. Padre Pío ha tocado nuestros corazones y nos ha ayudado a transformarnos. Espera que nosotros colaboremos en la salvación de las almas que parecen haberse olvidado de Dios”, expresa Teresa.

Pese a las limitaciones de haber nacido en una familia campesina, de sufrir una vida plagada de dolor físico, además de humillaciones y persecuciones, nada impidió al Padre Pío “cumplir su misión y servir a Dios dejándolo todo”. “Pues nosotros, seguimos sus pasos”, aclara.

padrepiodapietrelcina.com

Además de la actividad concreta de oración, nos explica que los integrantes de los grupos trabajan en diversas iniciativas de caridad, como voluntariado hospitalario, visita a enfermos, elaboración de rosarios para cárceles, confección de ajuares de nacimiento para niños de bajos recursos, colaboración con acciones específicas en hogares de niños y de ancianos, ayuda escolar, catequesis especiales en colegios, y colaboración en Caritas, entre otros.

También comparten y brindan un espacio de formación para devotos e interesados en participar en el que aprenden de la vida y enseñanzas de los santos, leen y meditan documentos de la Iglesia, reflexionan sobre algunos puntos del Catecismo, y así.

Respecto a su organización, los grupos dependen de la Santa Sede y localmente cuentan con un sacerdote asesor espiritual nacional designado por la Conferencia Episcopal Argentina –“estamos muy agradecidos con el apoyo de la Iglesia local”, expresa una animadora nacional laica.

Además, un centro internacional concentra los datos actualizados de los grupos en todo el mundo. “Es cierto que dada la falta de materiales traducidos, localmente hacemos traducciones que compartimos con otros países de habla española. Pero todos sabemos que Padre Pío nos hace laboriosos: a su lado todo requiere empeño”, acota Teresa.

Uno de los momentos más emblemáticos del caminar de los grupos de oración del Padre Pío en la Argentina fue en abril de 2018, cuando tuvieron la visita de la reliquia insigne del corazón de San Pío.

“Fue algo conmovedor. Visitó la Basílica de Luján, la Catedral Primada, el Santuario capuchino de Pompeya, la Iglesia de la Piedad, la capilla del Hospital Garrahan donde los recibieron con amor y apertura, la Catedral de La Plata…”.

Los que quieran conocer dónde acercarse a un grupo de oración del Padre Pío, para encontrar, como sintetiza Teresa, “un espacio de paz y sencillez franciscana capuchina”, o que quieran simplemente enviar pedidos de oraciones, pueden hacerlo a santopadrepio23@yahoo.com.ar.

La propuesta de los Grupos de Oración confirma que la presencia de los santos en la vida de comunidades a través de devociones o incluso relicarios no responde sólo a favores que los santos hacen por nosotros, sino ante todo a un camino de vida al que nos invitan para amar más a Dios y a nuestros hermanos. Cuando nos encontramos con un santo, como hicieron los Magos de Oriente con Jesús en Belén, volvemos por otro camino.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.