Aleteia

Plaza Venecia y el Vittoriano: El corazón de la Patria italiana en Roma

PIAZZA VENEZIA
Shutterstock | reuerendo
Comparte

Más conocida como la torta de bodas o la máquina de escribir romana

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La Plaza Venecia se encuentra en el centro neurálgico de las comunicaciones romanas, a los pies del Monte Capitolino, una de las sietes colinas de Roma.

Hoy por hoy podemos ver en su estructura una rotonda para que el gran tráfico Roma pueda transitar con más facilidad y tres edificios muy importantes, aparte de ser el ápice de las tres famosas calles llamadas “tridente”: Via Ripetta, Via del Corso e Via del Babuino, muy conocidas porque allí se encuentran las más famosas marcas o firmas italianas.

En la antigüedad no existía estas anchas calles que rodea la rotonda de la plaza. Había importantes edificios, palacios, iglesias y casas como la del famoso artista Miguel Ángel, que fueron demolidas para realizar el monumento a Víctor Manuel II, primer rey después de la unificación de Italia.

El Vittoriano, fue construido entre el 1885 y 1911, tiene 70 metros de alto y está completamente  hecho de mármol blanco, que cuando le da el sol, es difícil mirar hacia la gigante obra sin que la visión se dañe. Como generalmente las obras que a veces no están bien vista por los romanos, ellos suelen ponerles apodos simpáticos, al Vittoriano, lo llamaron la “torta de bodas” o la máquina de escribir, por la forma de sus escalinatas.

También es comúnmente llamado el Altar de la Patria, porque representa esto mismo: la Patria Italiana. A ambos lados, donde sale y se pone el sol, hay dos fuentes que representan los mares Adriático y Tirreno. Las fuentes marcan los límites del monumento, así como los dos mares delimitan la península italiana.

Al centro se encuentra una gigante estatua ecuestre de Víctor Manuel II, donde en una ocasión, dentro de ella se dio una cena para 12 personas.

También al centro se encuentra la Diosa Roma, y la Tumba al soldado desconocido caído en la Primera Guerra Mundial, que es velada día y noche por llamas ardientes y guardias que lo vigilan. A través de este soldado la Patria Italiana rinde homenaje a todos sus soldados caídos en su deber por defender su país.

No puedes perderte una visita así (Galería)

El Vittoriano también comprende una serie de museos entre ellos el del Resurgimiento dedicado a Garibaldi, el Sagrario de las Banderas. Posee una espectacular terraza, dónde se puede ver una vista panorámica de Roma.

Son dos los palacios importantes que se salvaron a la gran demolición para construir el Vittoriano, de un lado está el gran palacio de la Aseguraciones Generales y del otro lado el Palacio Venecia.

Palacio Venecia y las carreras del Papa

El Palacio Venecia fue el primer palacio renacentista construido en Roma en el siglo XV por el Cardenal de Venecia Pietro Barbo. En 1464 el cardenal Barbo fue elegido papa y tomó el nombre de Pablo II, y el palacio se convirtió en residencia papal. La plaza justamente se llama Venecia, porque el papa hizo construir los palacios al estilo de su adorada Venecia, tomando al símbolo de la ciudad, el león alado de san Marcos, como emblema y adorno de la zona.

Al papa Pablo II le gustaban las carreras y por decreto, la Vía Lata, calle muy importante porque comunicaba con el puerto fluvial de Ripetta,  empezó ser nominada vía del Corso dei Barberi, (la calle de las carreras de los “Barberi”, caballos de la Barberia, zona del África septentrional). Ya que allí se corrían las carreras, y el papa las veía desde el balcón del palacio.

Te puede interesar:
El carnaval del Papa

En este mismo palacio Mussolini estableció su residencia oficial, y usó el mismo balcón que fue del papa Pablo II, para dar los discursos al pueblo italiano.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.