Aleteia

“Tiempo de llorar, tiempo de reír”: la Biblia está llena de humor

BABY
Khomich Yauheni|Shutterstock
Comparte

Una experta en las Escrituras encuentra muchos pasajes en el Antiguo y Nuevo Testamento que podrían arrancarte una sonrisa

La Biblia es un libro serio, pero eso no significa que haya que evitar reírse mientras se lee.

Así lo dice Robin Gallaher Branch, autora de La esposa de Jereboam: las contribuciones duraderas de las mujeres menos conocidas del Antiguo Testamento. Branch ha esbozado varios ejemplos de humor en la Biblia en un artículo en el sitio web Bible History Daily.

Después de todo, la Biblia misma, en el Libro de Proverbios, aconseja: «Un corazón alegre es una buena medicina».

Y, como la Biblia está repleta de estilos literarios, el uso de la ironía para llevar a casa un punto es frecuente.

«Recuerdo que un día tenía que hacer un trabajo difícil en 2 Crónicas», escribió Branch, que tiene un doctorado en Estudios Hebreos de la Universidad de Texas. “Estudiando cuidadosamente los reinados desde Salomón hasta Josafat, llegué a 2 Crónicas 21, 20 y me reí a carcajadas. El texto dice: Joram tenía treinta y dos años cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén ocho años. Se fue sin que lo lloraran, … Evidentemente, Joram no era muy querido».

«La Biblia incluso retrata a Dios como riendo. El malvado urde intrigas contra el justo, y al verlo, rechinan sus dientes; pero el Señor se ríe de él,
sabiendo que se le acerca la hora, leemos en el Salmo 37. La risa aquí muestra la impotencia de los malvados y la inutilidad de sus tramas y rechinar contra los justos. ¿Por qué? Porque, como responde el salmo, aquellos que esperan en el Señor heredarán la tierra y el Señor sabe que los malvados se enfrentan a un ajuste de cuentas”, explica Branch.

Branch también ve humor en otro conocido episodio del Éxodo. Mientras Moisés se reúne con el Señor en el monte. Sinaí, los hebreos recién liberados están abajo, adorando a un becerro de oro y declarando que él, no el Señor, los sacó de Egipto.

“Ni Dios ni Moisés quieren a los alborotadores en este momento. Como una patata caliente, se pasan entre ellos de uno a otro la responsabilidad sobre los antiguos esclavos”, resumió Branch. «El Señor habla primero y le dice a Moisés que los israelitas idólatras son «su pueblo». Pero Moisés se da cuenta rápidamente. Rechaza la asociación con ellos. En lo que respecta a Moisés, ¡estas personas no son suyas! Cambiando al modo de intercesión y hablando en lo que sin duda es un tono respetuoso, Moisés responde: «Oh, Señor, ¿por qué debería arder tu ira contra TU pueblo, a quien sacaste de Egipto con gran poder y una mano poderosa?»

Branch también encuentra humor en el Nuevo Testamento, y en lugares y formas que uno no podría esperar. El hecho mismo de que 5.000 personas se sintieran tan cautivadas por la personalidad de Jesús que lo siguieron al desierto, olvidando por completo llevar comida (lo que lleva a la multiplicación de panes y peces), tiene la intención de incitar una risita, en opinión de Branch.

La comida y los hábitos alimenticios son otra fuente de humor, cuando Jesús resucita a una niña de la muerte. «En la casa de Jairo, un hombre importante de la sinagoga, Jesús usa su sabiduría práctica para romper una situación tensa», escribe Branch. Después de que Jesús ordena a la hija de 12 años de Jairo, «Talitha koum!», Que significa: «¡Niña, te digo, levántate!» Y la niña se levanta y camina por la habitación, los que están en la habitación están «completamente asombrados. No es broma. ¿Se deleita Jesús en su asombro ante sus poderes? No, les dice que den a la niña algo de comer».

Dice Branch: “Una reacción humana natural, cuando el dolor se convierte en alegría inesperada, como cuando una niña muerta vuelve a la vida, es algo ruidoso como la risa o los gritos. ¡Aquí, Jesús hace una broma al recordarles a todos que una niña que ha estado enferma, ha experimentado la muerte y ahora está viva tiene hambre! ¡Por supuesto que necesita comer! ¡Todos los niños de doce años tienen apetitos voraces! Esta práctica, oportuna y amable declaración de Jesús rompe toda la tensión, el dolor acumulado y el asombro presente en la sala entre los padres de la niña y los tres discípulos de Jesús».

Si esta visión de la historia del Evangelio es válida, coincide con una antigua costumbre conocida como risus paschalis: la risa de Pascua. La propia resurrección de Cristo de la muerte es motivo de alegría, al igual que la de esta niña, tanto que algunos sacerdotes en el siglo XV adornaban con humor sus homilías de Pascua, alentando la risa durante la temporada de Pascua.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.