Aleteia

Qumran: Visita el parque arqueológico donde se encontraron los Rollos del Mar Muerto

Qumran ruins, tourable upon visit.
Comparte

Un recorrido por el parque nacional es un viaje de regreso a los tiempos bíblicos, donde los visitantes pueden ver la ciudad antigua, completa con edificios excavados.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Tierra Santa es una región llena de historia religiosa que ha inspirado la fe de los peregrinos durante miles de años. Si bien no faltan sitios religiosos históricamente importantes para visitar en Tierra Santa, donde se pueden seguir los pasos de Cristo, Juan el Bautista y los viajes apostólicos de los seguidores de Jesús, hay un sitio en particular que ha contribuido en gran medida a nuestra comprensión del cristianismo primitivo y la difusión de los textos cristianos: Qumran.

Qumran, un parque nacional ubicado a solo 40 millas a las afueras de Jerusalén, es el sitio que produjo los famosos Rollos del Mar Muerto. En 1947, la ruina fue explorada por beduinos, pueblos árabes nómadas, que descubrieron por primera vez varios de los antiguos pergaminos, que se convirtieron en los primeros ejemplos escritos conocidos de los textos bíblicos.

La revelación condujo a un estudio arqueológico a gran escala del área, que a su vez condujo al descubrimiento de más pergaminos que databan entre el siglo III a. C. y el siglo I d. C. Cuando se realizó el trabajo, los expertos estudiaron más de 20 rollos antiguos completamente intactos y miles de fragmentos de otros.

Como AtlasObscura informa:

Los pergaminos encontrados incluyen libros del antiguo testamento de la Biblia, textos religiosos no bíblicos y descripciones detalladas de la vida cotidiana de los esenios.

Los esenios eran los residentes y cuidadores de Qumran y los rollos. Eran una secta judía masculina que se mantuvo firme en las enseñanzas de Moisés tal como están escritas en la Torá. Los esenios vivían en una comunidad cerrada de unos 200, hasta que el asentamiento fue conquistado y arrasado por los romanos alrededor de la caída del Segundo Templo, en el año 68 d. C. Después de esta invasión, el sitio se convirtió en una ruina y ha estado vacante durante casi 2,000 años.

A pesar de este largo período sin ningún cuidado, el sitio está en muy buen estado. Los visitantes de Qumran aún pueden explorar la antigua ciudad, donde pueden ver edificios excavados que alguna vez contuvieron salas de reuniones, comedores, una torre de vigilancia, un taller de cerámica y establos. El sitio también tiene bastantes piscinas de purificación ritual, que se cree que juegan un papel importante en las prácticas de adoración de los esenios.

Mikhail Semenov - Shutterstock
Un antiguo pozo descubierto por la excavación de Qumran

Los recorridos también llevarán a los peregrinos a las numerosas cuevas que rodean el complejo, donde se encontraron los antiguos Rollos del Mar Muerto. Existe cierto debate sobre si las cuevas se utilizaron como áreas de vivienda, en cuyo caso los rollos podrían haber sido textos para adoración personal, o si las cuevas tenían la intención de ser una especie de biblioteca. Cabe señalar que, aunque las cuevas son visibles, no se permite la entrada.

Una visita a Qumran no estaría completa sin contar con uno de los guías turísticos del complejo, pues tienen un conocimiento increíble del sitio y presentan evidencias tangibles, en forma de artefactos encontrados en Qumran, para hacer comprender cómo habría sido la vida en el asentamiento. Junto con giras educativas que incluyen conferencias, también ofrecen «giras dramáticas», que utilizan actores para recrear el descubrimiento de los Rollos del Mar Muerto a la luz de una lámpara.

Alefbet - Shutterstock
Uno de los rollos del Mar Muerto más táctiles en exhibición.

Qumran está abierto para giras durante todos los meses del año. Entre abril y septiembre, admiten visitantes de 8 a.m. a 5 p.m., pero en los meses de invierno reducen estas horas de 8 a.m. a 4 p.m. El precio de la entrada es de 21 NIS para adultos y 9 NIS para niños. Atlas Obscura señala que el parque es accesible para sillas de ruedas y ofrece ayudas para personas con discapacidad visual.

Tierra Santa es lugar que siempre merece la pena visitar (Galería)

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.