Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

3 rasgos de las personas que escuchan de verdad

TALKING
Shutterstock | fizkes
Comparte

¿Escuchas a tus amigos cuando acuden a ti?

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La conversación forma parte muy importante de nuestras relaciones con los demás. Con ella logramos despejar dudas, crecemos en la amistad, conocemos mejor otras formas de ver la vida…

Quién no suspira por encontrar a alguien que escuche de verdad. Un amigo en quien poder confiar y a quien poder acudir cuando pasamos por una situación complicada que no sabemos resolver solos.

Pero no todas las conversaciones son igual de beneficiosas. Encontrar a alguien que escucha de verdad no siempre es fácil. Por lo general, tendemos más a querer hablar y poco a escuchar.

Querer el bien de la otra persona

La escucha es una manifestación de amor hacia la otra persona: el motivo es el bien del otro y el objetivo es conseguir ese bien.

Podemos plantearnos si nosotros somos una de esas personas que escuchan de verdad y que atienden a otras personas con el único fin de buscar su bien.

Qué características tiene quien escucha de veras

Puedes verlo también en la galería fotográfica:

No quiere controlar

No quiere sacar información más allá de lo que se necesita para resolver la situación que la persona plantea. No se aprovecha de la necesidad de hablar que tiene la otra persona para entrar en confidencias que no vienen al caso. No quiere curiosear.

TALKING
Shutterstock | fizkes
El cometido de la persona que escucha no es juzgar sino ayudar.

No juzga

Quien escucha, en primer lugar acompaña al que habla y muestra empatía: se pone en el lugar del otro.

El que habla no necesita que le digan si está bien o mal lo que ha dicho o hecho (a no ser que él pida una valoración).

TALKING
Shutterstock | stockfour

No pretende instruir

El objetivo principal no debe ser “dar lecciones”. Mucho menos lecciones prefabricadas. Cada alma es singular y necesita un trato singular.

La conversación tampoco debe ser momento para el lucimiento personal sobre las propias experiencias o sobre conocimientos adquiridos.

Muchas veces la persona que se nos acerca solo necesita compartir un dolor o una preocupación, sin necesidad de que le digamos “qué debe hacer” a continuación. Eso no quita que a veces alguien pida consejo al que escucha.

Te puede interesar:
La bondad está de moda
Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.