Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Aparece muerto sacerdote después de “extraña desaparición” en Venezuela

RONDON MOLINA
@DiocesisSC
Comparte

Diversas interrogantes surgen ante el fallecimiento de Jesús Manuel Rondón Molina, en una región donde la iglesia ha recibido serias amenazas por parte de grupos irregulares y funcionarios del gobierno de Maduro.

La extraña muerte del padre Jesús Manuel Rondón Molina, de la diócesis de San Cristóbal, en Venezuela, sacude a la opinión pública y a la iglesia del país suramericana, luego que su cuerpo apareciera en horas de la tarde del martes 21 de enero, en el sector El Campanario en La Palmita, una zona boscosa del fronterizo municipio Junín (Rubio) del estado Táchira.

Monseñor Mario Moronta anunció el fatal hallazgo del presbítero, luego su mensaje fue publicado en la cuenta oficial que la iglesia diocesana mantiene en la red social twitter:

 

El caso ya estaba tomando fuerza en los medios de comunicación desde que el pasado lunes 20 de enero, la iglesia tachirense advirtió sobre la “extraña desaparición” del sacerdote, indicando: “vivimos con preocupación la extraña desaparición del sacerdote Jesús Manuel Rondón Molina, miembro de este presbiterio”. Con preocupación, informaron que “desde el 16 de enero no se ha tenido noticias de su actividad pública ni pastoral”.

El presbítero de 47 años tenía su lugar de residencia en las inmediaciones del Convento de las Carmelitas Descalzas de Rubio (vía Bramón, estado Táchira), y asistía diariamente a la celebración de la misa de ésta comunidad religiosa. Pero desde ese jueves 16 de enero, las religiosas no le habían visto, y sus familiares tampoco tenían noticias de él. La diócesis pidió “*orar por su integridad física y espiritual*”.

¿Qué pasó con el padre Jesús Manuel Rondón?

Las primeras hipótesis, de acuerdo con los medios locales, apuntan al presunto asesinato del sacerdote para robarle su vehículo, pues el automóvil en que se desplazaba continuaba desaparecido. No obstante, el cuerpo, en estado de descomposición, habría sido llevado hasta la morgue del Cementerio Municipal de San Cristóbal por la policía científica, para practicarle la necropsia de ley, y así conocer las verdaderas causas de su muerte.

Pero otras conjeturas se asoman en la muerte del sacerdote, cuyo hecho ha generado gran consternación en la colectividad tachirense, y en la iglesia venezolana.

Una de estas es la presunta venganza por parte de los grupos irregulares que circulan en la frontera colombo-venezolana, ante las denuncias públicas contra el tráfico de drogas, la trata de personas, el cobro de vacunas, y las recurrentes denuncias contra las violaciones de los derechos humanos, hechas desde la iglesia tachirense.

¿Un mensaje para Moronta?

Desde el año 2017, Moronta ha denunciado las amenazas vertidas contra civiles y religiosos de la diócesis de San Cristobal. Un ejemplo fueron los “grafitis” hechos en las paredes de algunos templos en la Semana Santa de 2017.

En abril del año 2019, el Ejército de Liberación Nacional repartió panfletos que generaron “estupor y preocupación”, entre los tachirenses por las duras amenazas dirigidas, incluso, a sacerdotes. La firmeza del obispo diocesano les dejó muy claro, entonces: “No podemos permitir que se amenace a la ciudadanía con este tipo de acciones. Ya se hizo en San Antonio del Táchira por parte de grupos civiles armados, ahora en Rubio”.

El pasado domingo 18 de enero, fiesta de San Sebastián, monseñor Moronta decidió no realizar la misa solemne, por considerar que las ferias se desdibujaron y dejaron la celebración religiosa a un lado en medio de la aguda crisis que sufre el estado Táchira, al no contar con electricidad, gas doméstico y gasolina. “Es puro circo, porque no hay pan”, dijo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.