Aleteia

El canto de un niño a su hermano con síndrome de Down: «El amor no cuenta cromosomas»

© Capture d'écran Facebook / Nicole Powell
Comparte

Este vídeo se ha hecho viral al mostrar la ternura de un muchacho que coge en brazos a su hermano recién nacido y con síndrome de Down mientras le canta una canción de Justin Bierber. Un homenaje a la diferencia y al amor fraterno.

Ha aparecido en todas las redes sociales. El vídeo, que muestra a un chico cantando una canción a su hermano pequeño, portador de trisomía, ha emocionado a los internautas y se ha vuelto completamente viral. Dicho vídeo, publicado por Nicole Powell, la madre de los dos niños, una madre de familia de Arkansas (Estados Unidos), ha recibido más de 2,7 millones de reproducciones en unos pocos días. El mayor de los dos hermanos, Rayce, acuna al minúsculo Tripp mientras canturrea la letra de la canción 10.000 hours, de Justin Bieber.

This is how Rayce bonds with Tripp. He sings to him all the time. He swear this song is about him and his brother. He’s singing, “I’d spend 10,000 hours, and 10,000 more if that’s what it takes to learn that sweet heart of yours. I might never get there but I’m going to try if it’s 10,000 hours or the rest of my life, I’m going to love you.” Love doesn’t count chromosomes, or as Rayce says, “Aren’t we all different?”🥰💙💛 follow Tripp’s journey TeamTripp#DownSyndrome #NothingDownAboutIt #Brotherlylove #ProudMomma

Geplaatst door Nicole Powell op Maandag 30 december 2019

“Así es como Rayce crea un vínculo con Tripp”, explica la madre en su publicación. “Le canta constantemente. Jura que esta canción habla de él y de su hermano”. La letra, en efecto, habla de ternura y de intimidad: “Pasaría 10.000 horas y 10.000 horas más / Si ese es el tiempo necesario para conocer tu dulce corazón / Quizás no lo consiga nunca, pero lo intentaré / Ya sean 10.000 horas o el resto de mi vida, voy a quererte”. Un mensaje de amor que motivado la reacción de muchas personas emocionadas por tanta ternura. El amor no cuenta los cromosomas pues, como dice Rayce, «¿No somos todos diferentes?».

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.