Aleteia

Gesto de paz del Papa Francisco a favor de Sudán del Sur surtió efecto

POPE SUDAN POLITICS PEACE
Comparte

La comunidad de San Egidio informó que después de seis años de cruenta guerra civil, Sudán del Sur finalmente firmó un acuerdo de paz.

Todas las facciones políticas del país africano llegaron a un acuerdo en Roma, auspiciado por el papa Francisco y la comunidad de San Egidio. La Declaración de Roma fue firmada, este martes 14 de enero 2020, en la sede de la mencionada comunidad católica con una amplia trayectoria en la mediación de conflictos. Por primera vez, se agregaron a los representantes de la oposición que no habían firmado el Acuerdo del pasado 12 de septiembre de 2018.

Ahora, Papa Francisco podría visitar el país africano en julio de 2020 -aún por confirmar la fecha exacta- tras la firma del acuerdo de paz que pone fin a la guerra civil que dejó casi 400.000 muertos y más 4,2 millones de desplazados.

Francisco realizó un gesto histórico para mover las consciencias a favor de la paz en Sudán del Sur.

El pasado 11 de abril, al concluir el retiro espiritual de los líderes políticos de Sudán del Sur en el Vaticano, el Papa, 82 años, se arrodilló ante ellos y lanzó un llamamiento a favor del futuro gobierno que saldría de las urnas el 12 de mayo siguiente, besando los pies del presidente Salva Kiir Mayardit y los vicepresidentes designados, entre ellos Riek Machar y Rebeca Nyandeng De Mabior.

SSUDAN POLITICS PEACE
ALEX MCBRIDE | AFP

Tras la firma del acuerdo en Roma este martes, uno de los líderes de la oposición sudanés aceptó el peso que tuvo ese gesto para la resolución del conflicto: “El mérito del acuerdo de paz es del Papa Francisco”, opinó Pa’gan Amun Okiech, portavoz del SSOMA, una organización que reúne a todos los movimientos de oposición que no se habían unido al acuerdo de paz de Addis Abeba. 

Se trató de una firma unánime y con el compromiso de trabajar para construir una paz duradera junto al gobierno y a los demás firmantes, afirmó el líder sudanés. 

«Aquel gesto de besarnos los pies» cuando fuimos de visita al Vaticano (el pasado 11 de abril) «nos inspiró y su llamamiento a la prosperidad y la fraternidad que ha hecho para el año nuevo es un sueño que se hace realidad», sostuvo Okiech. 

Asimismo, el portavoz sudanés afirmó: “llegó el momento de poner fin a las hostilidades y de aprender de nuestros errores» y «el proceso tendrá que ser inclusivo para todos». 

A este propósito Okiech manifestó su «felicidad» porque el Movimiento de Liberación del Pueblo Sudanés que está en la oposición (SPLM-IO) y el Movimiento Nacional Democrático (NDM) han participado en el encuentro.

Okiech manifestó que quería decirle al Papa cuánto se avergonzaba en nombre de los movimientos de oposición que no habían firmado los precedentes acuerdos e insistir en la confrontación, a pesar de sus llamados a buscar la unidad y la pacificación de la nación. 

«El alto el fuego es necesario para recuperar la confianza y la esperanza en nuestro pueblo», dijo Barnaba Marial Benjamin, enviado del presidente Salva Kir. 

«Hemos aceptado la invitación del papa Francisco a dejar de lado las diferencias y buscar lo que nos une, siguiendo también el método inspirador de la Comunidad de Sant’Egidio», añadió. «En estos días de encuentro entre sursudaneses hemos podido reconocer la historia común que nos une”.

Paolo Impagliazzo, Secretario general de Sant’Egidio confirmó que la firma del acuerdo se basa en tres ejes: el compromiso de cese de las hostilidades a partir del 15 de enero; el compromiso por debatir y valorar mecanismos para resolver las divergencias; dar garantía a las organizaciones humanitarias que podrán actuar en el país en apoyo de la población civil. 

La Declaración de hoy ha sido firmada por los miembros de la delegación del gobierno central de Sudán del Sur, por los representantes de los Movimientos de oposición sursudaneses que no se sumaron al acuerdo de paz revitalizado de 2018 en Adís Abeba (SSOMA) y por los de la oposición que sí firmaron el acuerdo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.