Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Para ser su mejor amigo tengo que ser perfecto?

FRIENDS
Shutterstock | majdansk
Comparte

¿Te cuesta mostrarte como eres, defectos incluidos?

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Dar ejemplo es algo que nos motiva a ser mejores. Pero cuando observamos el asunto desde el otro lado, ¿realmente buscamos como amigos a seres perfectos? ¿Acaso existen las personas perfectas?

Tener a alguien que juega a ser perfecto todo el día puede llegar a ser agobiante y entristece.

Un amigo impecable, que siempre hace el trabajo bien, que saca los mejores resultados, que es obediente, que siempre sonríe y ayuda, que tanto sabe de tenis como de matemáticas, que se desempeña a la perfección en cualquier aspecto de la vida, que es tan bueno que parece un ángel, que solo muestra su cara amable… ¿de verdad queremos amigos así?

Eres el perfecto amigo cuando eres imperfecto

Las personas tenemos defectos y cuando encontramos a alguien que en apariencia hace todo a la perfección, nuestras neuronas espejo explotan. ¿Por qué? Porque algo chirría en nuestro interior y nos dice que tanta perfección tiene alguna grieta que no vemos pero intuimos que existe.

Las personas no necesitamos a alguien perfecto a nuestro lado, necesitamos amigos que nos quieran y a los que podamos querer. Con sus virtudes y sus defectos. Eso es la auténtica naturaleza humana.

feelings
fizkes - Shutterstock
La sencillez ayuda a abrir el corazón y mostrarnos como somos.

No nos va el “postureo”, porque detrás de eso hay siempre vanidad, inseguridad… una lista de aspectos negativos y tóxicos de los que es mejor prescindir. No se trata de ser malote, pero sí de reconocer que todos llevamos defectos de serie a los que se van sumando las meteduras de pata más o menos voluntarias. Cuantos más años, más experiencias y más oportunidades de ser sabios (eso incluye pedir perdón, claro).

eyes young woman
By Desmond Kean/Shutterstock
Dejarse conocer es liberador.

Empatizamos más con aquellos que se muestran realmente como son, también con sus fallos.

Mostrar que somos imperfectos despierta en los demás un camino para la verdadera amistad: nos van a querer por lo que somos, no por lo que tenemos o podemos darles.

Nuestros fallos no importan para los verdaderos amigos

Así que darnos a conocer con nuestros fallos e imperfecciones nos lleva a ser amados más que si estuviéramos sobre un pedestal.

“No es que valoremos más la imperfección, es que es más fácil que nos sintamos reflejados en ella, permitiéndonos a la vez identificarnos con los demás y aceptarnos mejor a nosotros mismos, lo que contribuye a mejorar nuestro equilibrio emocional haciéndonos mas libres”, afirma Josefa Pérez, presidenta de la Asociación Nacional de Psicólogos clínicos y sanitarios (ANPCS).

MAN, HELP, HIKE
frankie's | sHUTTESTOCK
¿Dejas que te ayuden?

Así que pónselo fácil a tus amigos: muéstrate como eres y deja que te ayuden a ser mejor.

Cuando uno tiene amigos que no se avergüenzan de mostrar sus limitaciones y sus discapacidades, se siente más libre para mostrar también las suyas (ahí las neuronas espejo se encuentran tan a gusto). Esta situación descomplica, rebaja el estrés y la ansiedad.

enojo
© PDPics
Las máscaras impiden que los demás descubran nuestro auténtico yo.

La sencillez es un aspecto de la amistad que en la adolescencia ayuda a madurar: reconocernos como somos y aceptar a los demás. Uno disfruta inmensamente más de la vida cuando está con gente ante la que no tiene que “ponerse la careta”. Y no solo en la adolescencia: hacerse mayores y enseñar las cicatrices que uno acumula también es sanador.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.