Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEstilo de vida
line break icon

Soy un adicto al sexo

Orfa Astorga - publicado el 11/02/20

No puedo controlar mis impulsos sexuales y busco el placer intenso

En nuestra consulta atendemos con frecuencia severas disfunciones de personalidad. Los afectados pueden salir de ellas a través de un proceso que llega a ser doloroso y paulatino, en el que le van ganando “tierra al mar”.

Una de estas disfunciones en algunos varones es la compulsión de la búsqueda del placer sexual intenso, que contiene todos los ingredientes de la adicción, y que quienes la padecen, suelen pasar muchos años de sufrimiento, atrapados en la angustia reprimida de un drama humano silencioso, antes de recibir ayuda, si es que la buscan.

Escapadas nocturnas, consumo de pornografía, trato con prostitutas, asiduidad a sitios de diversiones obscenas en búsqueda de aventuras sexuales, depresiones, cinismo y dureza de corazón.

Los estímulos eróticos tomaron el control de su sexualidad para ponerla en un primer plano de sus intereses. Estas personas ponen en riesgo su estabilidad emocional, sus relaciones familiares y sociales, sus trabajo y sus  medios económicos… Un impulso imposible de frenar les pone en la cuerda floja.

Es dura la expresión, pero necesariamente gráfica, decir que llegan a convertirse en ruinas: física, mental y moralmente.

Física y mental. Porque por la eyaculación, los hombres liberan sustancias químicas cerebrales como la norepinefrina, serotonina, oxitocina, vasopresina, óxido nítrico y la hormona prolactina. Estas substancias son necesarias para muchas funciones corporales y cuyo déficit por el abuso del sexo es muy perjudicial para la salud.

Moralmente. Porque se les escucha decir: “Quiero, pero no puedo” pero más bien se encuentran en el derrotismo de un “querer sin querer”. Están enquistados en el yo diezmado y sin esperanzas por una soledad en la que, paradójicamente, la persona puede tener familia, amigos, compañeros de trabajo.

Se trata entonces de una enfermedad del cuerpo y del alma.

Por ello, es necesario hacerles comprender, que las enfermedades del alma donde se encuentran comprometidas la inteligencia y la voluntad, se encuentran ligadas a una identidad que Dios nos dio y siempre respeta, por lo que no las cura sin nuestra cooperación.

¿Qué hacer?

  • Admitir primero este grave problema y tener la voluntad de superarlo
  • Asimilar la información orientada a encauzar la conducta (desviada hasta ahora)
  • Sanar, con humildad y grandes esfuerzos, hasta recobrar la salud psíquica.

Es un arduo camino de superación. Se logra a través de la terapia en la que se identifican comportamientos o pensamientos poco saludables, para luego reemplazarlos por actitudes positivas que hagan el contrapeso psicológico necesario. Esto ayudará a adquirir la fortaleza indispensable para luchar a diario.

También, la humildad permite desarrollar estrategias para que no resulte tan sencillo ser arrastrados por la tentación.

  • Como el caso de alguien que, viajando por cuestiones profesionales, siempre llega a un mismo hotel, en el que procuraba ser conocido por los empleados, a los que les habla de su familia y les muestra nuevas fotografías en cada ocasión.
  • Otro, que en su teléfono traía la imagen de su esposa y se comunicaba con ella varias veces durante el día.
  • Alguien que, conociéndose, se abstenía de tomar alcohol o encender el televisor al encontrarse solo.
  • Y quien se propuso un plan de vida con apoyo espiritual.

Y más…

Para estas personas, la conquista de su auto dominio se funda en ir renovando propósitos prácticos de lucha, siempre interiorizados en sus nuevos valores.

Se trata pues de una lucha diaria por querer, saber y poder. Se actúa conforme a la verdad de que el cuerpo y el alma no son dos realidades separadas sino que forman una unidad.

Es cierto que vivimos en una sociedad hipersexualizada, que propone explícitamente el sexo hasta la extenuación, mientras evita hablar de compromiso, de relación emocional y de una sexualidad integrada. Esta sociedad conduce necesariamente al abismo de la soledad, del vacío emocional y de las enfermedades mentales.

La solución pasa por poner toda nuestra naturaleza, nuestra inteligencia y voluntad al servicio del buen amor.

Consúltanos en: consultorio@aleteia.org

Tags:
adiccionpornografiasexo en la redsexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.