Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El sistema penitenciario del Paraguay puesto en jaque

PARAGUAY
Twitter | @minteriorpy
Comparte

La liberación de 76 reos que integran el peligroso grupo de crimen organizado Primer Comando Capital (PCC) muestra la corrupción reinante en el sistema penitenciario del Paraguay y genera preocupación en la ciudadanía.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Un escape de película y sin precedentes se registró en la madrugada del pasado domingo en la Penitenciaría Regional de Pedro Juan Caballero, Departamento de Amambay, zona limítrofe entre Paraguay y Brasil.

Un túnel cavado desde el interior de una de las celdas habría sido utilizado por algunos de los reclusos para ganar la calle. Sin embargo, con el correr de las horas, para las autoridades del Paraguay cobra fuerza las sospechas de que los peligrosos reos salieron por la puerta de la penitenciaría, con la complicidad de los guardias penitenciarios.

El PCC es un peligroso grupo criminal transnacional que opera entre Paraguay y Brasil enfocado en el tráfico de armas y drogas. Las condiciones geográficas de frontera seca que comparten ambos países, en gran parte de su territorio, favorece las operaciones de la peligrosa banda.

El Primer Comando da Capital, como se lo conoce en el Brasil, es sindicado como responsable de centenares de muertes en ambos países así como de atraco a bancos y transportadores de caudales.

La masiva liberación de los reos genera preocupación en la ciudadanía, principalmente en la zona fronteriza. Tanto las fuerzas policiales y militares de Paraguay y Brasil realizan intentos trabajos para recapturar a los reos. Hasta el momento, sólo 6 fueron recapturados.

Corrupción del sistema penitenciario

La ministra de Justicia paraguaya, Cecilia Pérez, aseguró que el principal problema del sistema penitenciario de este país es que la corrupción hizo “metástasis” en todas las cárceles. 

Para la funcionaria del Estado, la huida de los peligrosos reclusos no podría ser posible sin la colaboración de las autoridades penitenciarias y los guardias del reclusorio.

La masiva fuga derivó en la inmediata destitución del director de la Penitenciaría de Pedro Juan Caballero, Cristian González y la detención de unos 30 funcionarios de la cárcel.

Este lunes, el viceministro de Política Criminal, Hugo Volpe, encargado de la inteligencia penitenciaria fue relevado de su cargo, debido a un informe de la Justicia brasileña sobre sospechas de corrupción durante sus anteriores funciones como fiscal Antidrogas, esto también afecta a otro ex fiscal, Armando Cantero.

Para la ministra de Justicia, el sistema penitenciario del Paraguay requiere de una fuerte reforma. El Gobierno local apunta a la construcción de nuevas cárceles y la designación de funcionarios penitenciarios con alta formación.

El ingreso de drogas, las celdas con comodidades no permitidas por la ley y el dominio de grupos criminales son frecuentes en todas las cárceles del Paraguay.

La disputa por el poder dentro de la Penitenciaría de San Pedro del Ycuamandiyú llevó a miembros del PCC a enfrentarse contra el clan Rotela. La masacre culminó con saldo de 10 fallecidos y 12 heridos.

Luego de la masacre de San Pedro, el Gobierno declaró emergencia penitenciaria. Sin embargo, esto no sirvió para evitar la fuga de los 76 integrantes del PCC.

Condiciones inhumanas

El hacinamiento de las cárceles del Paraguay hace que miles de reclusos vivan en condiciones inhumanas. A esto se le suma la excesiva cantidad de presos que no cuentan con condena. Al respecto, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, impulsó una serie de reformas que permitan acelerar los procesos penales.

Los índices de reinserción del sistema penitenciario del Paraguay son muy bajos, ya que 60% de los reclusos son reincidentes, según informes del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP).

El MNP señala, además, que solo el 24 % de la población penitenciaria del Paraguay cuenta con condena. El 50% de los reclusos no supera los 30 años de edad.

En Paraguay se registró un crecimiento exponencial de la población penitenciaria entre el periodo de 2000 y 2019; de 3.219 creció a 15.740 personas. Según el MNP, el déficit es de 11.000 plazas y, según el Ministerio de Justicia, de aproximadamente 6.200.

Con la masiva huida de los peligrosos criminales, el sistema penitenciario del Paraguay está nuevamente en jaque. La situación genera gran preocupación en la población y en los familiares de las personas privadas de su libertad.

Por su parte, el Gobierno promete acciones inmediatas para una reforma del sistema “sin precedentes”, así como sanciones “ejemplares y sin contemplación” para los funcionarios de las cárceles que sean corruptos.

Paraguay y Brasil permanecen en alerta y todas sus fuerzas de seguridad están movilizadas para recapturar los peligrosos reos y evitar futuros golpes del Primer Comando Capital (PCC).

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.