Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué es la septuaginta y por qué es importante?

Comparte

La traducción griega del Antiguo Testamento tiene una historia única

Aproximadamente 200 años antes del nacimiento de Jesús, se desarrolló una traducción griega de las escrituras hebreas que se convirtió en ampliamente aceptada como una traducción legítima (incluso inspirada).

La tradición relata cómo el rey Ptolomeo II de Egipto estableció una vasta biblioteca en Alejandría. Sin embargo, no estaba completa, y quería tener una copia de las Escrituras hebreas en ella.

Ptolomeo envió a unos representantes a Jerusalén e invitó a los ancianos judíos a preparar una nueva traducción griega del texto. Setenta y dos ancianos, seis de cada una de las 12 tribus de Israel, llegaron a Egipto para cumplir con la solicitud.

Fueron conducidos a la solitaria isla de Pharos, donde al final de 72 días, su trabajo se completó. El rey Ptolomeo se mostró complacido por el resultado y lo colocó en su biblioteca.

Otra tradición añade que todos los traductores fueron puestos en habitaciones separadas y se les dijo que produjeran su propio texto separado. Cuando se completó la tarea, los traductores los compararon todos y se descubrió que cada uno era milagrosamente idéntico a los demás.

Te puede interesar:
¿De dónde viene la Biblia?

El resultado más tarde se conoció como la Septuaginta (de la palabra griega para 70) y fue especialmente popular entre los judíos de habla griega durante los siglos siguientes.

Muchos de estos judíos se convirtieron al cristianismo, y como resultado la Septuaginta se convirtió en una fuente primaria para los escritores evangélicos y muchos otros cristianos tempranos.

Unos siglos más tarde, al formular el canon oficial de la Escritura, la Iglesia católica buscó a la Septuaginta para discernir qué libros conservar.

Si bien la historia anterior de la formación de la Septuaginta es considerada por los eruditos bíblicos modernos como una leyenda sin base histórica real, la ubicación y el marco temporal de la traducción es generalmente considerado como verdadero.

Según la Enciclopedia Católica, lo más probable es esto:

Los judíos de Alejandría, haciendo uso del Pentateuco traducido en sus reuniones litúrgicas, deseaban leer también los libros restantes y, por lo tanto, gradualmente debieron haberlos traducido todos ellos al griego, que se había convertido en su lengua materna; y esto sería mucho más probable dado que su conocimiento del hebreo disminuía a diario“.

Cualquiera que sea el origen del texto griego, su carácter antiguo todavía es muy valorado, y los traductores bíblicos a menudo consultan la Septuaginta para entender mejor un pasaje en particular.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.