Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Quién debe ser la autoridad en la familia, el padre o la madre?

PARENTING
Shutterstock | New Africa
Comparte

Un experto propone el modo de mandar a los hijos para que tengan un desarrollo equilibrado.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En la familia, el padre y la madre llevan las riendas de la crianza y la educación de los hijos en la infancia y la adolescencia.

Pero más de uno se preguntará quién de los dos debe ejercer la autoridad familiar: ¿el padre o la madre? ¿Qué aconsejan los expertos?

Puedes ver algunos consejos en la siguiente galería fotográfica:

Por un desarrollo armónico de la personalidad

La respuesta es unánime: padre y madre -ambos- han de mandar. La razón es muy clara: para que los hijos experimenten un desarrollo equilibrado y armónico de su personalidad, necesitan la influencia positiva tanto del padre como de la madre. Los dos son necesarios.

El padre no puede considerar que la tarea educativa no le corresponde. Educar a los niños no es un “asunto de mujeres”. Él es esencial para que tanto hijos como hijas crezcan en plenitud, con el referente paterno y materno muy claros porque los ven en casa.

Pero el padre no debe monopolizar la autoridad. La madre es tan importante para los hijos como él.

PARENTING
Shutterstock | Liderin
La referencia paterna es esencial para un desarrollo equilibrado de los hijos.

Unidos en lo fundamental

Padre y madre tienen cada uno su propia manera de aplicar la autoridad: uno puede ser más práctico y otro más reflexivo, por ejemplo, y suele haber ámbitos en los que cada progenitor tiene mayor contacto con los hijos. Uno hace más seguimiento directo de los médicos, de la escuela o de las horas que pasan los niños en casa al llegar del colegio, por ejemplo.

Sin embargo, en las cuestiones importantes de la vida y en los criterios generales de educación, padre y madre “han de mandar a la vez y en sintonía“, dice el doctor Fernando Sarráis, autor del libro “Familia en armonía”.

PARENTING
Shutterstock | pixelheadphoto digitalskillet
Padre y madre deben ir a una en lo importante y así lo deben percibir los niños.

¿Qué hacer si padre y madre discrepan?

“Cuando uno de los padres manda algo en su campo de influencia, el otro ha de respetarle y apoyarle; aunque si le parece oportuno, puede interceder por su hijo ante el cónyuge. Pero si este mantiene su postura, deberá aceptarla, para no dar a los hijos la impresión de estar divididos o de que el cónyuge que ha mandado se ha equivocado o es malo”, aconseja este experto.

“Es mucho más importante -explica Sarráis- salvaguardar el prestigio y el respeto a la autoridad del padre que manda y la imagen de unidad entre los padres que desautorizar la cosa mandada o anular el castigo aplicado por la desobediencia”.

PARENTING
Shutterstock | MinDof
Siempre hay que salvaguardar el prestigio del otro progenitor y no contradecir sus palabras ante los hijos.

En la práctica, ¿qué es lo mejor?

En la vida real, debido a la organización de nuestra sociedad y a la legislación, lo más frecuente es que la madre sea quien está más tiempo con los hijos. Sarráis recomienda, por este motivo, dar mayor papel a la madre. “Será mejor -dice- que mande más la madre: ella está más tiempo con los hijos, sobre todo cuando son más pequeños, y es por naturaleza más cariñosa y más paciente y, por lo tanto, hace menos daño”.

Los hijos obedecerán más por cariño

Además, prosigue este doctor, “es más probable que los hijos obedezcan por cariño en correspondencia al cariño materno, y el cariño es la mejor razón para hacer las cosas, pues el amor mueve el mundo. Entonces, el papel del padre es apoyar a la madre y hacer que los hijos cumplan los castigos impuestos por ella”.

Dos ejemplos muy frecuentes

Si una madre prohíbe a su hijo salir de casa porque ya se acerca la hora de la cena y, al llegar el padre, el niño va a pedirle permiso para salir (tratando de eludir lo que ha dicho mamá), papá debe preguntar primero: “¿Qué te ha dicho mamá?”.

El niño capta de esta forma que mamá y papá van unidos en sus decisiones. Esto se reafirma cuando el papá le responde: “Pues haz lo que dice mamá y no salgas de casa”.

PARENTING
Shutterstock | Yuganov Konstantin
Si te piden permiso, antes de responder pregúntales qué les ha dicho papá (o mamá).

Lo mismo ocurre cuando los hijos son adolescentes y no soportan que su padre o su madre les niegue lo que quieren.

Cuando tantean las salidas nocturnas, es muy habitual que vayan a uno de los padres. Si éste no les da permiso, acudirán al otro progenitor para obtener un sí. En esto hay que ser más astuto que los hijos: para evitar el engaño hay que adelantarse y preguntar siempre si antes han hablado del asunto con papá o mamá y qué les ha dicho. Así irán en la misma dirección.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.