Aleteia

En Etiopía, investigadores descubren una basílica del siglo IV

ANTIQUITY
Comparte

Los arqueólogos han descubierto los restos de una basílica del siglo IV en Etiopía. Un descubrimiento significativo que atestigua una presencia cristiana en la región desde los primeros siglos de nuestra era

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Resurge después de caer en el olvido durante siglos. Los arqueólogos anunciaron en la revista Antiquity a mediados de diciembre que habían descubierto los restos de una antigua ciudad en Etiopía. Entre los hallazgos se encuentran los restos de una antigua basílica que data del siglo IV.

Un hallazgo que corona la investigación iniciada en 2009 en la región de Yeha, en el norte del país. Los arqueólogos han elegido llamar a la ciudad «Beta Samati», que significa «hogar de la audiencia».

Obviamente, el sitio de 14 hectáreas debe haber sido de gran importancia para el reino de Aksum, cuya civilización fue una de las más poderosas del mundo. Según las fechas, la última ocupación del sitio se remonta al siglo VII d.C.

Prueba física consistente

El descubrimiento de una basílica primitiva, que toma la forma de un gran edificio rectangular, también arroja nueva luz sobre la llegada del cristianismo a África.

Como informa la revista Smithsonian, el hallazgo lleva a los investigadores a creer que la fe se extendió en Etiopía en ese momento.

Aksum sería el primer reino cristiano en África. Según la tradición etíope, el cristianismo apareció por primera vez allí en el siglo IV, cuando Frumentius, un misionero de habla griega, convirtió al rey Ezana.

Una tesis vuelta a poner de relevancia por Aaron Butts, profesor de lenguas semíticas y egipcias en la Universidad Católica de Washington. El hallazgo «es, según mis conocimientos, la primera evidencia física de una iglesia en Etiopía, así como en todo el África subsahariana», dijo.

En este edificio de estilo romano, los investigadores encontraron muchos objetos seculares y religiosos que dan testimonio de una mezcla de cultura cristiana y pagana: un anillo de oro y cornalina, figurillas bovinas y un colgante de piedra en que se distingue una cruz y una inscripción cuyo significado sería «cruz venerable».

«Las excavaciones en Beta Samati han proporcionado información nueva importante sobre las sociedades pre-Aksumita y Aksumita», dicen los investigadores, concluyendo el informe. Esperan investigar más para revelar la rica historia de esta región.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.