¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Este futbolista nunca olvida el valor de sus padres migrantes

IÑAKI WILLIAMS
Gtres/Urbanandsport | NurPhoto
Comparte

Se llama Iñaki por el sacerdote que ayudó a sus padres, cuando la madre estaba embarazada.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Iñaki Williams es jugador de Primera División en España. Juega como delantero en el primer equipo del Athletic Club de Bilbao desde enero de 2015.

Tiene 25 años y ambición y arrojo no le faltan. No en vano lleva el apodo de “Pantera”, que de paso hace referencia (con respeto) al color de su piel. A la “Pantera” se le conoce a veces también como “Pañaki”, mezcla del apodo y de su nombre real.

Migrantes africanos católicos

Pero para coraje el de sus padres, un matrimonio de migrantes católicos. Se conocieron en el campo de refugiados de Bubuduram, en Acra (Ghana). Se casaron y querían “formar una familia pero dando a sus hijos un futuro mejor que el podían ofrecerles en Ghana”, según explica el propio Iñaki.

María y Félix emprendieron la ruta hacia Europa. En el camino, María supo que estaba embarazada  pero decidieron que no había vuelta atrás: cruzaron la valla de Melilla, la que trata de disuadir a los migrantes que quieren pasar a España.

Una vez en territorio español, la pareja recibió ayuda de Cáritas y se trasladó a Bilbao, en el norte de España.

Se llama Iñaki por un sacerdote

El bebé nació hermoso y sano, el 15 de junio de 1994, y sus papás, el joven matrimonio, decidieron bautizarlo con el nombre de Iñaki, en agradecimiento al sacerdote Iñaki Mardones, una de las personas que los ayudaron en el nuevo país. Gracias a este cura, Félix encontró trabajo y aquello permitió a los Williams ganar estabilidad y salir adelante en las nuevas condiciones.

IÑAKI WILLIAMS
Twitter | @Williaaams45
Con su madre, cuando era un bebé pero ya lucía la camiseta del equipo en el que hoy juega.

Pero no acabaron aquí las otras vallas que habría que saltar. Para seguir teniendo trabajo, los Williams se tuvieron que trasladar a Pamplona y, de allí, Félix hubo de migrar de nuevo a Londres dejando a la familia en España.

Iñaki ha respirado en casa la valentía y la fortaleza.

Premio al mejor gol de la temporada pasada

Hoy Iñaki es un talento confirmado, que resuelve partidos con goles y se le ve en lucha constante sobre el césped. La afición del Athletic lo quiere. Lleva 3 goles en esta temporada y 54 balones recuperados: no da ninguna pelota por perdida. El pasado mes de diciembre recibió el premio Marca al mejor gol de la temporada pasada en la Liga española.

Sin embargo, nunca olvida a sus padres.

“Cuando a uno le ha faltado de todo, valoras más lo que tienes”

“Mi madre, mi ama (“madre” en vasco), siempre es la jefa en casa. Siempre se preocupa por mí”, explica. Cuando piensa en su trabajo como futbolista profesional, sabe que ha sido el resultado de “mil batallas, que es al final lo que te hace luego en el campo acordarte de dónde vienes y no olvidarte porque al final, cuando a uno le ha faltado de todo en la vida, valoras más lo que tienes y vas a por más”.

IÑAKI WILLIAMS
Twitter | @Williaaams45
Los Williams: su familia, en una foto de la Navidad.

Estas declaraciones a la Cadena Ser, tenían su motivación.

Víctima de un acto de racismo

El pasado sábado 25 de enero, Iñaki recibió insultos y cantos racistas por parte -según el informe policial- de 12 personas en el estadio de Cornellà, donde su equipo jugaba contra el RCD Espanyol.

El jugador no se conformó y presentó una queja. En los medios de comunicación y en las redes sociales, el caso se dio a conocer y tuvo mucha repercusión: los aficionados al fútbol dijeron un “no” mayoritario a estas conductas tan miserables.

Iñaki se vería compensado tres días más tarde. La afición del Tenerife, en partido contra el Athletic Club para la Copa del Rey, quiso ahogar aquellos gritos racistas con una ola de apoyo en solidaridad con el jugador y en contra del racismo.

Williams vio la reacción de la gradería y acabó el partido con los brazos abiertos y llevándose las manos a la cara por la emoción.

“Estoy muy agradecido. Ha sido un día que voy a llevar en el corazón”, dijo ya en el vestuario. “Ha sido un puñetazo al racismo”.

Así lo expresó la “Pantera” en su cuenta de Twitter: “GRACIAS TENERIFE GRACIAS. SOIS UN 10. Nunca olvidaré esta noche, no solo por mí, sino por toda la gente que lo sufre en el día a día.”

<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”es” dir=”ltr”>GRACIAS TENERIFE GRACIAS. SOIS UN 10. Nunca olvidaré esta noche, no solo por mí, sino por toda la gente que lo sufre en el día a día. Ojalá nos veamos pronto en Primera! ❤👏🏿 <a target="_blank" href=”https://twitter.com/CDTOficial?ref_src=twsrc%5Etfw”>@CDTOficial</a&gt; <a target="_blank" href=”https://twitter.com/LaLiga?ref_src=twsrc%5Etfw”>@LaLiga</a&gt; <a target="_blank" href=”https://t.co/HNDGX362qX”>pic.twitter.com/HNDGX362qX</a></p>&mdash; IÑAKI WILLIAMS (@Williaaams45) <a target="_blank" href=”https://twitter.com/Williaaams45/status/1222307830646149120?ref_src=twsrc%5Etfw”>January 28, 2020</a></blockquote> https://platform.twitter.com/widgets.js

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.