Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Curiosos objetos que usaban los católicos clandestinos para burlar a sus perseguidores

SHRINE
Comparte

Hace apenas 500 años, los católicos ocultaban su fe en ambos lados del planeta. La persecución fue terrible en Japón e Inglaterra

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El catolicismo tiende a proclamarse alto y claro. Las campanas, el incienso y los grandes edificios se construyeron para llamar la atención. No siempre ha sido así. En las zonas celtas de Europa durante el siglo IX, se construían iglesias en los valles para que los vikingos que navegaban no las vieran y las saquearan.

También en España, durante siglos los cristianos construyeron ermitas en la roca para escapar a las persecuciones de los invasores musulmanes.

Hace apenas 500 años, los católicos ocultaban su fe en ambos lados del planeta. La persecución fue terrible en Japón e Inglaterra. Un poco más al oeste, las Américas eran un refugio seguro. Fue la época en que misioneros y conquistadores salieron a regiones del mundo desconocidas para los europeos y multiplicaron sus congregaciones.

Aquellos españoles y portugueses que se dirigieron al oeste de las Américas obtuvieron recompensas extraordinarias en términos de almas humanas, así como suficiente plata para revolucionar las economías europeas.

Los misioneros que se dirigieron al este hacia Asia enfrentaron diferentes obstáculos, y terminaron atrapados en naciones que a menudo eran hostiles a las prácticas religiosas extranjeras. La vida de los artistas católicos fue tan dura en la Inglaterra de los siglos XVI y XVII como lo fue en Japón al mismo tiempo.

En ambos lados del mundo, los creyentes buscaron argucias para practicar su fe en secreto. A pesar de las desgarradoras escenas en la película de 2016 Martin Scorsese, Silence, Japón no sólo producía crucifijos colgantes robustos y tallados a mano. Las pinturas clandestinas que sobreviven son una fascinante fusión de Oriente y Occidente.

Por lo general, se trata de santuarios portátiles, trípticos en los que el panel central es una escena devocional occidental clásica y el resto del ícono es lacado típico japonés, para que nadie sospechara sobre su contenido.

Aunque alguna vez fueron comunes, muy pocos de estos pequeños santuarios han sobrevivido. Aunque estaban ocultos, las autoridades japonesas destruyeron muchos íconos. Era muy peligroso estar en Nagasaki, el centro católico de Japón.

Los cristianos japoneses también recurrieron a Kwan Yin, la Diosa Budista de la Misericordia, como un sustituto de las imágenes de la Virgen María. Había una gran similitud visual entre ambas imágenes, pero parece que los perseguidores anticristianos del Japón premoderno no se daban cuenta, ni siquiera cuando había cruces y otros símbolos cristianos colocados sobre Kwan Yin (Kannon en japonés )

También en China, es posible que parte de la popularidad de Kwan Yin creciera como un gesto encubierto de la fe cristiana. El cristianismo estuvo en varias ocasiones prohibido en el Reino Medio y en Japón, aunque en otras ocasiones fue bien recibido.

La carrera del misionero jesuita Matteo Ricci muestra cuán populares podrían ser los católicos con los emperadores chinos cuando trajeron la tecnología adecuada. En otras ocasiones hubo menos tolerancia.

Durante la rebelión de los boxers de 1900, se estima que 33.000 cristianos chinos fueron masacrados. A los católicos les fue especialmente mal, probablemente 30.000 de esas muertes. No es de extrañar que los católicos chinos hicieran que Kwan Yin / Virgen María pareciera lo más budista posible.

Del otro lado del mundo, la Virgen María era abominable para la Reforma inglesa y los iconoclastas puritanos, y no había posibilidad de pretender que Nuestra Señora era en realidad Kwan Yin. Hubiera sido un crimen más de “idolatría”.

Los católicos de la Inglaterra protestante tenían que ser aún más discretos que sus correligionarios en el este de Asia. Si bien las imágenes cristianas eran algo exótico y apenas entendido en China y Japón, era muy familiar para los fanáticos cazadores de sacerdotes ingleses.

La prioridad para los católicos durante la Reforma y durante los siguientes trescientos años fue poder celebrar la Misa. Por lo tanto, el énfasis no estaba en los crucifijos para uso personal o para colgar en una pared. Eran demasiado visibles, aunque los crucifijos pectorales eran lo suficientemente pequeños como para esconderse dentro de una cruz de aspecto más plano para evitar su detección.

Los elementos esenciales reales eran los cálices y otros objetos litúrgicos de la Misa. Los protestantes también usaban cálices, pero los suyos eran lo más sencillos posibles, mientras que los católicos conservaban la solemnidad y los metales preciosos al estilo antiguo.

Una solución eran los cálices de oro o plata que tenían un crucifijo grabado en la base pero que se podían desmontar para evitar ser detectados. Una vez desmantelados, no se parecían mucho a un cáliz.

Otra solución fue el contrabando de artículos litúrgicos desde Irlanda o el Continente. Cualquier cosa hecha de oro o plata en Inglaterra necesitaba un sello, y siempre había espías en las oficinas de aduanas.

Esta vigilancia llegó incluso al Trono. A pesar de ser una devota anglicana, a la reina Isabel I le gustaba la parafernalia católica. El clero protestante se escandalizó al descubrir que ella tenía un crucifijo y velas en su capilla privada. Sin embargo, cuando se trataba de su imagen pública, no podía permitirse parecer una papista.

Uno de los retratos más importantes de Elizabeth presenta una pieza de joyería que representa a un pelícano, una imagen potencialmente idólatra de una madre pelícano que alimenta a sus crías con su propia sangre (porque los católicos lo veían como un símbolo de la Eucaristía, en la que Cristo nos alimenta con su cuerpo y sangre).

¿Era este un ejemplo relativamente discreto de dónde estaban sus verdaderas simpatías? Políticamente era una protestante total, pero como su padre, Enrique VIII, su fe personal puede haber sido algo muy diferente.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.