Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Este jesuita alemán del siglo XVII fue el último hombre en saberlo “todo”

Athanasius Kircher
Comparte

Siglos antes de Internet, este sacerdote era el principal repositorio de información del mundo

En la era actual, el conocimiento se ha vuelto tan especializado que incluso una persona brillante puede pasar décadas en la búsqueda de adquirir experiencia en un tema en particular. Siglos atrás, sin embargo, se sabía mucho menos sobre matemáticas, medicina, química y, básicamente, cualquier otro campo de estudio.

Por lo tanto, era posible que un intelecto extraordinario conociera la mayor parte de la información académica existente: Atanasio Kircher, un jesuita de colosal erudición, podría “reclamar legítimamente tener todo el conocimiento del mundo”.

Hijo de un profesor de teología, nació en Alemania central el 2 de mayo de 1601 (algunas fuentes dicen que 1602). Irónicamente, Kircher, que procedería a acumular tanto conocimiento, nunca estuvo completamente seguro de haber nacido en 1601 o 1602.

Comenzó la educación jesuita alrededor de los 10 años, y los ideales jesuitas “pronto se hicieron suyos”, tanto en términos de erudición como de fe. De hecho, en el transcurso de sus ocho décadas, Kircher no parece haber cuestionado ni una sola vez la doctrina católica.

Entró en la orden de los jesuitas como novicio en su adolescencia. En su edad adulta temprana, enseñó matemáticas y lenguas antiguas en las escuelas jesuitas. Al ser ordenado sacerdote en 1628, se unió a la facultad de la Universidad de Würzburg, donde nuevamente enseñó matemáticas y lenguas antiguas, además de ética.

Kircher había querido ir a China como misionero, pero no recibió la aprobación de sus superiores. Para complicar aún más las cosas, el caos provocado por la Guerra de los Treinta Años le obligó a buscar refugio en las ciudades francesas de Aviñón y Lyon.

En 1634, se mudó a Roma, donde pasaría la mayor parte de sus años restantes. Dictó conferencias sobre matemáticas, física y lenguas orientales en el Colegio Romano (ahora la Pontificia Universidad Gregoriana) durante seis años, antes de que se le otorgara un permiso de sus deberes de enseñanza para poder dedicar más tiempo a sus propias investigaciones.

Ahora en una posición ideal para continuar su investigación, Kircher procedió a hacer contribuciones a campos tan variados como la musicología, los estudios bíblicos, la geología, el orientalismo y la bacteriología, entre otros. También practicante de la disciplina ahora conocida como lingüística, investigó la relación entre idiomas como el árabe, francés, griego, hebreo, latín, persa y portugués. Incluso se comprometió a crear un lenguaje universal.

También estuvo involucrado con la innovación tecnológica. De hecho, algunos inventos se le han atribuido incorrectamente, aunque el hecho mismo de que se le atribuyan habla de su reconocimiento.

Activo como experimentador, utilizó un microscopio para analizar la sangre de las víctimas de la peste y formó algunas ideas bastante perspicaces, si no del todo precisas, sobre las causas de la peste. En otro experimento, probó la posibilidad de usar extracto de luciérnaga para iluminar casas.

Kircher podría llevar su curiosidad a extremos. Por ejemplo, no mucho después de la erupción del Vesubio de 1631, subió al famoso volcán y, con el cuerpo atado a una cuerda, descendió al cráter. Luego usó un pantómetro para medir con precisión las dimensiones internas del volcán. Hacia el final de su vida, los resultados de sus investigaciones geológicas se publicaron en un trabajo de dos volúmenes llamado Mundus Subterraneus.

En total, fue autor de 44 libros (todos aparentemente escritos en latín), muchos de los cuales fueron vistos como lectura obligatoria por las principales mentes de su época. Aunque era un erudito omnisciente, Kircher no era infalible: cometió algunos errores importantes con su intento de descifrar los jeroglíficos egipcios. Y a veces también se equivocaba con otros temas.

A pesar de ello, fue “el primer erudito con una reputación mundial”, según la biógrafa Paula Findlen.

Kircher murió en Roma el 27 de noviembre de 1680, a los 79 años. Y a pesar de haber sido tan famoso en vida, su nombre cayó en el olvido en  los años posteriores a su muerte. Sin embargo, las últimas décadas lo han visto recibir una atención renovada, como lo demuestra el lanzamiento en 2004 de un libro de 464 páginas titulado Athanasius Kircher: The Last Man Who Knew Everything.

Siglos antes de internet, este jesuita era el principal repositorio de información del mundo. Pero en estos días, con los innumerables terabytes de información accesibles desde un motor de búsqueda, uno necesitaría numerosas vidas solo para ver todo ese material, y mucho menos absorberlo. Está claro que en el futuro no habrá otro Atanasio Kircher.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.