Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La odisea de una bebé: Raptada, devuelta “sanita” y un pedido de perdón

BABY
Kenkuza - Shutterstock
Comparte

Sucedió en un hospital de El Alto (Bolivia), pero la dureza del relato tuvo un final feliz

¿Exceso de confianza? ¿Descuido? Lo que le sucedió a una madre boliviana mientras acudía a un control pediátrico en un hospital de la ciudad de El Alto, uno de los sitios más pobres de Bolivia, deja varias lecciones. Una de ellas la importancia de la precaución a la hora de dejar a los hijos al cuidado de desconocidos, así sea por breves segundos.

Pero más allá del trasfondo del relato que vivirás a continuación, la historia de esta pequeña bebé puede ser considerada una auténtica odisea, pues con tan solo un mes de nacida ha sido raptada, pero devuelta sana y salva con un mensaje especial.

Efectivamente, tal cual reproducen medios locales como El Mundo, la madre de la bebé había entablado conversación con una mujer mientras estaba en el hospital. De un momento al otro le pidió si podía quedarse con la bebé para poder ir al baño.

El desenlace ya puede anticiparse: Al regreso esta madre no encontró ni a su bebé ni a la raptora. El calvario había comenzado. Fueron cuatro días de angustia, investigaciones y contacto con autoridades para dar con la responsable del secuestro.

A través de los medios de comunicación el tema comenzó a circular con fuerza y hasta se logró hacer un identikit de la mujer que se llevó a la bebé.

Finalmente, en la madrugada del martes 4 de febrero la historia daría un nuevo giro, pues la bebé apareció abandonada en la puerta de una licorería. La encargada del local al sentir un timbre, salir y encontrarse con aquella situación no hizo otra cosa más que empezar a movilizarse para devolverla a su familia, algo que se logró.

Y el día más esperado llegó. La madre logró volver a ver a su hija sana y salva, tal cual se desprende de diversos testimonios y evaluaciones que se le hicieron de manera inmediata:

Aquí un breve testimonio reproducido en redes por Radio Líder 97:

 

 

Pedido de perdón

Sin embargo, más allá del final feliz hubo otro hecho que llamó bastante la atención y que tiene que ver con una nota de puño y letra. Precisamente, junto a la bebé apareció una nota de arrepentimiento elaborada por la mismísima raptora y que comienza de la siguiente manera: “Señora perdón mil veces perdón”.

En la carta la responsable reconoce que no sabe qué le pasó por la cabeza, pero que mantuvo a la bebé sanita sin descuidarla, recuerda El Mundo al reproducir algunas líneas .

 “Lo siento mucho, no tengo perdón de Dios, lo sé”, agregó la raptora.

¿Habrá perdonado la madre este gesto? La pregunta aún no tenía respuesta y seguramente más allá de lo expresado la justicia ya está actuando. Lo cierto es que lo acontecido con esta pequeña valiente -a quien seguramente cuando sea más grande le contarán que estuvo secuestrada, pero que “misteriosamente” alguien la protegió durante varios días para que regresara sana y salva a su casa- abre varios aspectos que sirven de aprendizaje para evitar que casos similares se repitan.  Por ahora festejemos el desenlace positivo.

 

 

 

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.