Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Bautismo: Un agua que calma y limpia

OCEAN

Yoann Boyer/Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 12/01/20

Hacen falta personas con las aguas de su alma en calma, aguas tranquilas en puertos seguros

Tengo que renovar mi bautismo una y otra vez para que pueda reinar Dios en mi alma. Necesito el agua y el fuego para ponerme en camino. Que me unjan con aceite sagrado y me indiquen a quién pertenezco. Soy hijo de Dios.

Necesito que me laven de nuevo porque sigo sucio. Acepto ser bautizado para volver a empezar. Juan tuvo que bautizar a Jesús, aunque era él quien más lo necesitaba: 

«En aquel tiempo, vino Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo diciéndole: – Soy yo el que necesito que Tú me bautices, ¿y Tú acudes a mí? Jesús le contestó: – Déjalo ahora. Conviene que así cumplamos toda justicia. Entonces Juan se lo permitió».

Yo como Juan me siento indigno. Veo que no logro estar a la altura de lo que sueño. Y miro más allá de mis vértigos, de mis miedos. Sueño con un agua que cambie mi alma por dentro. ¿Existen los milagros? Sí, existen cuando dejo que Dios cale en mí. Me dejo bautizar.

Pienso en las aguas del Jordán. Uno se descalza y se adentra en sus aguas. No son aguas trasparentes. ¿Qué sentido tiene? ¿Qué poder tienen ahora esas aguas? En esas aguas fue bautizado Jesús. Y el contacto con Él santificó el agua para siempre.

Me adentro feliz en las aguas. Me dejo bautizar de nuevo. Renuevo mi alma. Dejo que Jesús me toque por dentro, me sane. El agua limpia. Quiero bañarme en las aguas para quedar limpio.

Miro mi suciedad interior. No hay paz dentro de mí. No son mis pensamientos puros. Deseo una pureza que no tengo. Una trasparencia que me es esquiva.

Mirar con pureza. Ser trasparente en todo lo que hago. No lo consigo. Se enturbia mi mirada. Y dejo de ver lo bueno, lo bello, lo puro en los demás.

Veo lo que hay en mi propio corazón. Veo y juzgo desde mi pecado. Mi mirada que no está limpia. Ve las impurezas en los demás. Interpreta, juzga, cuestiona. Comenta el padre José Kentenich:

«Francisco da una y otra vez el consejo: ¡créete amado, siéntete amado, sábete amado! La pieza maestra es la conciencia de que es Dios quien poda, el Padre quien limpia».

El agua de Dios limpia mi mirada, mi corazón, mi conciencia. Limpia mi alma para que viva con paz. Decía san Juan de la Cruz:

«El alma que anda en amor, ni cansa, ni se cansa».

El alma limpia. El pecado ensucia el fondo de mi ser. Mi amor deja de ser tan puro. Mi mirada cambia. El pecado me hace entrar en un círculo enfermizo.

La confesión me permite volver al comienzo. Lava mi alma. Me deja volver a empezar. Siempre de nuevo. Un nuevo paso hacia dentro, hacia los hombres. Me libera de mis egoísmos y orgullos. Me siento de nuevo niño, hijo.

Eso es lo que me salva, saberme amado, sentirme amado en lo profundo. Es el agua que se derrama por mi ser. El agua como una cascada. Quiero recibir el amor de Dios como un agua nueva.

Guardo silencio en este día del bautismo. Es una invitación a adentrarme en lo más hondo de mi ser. Hacen falta hombres renovados por el agua del bautismo que sean Jesús en medio de los hombres. Ese Jesús al que poder señalar como aquel que me cambia la vida y me salva. El Padre Jerome afirma:

«Hacen mucho bien quienes, con el peso de su silencio, actúan de diques y rompeolas, frenando todo alboroto procedente de fuera o de dentro. Gracias a ellos las aguas se mantienen siempre en calma. No se rompen las amarras de las barcas ni chocan sus cascos».

Hacen falta personas con las aguas de su alma en calma. Aguas tranquilas en puertos seguros. Aguas en las que la barca no se sienta alterada por las olas.

El agua de mi bautismo me vuelve hoy hijo confiado. Me convierte en agua limpia. Renueva mi deseo de entrega. Me lleva a besar con fuerza y alegría mi misión de vida. Me convierto en un puerto en el que muchos puedan y quieran descansar.

El agua de mi corazón se calma y mi mirada ve la vida de forma diferente. Aprende a ver lo bueno, a rescatar lo valioso de la vida.

El agua penetra como un surtidor en mi corazón. Sacia mi sed y me permite saciar la sed de tantos. No es violento el oleaje. Como me recuerda el padre Joaquín Allende:

«Muro de hielo, torrente de montaña, bajando desbocado, sin remanso ni playas. Así era mi alma, antes de que tú llegaras, antes de tu vida sosteniendo la mía, antes de tu barca tomando posesión de mi historia. Desde cuando acepté que me alzaras como un río en el hueco de tu mano para hacerme el alma navegable con la temperatura de tu paz».

Quiero tener agua navegable en mi corazón. Para que no choquen con mi violencia, con mi dureza.

Tags:
aguabautismocalma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.